Guayaquil

“El pan solidario que comen 400 niños se puede perder”

La Federación de Barrios ha ayudado a 40 panaderías a no quebrar. Por el apoyo regalan decenas de desayunos. El alza de insumos pone en jaque al plan

panadería solidaria
 Mario Palomino entrega panes gratis a niños de Colina Montebello, para que desayunen. Es la forma de ser solidario con las familias que enfrentan una crisis económica. Cada día regala 20 desayunosAlex Lima

Manos que dan, reciben. Ese es el lema de la Federación de Organizaciones de Barrios de Guayaquil, que por 15 años viene ayudando a las panaderías populares para que no quiebren. Pero el precio de los insumos se ha incrementado, entre otras causas por la subida del costo del diésel, por lo que el gremio de panificadoras de Ecuador señaló que el pan deberá ser vendido a 20 centavos de dólares desde el 24 de mayo, tal como lo publicó EXPRESO.

Pan

Aumento de insumos y diésel empujan al incremento del pan

Leer más

Entonces, la situación se pone difícil para el plan del pan popular, al que se lo deberá vender a la mitad del precio anunciado, es decir a 10 centavos de dólar.

Los directores de este plan resaltaron que es imposible incrementar el precio del pan popular, porque en este caso eso rompería la cadena de solidaridad, la cual empieza en el momento en que algún líder comunitario se percata de que la panadería de su barrio está por quebrar y avisa a la Federación.

entrega de pan
Nicolás Jiménez regala pan en Flor de Bastión a una familia.Alex Lima

Entonces, entre varios activistas sociales y habitantes del sector dan una colaboración para comprar los sacos de harina, los huevos, las cajas de mantequilla y los paquetes de levadura, indicó a este Diario Nicolás Jiménez, presidente de la Federación. Además de entregar los materiales para hacer el pan, también los asesoran para detectar la razón de tener saldos rojos en el negocio.

camarón+industria+producción

La economía ecuatoriana decreció 7,8 % en 2020 golpeada por la pandemia, según el Banco Central

Leer más

“Ahora que ha subido el precio de los insumos, no solo se pone en jaque la ayuda que se da a las panaderías populares para que no quiebren, sino que también se afecta la entrega de desayunos que ofrece cada uno de los negocios. Son unos 400 niños que viven en un hogar con crisis económica que reciben el alimento”, agregó Jiménez, quien también es activista social y comunitario.

A la fecha, son 40 panaderías populares las que han recibido el apoyo. Estas no deben pagar por los insumos que recibieron. En lugar de eso, cada una se compromete a regalar 10 desayunos.

panaderia
En quince años la Federación de Organizaciones de Barrios de Guayaquil ha ayudado a 40 panaderías para que no quiebren.Alex Lima

El plan está pensado para establecer una cadena de solidaria. De allí que tienen el lema de que manos que dan, reciben. La Federación no quiere que el plan muera, ni dejar de entregar los desayunos a los niños.

Una de las soluciones que están pensando es hacer el pan más pequeño, para poder mantener el precio de 10 centavos de dólar que vienen ofertando desde 2009, aunque en ese año el Gobierno estableció que el precio de cada unidad del pan sería de 12 centavos de dólar. Cuando se inició el programa del pan solidario, en el 2006, el producto se vendía entre seis y ocho centavos.

Mi esposo es maestro de construcción y desde que empezó la pandemia no siempre tiene obras. Por eso un pan con agua con canela cae bien para desayunar.

Jovita Baque,

ciudadana

La idea que se les transmite a los dueños de las panaderías es ganar por volumen. Mientras más personas compran, más ganancia tendrán.

Diario EXPRESO hizo un recorrido por dos de los barrios donde la Federación ha ayudado a las panaderías, en Colina de Montebello y Flor de Bastión. Allí se vio que estas se mantienen en el mercado y cumpliendo con su promesa de dar desayunos a los niños que viven en hogares donde, por la crisis económica, tienen a veces menos de dos dólares para que se alimenten cuatro personas.

En el tiempo de la cuarentena del 2020, por la pandemia de COVID, repartimos 180.000 panes. Nuestro lema es ser solidarios con los vecinos.

Nicolás Jiménez,

presidente de la Federación de Organizaciones de Barrios

Es cuando estas familias agradecen el pan y el agua con hierbaluisa. “Recibir este desayuno en estos días de escasez es el mejor banquete. De allí intentamos almorzar aunque sea un arroz con un huevo frito. Mi esposo es maestro de construcción y se quedó sin trabajo desde la cuarentena del 2020. A partir de allí le salen solo ‘cachuelos’. Por eso agradecemos la ayuda que recibimos de la panadería del barrio”, expresó Jovita Baque.

25112020 SERVIENTREGA (32818528)

Solo 10 sectores pueden pagar utilidades tras un 2020 en crisis

Leer más

Unas veces los niños van a la panadería a retirar el desayuno. En otras, el mismo Nicolás Jiménez y otros líderes comunitarios recorren las calles para entregar el pan.

“Lo que buscamos es enseñar que entre todos nos apoyemos. La comunidad aporta para que la panadería del barrio no quiebre. Y luego ese mismo negocio se queda comprometido de apoyar a quienes pasen por una crisis económica. Así hemos creado una cadena de solidaridad”, decía Jiménez mientras caminaba por una calle no pavimentada. Al tocar la puerta de una casa de madera, salieron tres niños que tenían hambre. Uno de ellos abrió la funda y empezó a comer. Eso motivó que el activista social les entregara más fundas con panes.

Ahora esperan que el nuevo Gobierno ayude al sector panificador para que se pueda mantener el precio del pan, sobre todo el popular, el solidario.

Agradecemos que nos regalen un pan para el desayuno. Por la pandemia, la situación económica no es fácil para nadie. Es loable ser solidario en este tiempo de crisis.

Verónica Ollague,

ciudadana

LA EXPERIENCIA

  • En trece años de estar en el mercado, ha ayudado por cinco con desayunos

Hace más de cinco años Mario Palomino, panadero en la Colina de Montebello, pasó por una crisis económica. “Estuve a punto de cerrar el negocio. Por la crisis del país las ventas se desplomaron tanto que llegó un momento en que ya no tenía para comprar el material”, relató Palomino.

Pero entonces un líder comunitario se enteró y le ofreció la ayuda de la Federación de las Organizaciones de Barrios de Guayaquil. “Además de darme los insumos, me dieron conocimientos para administrar correctamente el negocio. Aunque los problemas económicos del país no han desaparecido, he podido mantener la panadería”, agregó.

PrecioLa Unión de Panificadores dijo que por el alza de los insumos, el pan deberá costar 20 centavos desde el 24 de mayo, tal como publicó EXPRESO.

En agradecimiento por la ayuda recibida, ahora dona 20 desayunos a los vecinos que más los necesitan. Aquí el pan popular cuesta $ 0,10 y su resolución es mantenerlo a ese precio. Para compensar la subida de materiales, va a reducir el tamaño del producto. Igual seguirá dando pan gratis a los más vulnerables.