El olvido se pasea por la plaza que pocos ven hace dos años

  Guayaquil

El olvido se pasea por la plaza que pocos ven hace dos años

Los inquilinos del centro municipal Las Balsas, en Playas, dejaron el sitio ante la falta de clientes. Señalan al Cabildo como el responsable Están endeudados

Patio de comida del Centro Comercial cerraron
Servicio. Así permanece el área que se supone debía funcionar como patio de comida e imán para los visitantes y habitantes de Playas. Sin embargo, en el sitio todo está cerrado.Néstor Mendoza

Fue creado con la idea de que se parezca y cumpla las funciones de un mall, pero el objetivo no se cumplió ni de cerca. El centro comercial municipal Las Balsas, ubicado en la intersección de las calles 15 de Agosto y Zenón Macías, en Playas, está abandonado y desolado. Ni el patio de comidas ni los más de 30 locales allí instalados lograron captar la atención del visitante. De hecho, ni siquiera de quienes alquilaron los espacios, porque se fueron del lugar.

Playas_Balsas_Pescadores

Los últimos balseros reviven su pasado

Leer más

Entusiasmados por la infraestructura, los comerciantes reconocen que alquilaron los locales, en 2019, esperando que se convierta en la atracción gastronómica del balneario, pero esa buena racha no les duró ni tres meses.

Los comerciantes atribuyen que el descuido por parte de la administración municipal actual y el hecho de que la entidad no haya invertido en promoción, influyó en el hecho de que se ausenten los clientes. Nadie sabía que estaban allí: las promociones que hicieron no fueron suficientes, advierten. “Lo ideal era que se organicen ferias, actos oficiales y turísticos, pero allá nunca hubo nada. Nos dejaron solos”, piensan. Ahora, lamentan, tienen deudas que superan, en algunos casos, los $ 3.000.

Tuvimos solo pérdidas. Nos han pedido que volvamos, pero no queremos saber nada del lugar.

Paúl Verduga
exinquilino de Las Balsas
Centro comercial Las Balsas
. Deterioro. Ante el abandono, la estructura interna del lugar ha empezado a romperse.Néstor Mendoza

Y es que dejaron los espacios, pero no así por así, hicieron los trámites, pero -advierten- hubo trabas en el proceso.

Los arrendatarios dijeron a EXPRESO que cuando los negocios comenzaron a decaer, intentaron, a través de un acta de finiquito, terminar los contratos, pero el Municipio les prometió reactivar el lugar para que no se vayan, pero nada se cumplió, recordó el inquilino David Rivadeneira.

También trataron de cancelar lo adeudado, pero sus deudas no aparecían en el sistema de cobro municipal. “Cuando dejamos los locales se nos retuvieron los utensilios y artículos de trabajo hasta que paguemos, pero después el alcalde Dany Mite ordenó que nos los entreguen”, dice Regina Canales, otra inquilina que pasó por el mismo problema.

Pescadores ar tesanales no estan saliendo a pescar

Permisos caducados ancla la labor de unos 400 barcos pesqueros de Playas

Leer más

Ambos indican que, desde entonces, hubo algunas reuniones con los administradores, para buscar una solución, pero nunca se llegó a nada. “Lo único que pedimos es que no digan ahora que no sabían que nos íbamos a ir y que no quisimos pagar. Lo intentamos muchas veces, pedimos soluciones, varias, siempre; pese a que ya no producíamos”, dijo Érika Daza, quien presentó un escrito pidiendo la terminación del contrato. Un fin que se dio recién en marzo pasado, cuando la deuda ya es de miles de dólares.

Situación.Los inquilinos trabajaron hasta finales de diciembre de 2019, y otros cuando empezó el confinamiento por la pandemia, en marzo de 2020.

Paúl Verduga, dueño del local Moros en la Costa, asegura que cuando dejó el lugar hace un año, su deuda era de 3.000 dólares, ahora es de 5.000, porque le están cobrando los intereses por mora.

“Uno de los requisitos para que nos arrienden era poner letreros luminosos en los locales. Cada letrero costó entre 600 y 900 dólares. Cada uno invirtió más de 5.000 dólares en adecuar su puesto, inversión que nunca recuperamos; pero sí tenemos deudas y grandes”, argumentó Daza, dueña del local El Chanchito.

Centro comercial Las Balsas
En un ambiente desolador, los trabajadores del lugar comen en el sitio.Néstor Mendoza

“Por eso, si el Municipio nos notifica para pagar las deudas, iniciaremos, todos, acciones legales para establecer si las partes cumplieron con el contrato”, sentenció Rivadeneira.

Hoy, debido a que nadie ocupa ya el lugar comercial (en la parte inferior se encuentra el mercado y funciona bien), la zona del patio de comida ha comenzado a destruirse, tanto o más que el tumbado, que ha empezado a caerse. “Es una pena que una obra que le costó tanto al pueblo, porque la pagamos nosotros con los impuestos, esté tan descuidada. El Municipio debe mover la obra, buscar cómo incentivar la visita del cliente”, comentó Eladio Salvatierra, quien llegó a buscar un ceviche y encontró todo cerrado.

José Flores, coordinador del mercado y de la zona comercial Las Balsas, asegura que los comerciantes ya fueron notificados por coactiva para recuperar esos valores más los intereses. Agregó que el Cabildo convocará a los inquilinos para realizar un convenio de pago a 10 años plazo. Este lunes se prevé dar por terminado, sin embargo, los contratos de forma unilateral, señaló.

La plaza ha sido un fracaso: los locales ocupados son los del Cabildo y para eso no fue creado.

Jean Gutiérrez
habitante de Playas
Malecón de Playas

El malecón de Playas se apaga

Leer más

A fin de reactivar el lugar, el funcionario revela que hay un plan de reactivación en el que se prevé bajar el valor de los arriendos hasta un 30 o 40 %. El año pasado se conversó con algunas franquicias para que inviertan en el patio de comida. En este año se retomarán las conversaciones, acotó.

  • Un uso no planificado

En la planta baja, 7 locales permanecen alquilados y 4 están ocupados por dependencias municipales. En la planta alta, 2 están ocupados, por la Comisaría de Policía y la Jefatura Política. Allí están también las oficinas de Hidroplayas y Emaplayas. La comunidad reclama que el sitio fue levantado para dinamizar el comercio y el turismo, no para servir de oficinas públicas.