Guayaquil: Maestros rastrean alumnos que no entregaron los portafolios

  Guayaquil

Guayaquil: Maestros rastrean alumnos que no entregaron los portafolios

Más de 2.400 docentes formaron 564 brigadas para evitar la deserción escolar. Recuperaron 6.500 proyectos que ayudarán al niño a no perder el año


Rastreo escolar
Un grupo de maestros se movilizó en tricimoto en busca de alumnos que no habían entregado las tareas escolares. El vehículo llevaba carteles que alertaban de la búsqueda.Cortesía

A pie, en camioneta, en tricimotos y hasta en canoa, más de 2.400 docentes recorrieron diferentes sectores de la ciudad en busca de aquellos alumnos que no entregaron los portafolios escolares. Este es un instrumento donde se almacenan todas las actividades realizadas en el año lectivo y permite evaluar los logros del aprendizaje del estudiante.

Martha Córdova

Martha Córdova: La pasión por enseñar, más allá del retiro y otros sueños

Leer más

Los maestros de 503 instituciones educativas fiscales de la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón) formaron 564 brigadas de rastreo territorial, con el apoyo de los profesionales de los Departamentos de Consejería Estudiantil (DECE) y voluntarios de las Unidades Distritales de Apoyo a la Inclusión (UDAI).

Estas se activaron durante 10 días, con la finalidad de evitar que los estudiantes pierdan el año lectivo que, en el régimen Costa, culminó el 11 de marzo pasado.

rastreo
Los maestros utilizaron megáfonos para ser escuchados durante la jornada de búsqueda.Cortesía
Clases en casa

Joaquín González-Alemán: “Hay que abrir las escuelas con bioseguridad y autocuidado”

Leer más

“No importó la lluvia, el sol o el peligro al que varios compañeros nos expusimos en los recorridos, ya que lo importante era llegar a las casas de los estudiantes. A ellos los ayudamos y guiamos para que puedan terminar sus tareas escolares, que por diferentes razones no habían podido realizar durante el segundo quinquemestre”, explicó la maestra Janina González, quien labora en la escuela Eduardo Kingman, ubicada en Monte Sinaí, noroeste de Guayaquil.

Fue un trabajo reconfortante el que hemos realizado los maestros, ya que hemos podido ayudar a nuestros alumnos que tuvieron problemas para desarrollar sus tareas.

Carla Tinoco, maestra

Ella es maestra de segundo año de educación básica y desde junio, cuando empezaron las clases no presenciales, debido a la pandemia, tuvo a su cargo a 41 estudiantes con quienes se comunicaba tres veces a la semana por mensajes de textos o por WhatsApp para coordinar las tareas y continuar con el proceso de enseñanza y aprendizaje. Pero a siete les perdió la pista en los últimos días de la jornada escolar.

Me sorprendió ver llegar a la maestra en una tricimoto y me alegró la vida cuando ella ayudó a mi hijo a elaborar el portafolio, ya que yo no pude hacerlo.

Antonieta Benítez, madre de familia
Escuelas improvisadas

Escuelas presenciales, pero improvisadas

Leer más

“Junto con tres compañeros del plantel, que experimentan la misma situación, decidimos ir a buscarlos. Alquilamos una tricimoto para recorrer el sector de Monte Sinaí. Por el trayecto perifoneábamos los nombres de los chicos, con la ayuda de un megáfono. A veces teníamos que subir las lomas a pie, pues el vehículo no llegaba hasta el lugar”, relata la maestra, quien logró dar con el paradero de cinco alumnos, ya que los dos restantes se habían cambiado a otras ciudades del país, según el reporte de los vecinos.

Rastreo escolar
Al llegar a las casas de los niños, las maestras entregan a los padres el material pedagógico y ayudaban a los niños a elaborar el portafolio.Cortesía

A los estudiantes se les entregó material didáctico, se les ofreció refuerzo pedagógico en las asignaturas básicas (matemática, lenguaje, ciencias naturales y estudios sociales) y se los ayudó a elaborar el portafolio que podrán entregarlo hasta la semana de abril.

Emma Marún Zamora

Emma Marún: “No imagino cómo aquí pretenden implantar una enseñanza híbrida”

Leer más

“Los padres de familia nos recibieron emocionados y nos contaron los problemas que habían tenido sus hijos para seguir estudiando, ya que la mayoría no tiene internet ni computadora”, relata Carla Tinoco, docente de la unidad educativa Patria Ecuatoriana, ubicada en el kilómetro 27 de la vía a Daule, quien para llegar a las viviendas de tres estudiantes que no habían entregado su portafolio, tuvo que alquilar una canoa.

“Fue una bonita experiencia, pero lo más importante es que con esta tarea logré dar con el paradero de mis niños”, puntualiza.

ImpactoLa clases no presenciales han originado baja calidad de aprendizaje, fatiga visual y muscular, y un incipiente desarrollo de la sociabilidad, según expertos.

Autoridades de Educación de la Zona 8 informaron que las ‘Brigadas Activas’ recuperaron más de 6.500 portafolios de igual número de estudiantes; pero aún no tiene datos de cuántos niños abandonaron la escuela.

maestros jubilados

Maestros fiscales jubilados exigen pago de compensación

Leer más

No obstante, cifras proporcionadas a Diario EXPRESO, por el Ministerio de Educación, revelan que en el año lectivo 2019-2020 se matricularon 2’474.529 estudiantes de inicial a tercero de bachillerato en establecimientos fiscales, fiscomisionales, municipales y particulares del régimen Costa. Mientras que en el 2020-2021, se registraron 2’449.769 escolares de todos los sostenimientos; es decir, 24.000 menos que no se inscribieron y que las autoridades le perdieron la pista.

En cambio, la Unicef estima que 90.000 estudiantes del país han abandonado la escuela, y el 15 % no ha recibido clases en las últimas semanas.