Guayaquil

La maleza cubre los parques de Guayacanes

Los vecinos visitan poco estos espacios, según advierten, por la falta de mantenimiento.

parques abandonados Guayacanes
La maleza cubre gran parte de varios parques de Guayacanes.Vanessa López/EXPRESO

Oscar Santos de 17 años pedalea su bicicleta de color celeste por los alrededores de la manzana 224 de la ciudadela Guayacanes. Está esperando a su amigo y vecino, quien llegará también en ‘bici’, para recorrer juntos el sector y hacer deporte.

93

Receta urbanista para la ciudadela 9 de Octubre

Leer más

Son las 11:00. Oscar se cansa de esperar y aunque tiene un parque infantil, con asientos, muy cerca de él, opta solo por subirse a la acera del área verde para que la sombra de un árbol lo cubra del sol.

“Hay mucha maleza cerca de los asientos. Hay mosquitos. Así permanece este parque”, lamenta.

Parques

Vivir cerca de parques protege tu salud mental

Leer más

La maleza en esa pequeña área, que se supone es de recreación, no solo cubre las bancas, sino que también tapa la parte de baja de los juegos infantiles y el terreno de todo el parque.

No es el único espacio que permanece en esas condiciones. En un recorrido que realizó EXPRESO en esa ciudadela del norte de Guayaquil, se evidenció que la maleza envuelve a al menos tres parques infantiles más, impidiendo que los moradores los visiten.

LA PRADERA

La Pradera anhela que su bosque sea un centro cultural

Leer más

Estos están entre las calles 20 NE y Alfredo Vera, de la etapa 3 de Guayacanes.

“Pese a que vivo por aquí cerca, no llevo a mi hija de cinco años a jugar a esos parques porque el monte no ha dejado espacio ni para caminar. Necesitamos que de Puerto Limpio nos ayuden con una minga, porque la mayoría de quienes viven por aquí son adultos mayores y no pueden trabajar en esa limpieza”, expresa Tatiana Zurita, una ama de casa.

Parques abandonados Guayacanes 2
Los juegos infantiles están rodeados de maleza.Vanessa López/EXPRESO

Los moradores, además, detallan que desde hace dos años aproximadamente, dejaron de visitar esas áreas verdes por la maleza y porque la desolación ha dado cabida a que en las noches, ciertos consumidores de droga se reúnan ahí.