Guayaquil

“El Municipio cree que solo a sus actos irá gente sana”

Por las fiestas, Guayaquil desarrollará actos oficiales con público. Gremios exigen igualdad en las medidas. La ciudad quiere volver a los estadios

CIERRE
Panorama. Los coliseos y estadios de la ciudad continúan cerrados.Christian Vinueza / Expreso

A la guayaquileña Sandra Jiménez le tomó por sorpresa la noticia de que el Municipio de Guayaquil, por la celebración del Bicentenario, permita que en el Puerto Principal se desarrollen actos oficiales con un aforo controlado. A ella, propietaria de un bar que en los próximos días cerrará sus puertas (no pudo resistir la crisis), le molesta que la autoridad decida “por cuenta propiacuándo sí conviene levantar las restricciones y cuándo no.

2

Las dos caras de una inédita Feria del Libro

Leer más

“Si la alcaldesa ha dicho por meses que las aglomeraciones no están permitidas, ¿por qué entonces en la agenda municipal sí las permite? Que haga eventos con un aforo controlado (del 30 %) no la salva de nada. Las restricciones se levantan o son iguales para todos. ¿O es que acaso ellos creen que a sus actos solo irá gente sana? Ya veremos qué pasa en Raíces”, manifestó enojada la también organizadora de eventos, quien califica como irresponsable el hecho de que en esta feria gastronómica se permita el ingreso de 2.327 asistentes de forma simultánea.

Úrsula Mejía, propietaria de una discoteca que está convirtiéndose en restaurante para poder funcionar (como lo dispuso la alcaldesa Cynthia Viteri), coincide y, de hecho, cuestiona que se esté dando cabida a estas actividades y no a que ingrese el público, por ejemplo, a los estadios.

“Al guayaquileño le gusta ir al estadio, está en nuestra sangre. No digo que se permita el ingreso de golpe, ni siquiera que lo hagan con el 30 % del aforo, podría ser con menos”. El objetivo, piensa, es que haya equidad y oportunidades para todos.

Municipio

El Municipio anuncia la celebración de sus fiestas con público y las críticas se multiplican

Leer más

Frente a estas inquietudes, EXPRESO solicitó una entrevista con la alcaldesa para conocer con base en qué criterios decidió que al menos 8 de los cerca de 20 eventos que realizarán por el Bicentenario puedan ser disfrutados de manera presencial, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta. Vía correo electrónico, este Diario también pidió conocer los protocolos que se llevarán a cabo en esos sitios para evitar un rebrote, que es precisamente el argumento que promueven para defender que todavía no es momento de permitir la apertura de algunos sitios y el desarrollo de conciertos. No obstante, tampoco contestaron.

Para el promotor de eventos Pancho Feraud, quien ha estado al frente de festivales como el Funka Fest, Petyard (canino) y Festivalito (al que asistían unas 1.200 personas), es necesario que se establezcan acciones que apunten a reanudar estos eventos. Por ejemplo, sostiene que en el caso de un concierto es posible dividir ciertas áreas con una especie de corrales. “Hay formas, pero si no está permitido...”.

Nosotros tenemos una sala de no más de 80 personas y no nos conviene trabajar con el 30 %. Ahora vemos la forma de reactivarnos. Estamos a expensas de tener un mayor porcentaje, ojalá sea en enero.

Marlon Pantaleón, director ejecutivo de Estudio Paulsen

Sin embargo, confirma que nadie del gremio tiene pensado (aunque quisieran) realizar un evento masivo. “Sería irresponsable porque la cultura no viene de una institución o ente, la cultura de Guayaquil viene de cada uno y por eso hay que cuidarnos”, detalla.

A ese comentario se suma el del gestor cultural Jorge Parra, quien considera que las personas ya están “hartas” de los programas llevados a las plataformas online. “Es el momento de comenzar a abrir más espacios. La ley debe ser para todos por igual”, sentencia.

reunion

Se mantiene restringido el uso de áreas sociales y piscinas en las urbanizaciones

Leer más

Un pensamiento distinto tiene Fernando Naranjo, director de la Casa de Cultura de Guayaquil, quien determina que hasta que no se tenga información real de procesos de infección y los protocolos adecuados, no es posible ejecutar estos eventos, por lo que prefiere llevar una política de prudencia. “Así no se exponen los artistas ni el público”, dice.

En tanto que para David Constante, director de Competencias de la LigaPro, quien considera que la asistencia en los estadios debe reanudarse, siempre que exista el protocolo adecuado; hacerlo -como solicita la ciudadanía- sin embargo no es una tarea fácil. Lo tilda como un proceso “muy minucioso” basado en la realización de un protocolo que tiene que reflejar la realidad cultural y las circunstancias de cada sector.

bares
Cambio. Muchos bares y discotecas ya funcionan como restaurantes para intentar enfrentar la crisis.Juan Faustos / Expreso
Zona Rosa

Raíces, el encuentro en que Viteri sí ablanda las medidas

Leer más

“Hay que tener la aprobación del COE Nacional y el Cantonal y de allí ver si es factible, para que se pueda manejar ya sea el 10 % o 30 % (de aforo). Todo es muy minucioso, tenemos que medir y sopesar y no solo ver el protocolo interno, sino el perímetro y cómo se harán los controles”.

Ciudadanos como Beli Jaramillo, habitante de la ciudadela Los Ceibos, hace un llamado a tomar en cuenta lo que dicen representantes como Feraud y Parra. “Todos necesitan trabajar y nosotros también algo de distracción. Necesitamos volver con precaución a la vida de antes. El virus seguirá aquí por mucho tiempo, no podemos ayudar a que quiebren todos los negocios. No es justo”, dijo, al hacer hincapié en que ya está algo cansada de los conciertos y obras de teatro virtuales.

La cultura de Guayaquil está afectada por los porcentajes de aforo. Ya es el momento de comenzar a abrir más espacios. La ley debe ser para todos, y quienes las hacen deben poner el ejemplo.

Jorge Parra, gestor cultural y director de Corporación Zona Escena

“Se reinventaron y eso lo aplaudo. Sin embargo, el contacto físico se extraña. Ha llegado el momento de fusionar las dos modalidades. Pero que lo hagan todos, no solo unos cuantos”, sostiene.

ANÁLISIS

  • Con la ciudad todavía apagada, el ciudadano también tiende a apagarse

Para el sociólogo Andrés Martínez, el hecho de que por la llegada del coronavirus una serie de actividades estén aún suspendidas, sí afecta al ser humano y modifica su comportamiento, aunque de forma temporal.

RECORRIDO DE BARES

La metamorfosis del ocio nocturno

Leer más

Todo lo que estamos viviendo es parte de esa nueva normalidad de la que se habla en el mundo, explica. Y aunque reconoce que es posible que los guayaquileños puedan estar hoy “algo apagados”, volverán a ser los de siempre “cuando el riesgo de contagiarse disminuya más y entonces todos los espacios se abran; o salga una vacuna. El hombre es de sociedad, se adapta y vuelve a adaptarse”, piensa.

El psicólogo Jorge Guamán coincide con él, pero no descarta que ese comportamiento de hoy les pueda generar más agobio del debido. “Veo gente todavía asustada que se niega a salir al exterior y eso no es bueno. Para ayudarlos, hay medidas que por lo tanto deben levantarse, como ocupar las áreas comunales en las ciudadelas, por ejemplo, a fin de que empiecen a convivir con el resto”.

COLISEO
Sitios. Decenas de ciudadanos solicitan que los coliseos y estadios abran sus puertas, con aforos controlados, para ejecutar eventos. Piden que en la ciudad se reactiven por igual los sectores.Christian Vinueza / Expreso

  • Médicos: El riesgo de contagio es el mismo en estadios, la calle o una feria

AGLOMERACIÓN

Guayaquil: 9.800 aglomeraciones desde que inició la emergencia sanitaria

Leer más

El riesgo de contagio existe tanto en el estadio como en una feria, conciertos o en la vía pública. Así lo sostiene el médico Javier Carrillo, quien advierte que en los eventos de asistencia masiva, en los que obligadamente hay interacción de personas, habrá un “riesgo elevado de contagios”. El también vicepresidente del Colegio de Médicos subraya que la ciudad no está preparada para la realización de estos actos, ya que, asegura, no hay un rebrote de casos positivos, pero sí “un ritmo sostenido de contagios e ingresos hospitalarios por la COVID-19”.

Él justifica esta teoría con base en los reportes médicos de sus colegas.

Por su parte, el epidemiólogo Mario Paredes considera que lo más lógico, si se piensa realizar estos eventos, es que los lleven a cabo en espacios al aire libre y no en sitios cerrados.

“Podemos reactivar la economía, pero de una forma ordenada. La ley debe ser para todo el mundo. Ese tipo de cuestiones de carácter técnico no terminan de convencerme. Si es el 30 % ¿con base en qué?”, analiza.