Cultura

Manglaralto llora la muerte del sacerdote suizo Othmar Staheli

Fallece el fundador del santuario de Olón. Deja un legado en el crecimiento de la fe católica en Santa Elena

OLON VALE
Capilla. El santuario Blanca Estrella de la Mar, ubicado en lo alto del acantilado de Olón, al pie del mar, fundado en 1984.Joffre Lino / Expreso

“Tengo el honor de vivir en una calle que lleva su nombre, muchos nos bautizamos, hicimos la primera comunión y confirmación con él, y gran parte de nuestro país vio su obra que, además de física, fue llena de solidaridad en busca de que las comunidades tengan mejores condiciones de vida, para crear una sociedad más justa y con verdadera fe”, fue el mensaje que puso en su muro de Facebook, Carlos Pozo Barzola, habitante de Olón, al conocer del fallecimiento del sacerdote suizo, Theodore Othmar Staheli Baldauf, ocurrido la noche del pasado viernes.

ARTESANOS ATAHUALPA

Los ataúdes tomaron la posta en la ‘capital del mueble’

Leer más
OLON CURA
Herencia. Othmar Sthaeli deja un legado de fe en los pueblos de Santa ElenaJoffre Lino / Expreso

Al igual que Pozo Barzola, cientos de personas, mediante las redes sociales, lamentaron el deceso del párroco, considerado como el principal impulsor de la religión católica en la zona norte de la provincia de Santa Elena, “su carisma era el diamante de su vida, desde ahora una estrella más brilla en el firmamento, sin lugar a dudas un verdadero santo acaba de llegar al cielo”, mencionó Carmen Reyes, moradora de Cadeate.

Desde que llegó a Manglaralto dijo que se quedaría en esa tierra para siempre y lo cumplió
Wilson Zambrano
Colaborador del Párroco

El legado histórico que deja el sacerdote Othmar Sthaeli para desarrollo de la península es innegable, fue el fundador del santuario Blanca Estrella de la Mar, ubicado en Olón; creó el primer colegio católico de esa parroquia, que funciona junto al santuario. Instituyó la fundación Santa María del Fiat, para ayudar a las comunidades, además levantó las modernas iglesias de las 17 comunas que tiene la parroquia Manglaralto.

MONUMENTO VALE
Homenaje. Comuneros construyeron una escultura en agradecimiento.Joffre Lino / Expreso

El sacerdote, quien padecía de una enfermedad desde hace varios meses, murió a los 86 años. Llegó a esta jurisdicción en 1972 y lo hizo por accidente, pues su destino era Colombia. Desembarcó en Guayaquil pensando que había llegado al país designado por el Vaticano. Al tomar contacto con las autoridades eclesiásticas se percató de que no era el sitio a donde debía llegar, pero considerando el largo viaje, la curia ecuatoriana lo eligió párroco para la parroquia Manglaralto. Fue tanto el cariño del extranjero por los pueblos peninsulares que al recibir el dinero de su jubilación en su país de origen lo entregó todo para la construcción del santuario en Olón.

“Creó los huertos familiares para que aprendamos a cultivar productos en nuestras casas, dio crédito en materiales de vivienda y pasamos de las casas de cade y caña a las de cemento”, dijo Luis Salinas de la población de Dos Mangas.

Una estatua para evocar su presencia

En el parque de la cabecera parroquial de Manglaralto existe un monumento construido hace un lustro en honor al sacerdote, en ese entonces los comuneros se unieron para aún en vida expresarle el agradecimiento por la acción en bien del desarrollo de las comunidades. Para los pueblos Manglaralto el padre Othmar, como todos lo llamaban, no solo fue el religioso que acrecentó la fe en Dios, sino un pilar fundamental para que los habitantes mejoren sus condiciones de vida. El pasado sábado se cumplió la misa de cuerpo presente en la finca donde residió por 48 años el cura suizo. La bandera de la parroquia lució a media hasta y el Gobierno Parroquial declaró tres días de luto.