Guayaquil

La Navidad no levanta el comercio en Playas

Las pérdidas son de hasta el 70 %.  Las rebajas no atraen al cliente.    El sector espera mejorar con las compras de última hora

FERIA NUEVA ESPERANZA
Hecho. Ante la situación que atraviesan, hay comerciantes que han decidido no invertir más en mercadería.Néstor Mendoza

Están desesperados. Patricia Yagual, de 60 años, lleva más de dos décadas repletando de árboles, adornos y luces navideñas su negocio, ubicado en la avenida 15 de Agosto, en el centro del cantón Playas, y solo esta vez no tiene quien lo visite. La llegada del coronavirus ha aniquilado sus ventas, lamenta.

“He trabajado 12 horas y he conseguido apenas $ 30 de ganancia. No sé ya qué más hacer, esta era mi mejor época del año”, sentencia, al recordar que hasta el año anterior, siempre en estos días vendía cerca de $ 300 diarios.

Jornadas. Para intentar vender algo, los comerciantes, precisan, no trabajan 8 horas al día en sus negocios, sino hasta 14. Lo hacen más los fines de semana.
Inseguridad Plauas

La inseguridad pone en alerta a los habitantes de Playas

Leer más

Yagual es una de las 15 personas que solo en esa cuadra, desde el 15 de noviembre pasado, empezaron a alistar sus puestos para lo que pensaron, sería la catapulta a su reactivación económica.

Julián Crespín es el presidente de la asociación Nueva Unión, a la que pertenecen los comerciantes, y se lamenta de cómo han bajado las ventas en un 60 %. “Tenemos liquidaciones, ofertas y promociones y aún así los habitantes no se acercan. Esperábamos con ansias estas fechas porque estamos endeudados. Lamentablemente la población tampoco tiene plata”, piensa.

Navidad Playas
En los negocios de Playas, no tienen salida los árboles de Navidad, los adornos, ni los juguetes.Néstor Mendoza
Fin de año

Salinas no abrirá su playa para Fin de Año

Leer más

Jazmín Rubra, quien habita en el centro de Playas y cada año, según relata a EXPRESO, llenaba de luces su casa, esta vez se limitará a colocar solo el árbol. “El coronavirus se llevó a miembros de mi familia, no siento la emoción de antes. Tengo además una deuda que pagar al hospital, por lo que me veo obligada a priorizar mis gastos”, manifestó.

Tras 10 años de vestir su casa para las fiestas, Cirilo González, también residente, se limitará a instalar el nacimiento y el árbol en compañía de su esposa. Por una década lo hizo con sus siete nietos, quienes viven en Guayaquil. “La tradición consistía en ir al centro de Playas y comprar todo lo que podamos, hasta renos para los baños. Por precaución, este año no nos vamos a reunir. Es mejor no arriesgarse”, precisó, al revelar que no visitará precisamente los locales de la avenida 15 de Agosto.

Es poca la demanda de juguetes, ni los caramelos para los niños se venden. Estamos realmente mal, sin embargo tenemos la esperanza de que días antes de Navidad todo mejore.

Gina Pozo,
comerciante

Sin embargo, este no es el único sitio de la localidad que se ha visto afectado. En la entrada del cantón se encuentra la feria Nueva Esperanza, que cada diciembre vende cientos de juguetes.

FERIA DE JUGUETES
Algunos establecimientos, no han comprado mercadería nueva. Venden lo que les quedó del año anterior.Néstor Mendoza

El pasado lunes, la comerciante Vanesa Estacio cerró la noche con $ 60 en su bolsillo, cuando lo habitual -en este mes- eran $ 300. Estacio espera que con el pago de los décimos y el sueldo los habitantes se animen a comprar.

malecón de Playas

La entrega del malecón de Playas genera debate

Leer más

“La gente está golpeada económicamente y lo entendemos, por eso estamos y vamos a seguir bajando los precios de todo”, señaló Juan Balladares, otro comerciante que vende hoy el 70% menos de lo previsto y, según sus cálculos, perdería unos $ 3.000.

A la poca ganancia que obtienen, los comerciantes agregan los gastos que tienen para transportar la mercadería, los permisos municipales y el consumo de luz. “Y es que para intentar vender, somos capaces de hasta amanecernos. Tenemos prendido todo, llenamos de luces el establecimiento, y aún así casi nadie llega. Me apena”, agregó Raquel Barzola, propietaria de un bazar en el balneario.

Vendemos pero no como el año pasado, no hay ni punto de comparación. Este año, la demanda de artículos navideños, en todas sus categorías, ha bajado hasta en un 70 %.

Simón Soledispa,
comerciante

Los administradores de los grandes almacenes también coinciden en que las ventas navideñas han bajado en un 60 %. La gente mira, coinciden, preguntan, toman fotos, hacen cuentas y salen. “Los árboles de Navidad no tienen demanda, esperamos que las canastas la tengan, aunque esta vez y a diferencia de otros años, ninguna compañía nos ha hecho todavía un pedido”, reconoció Julia Quimí, propietaria de almacenes La Piñata.