Guayaquil

Jóvenes se juegan un cupo a la universidad en nueva prueba

Los bachilleres aseguran que las clases virtuales, debido a la COVID-19, han mermado su preparación. Hay expectativas y temor frente a este proceso

Examen de ingreso
El Examen de Acceso a la Educación Superior será 100 % en línea. Los estudiantes han practicado la prueba en simuladores.Martha Torres / EXPRESO

Nervioso, pero con muchas expectativas. Así se siente Mariano Bustamante, de 19 años, en el segundo intento que hará por conseguir un cupo en la universidad que le permita estudiar la carrera de Psicología.

Examen Senescyt

El examen de ingreso a la universidad será en línea y con cámara encendida

Leer más

El joven, quien se graduó en marzo pasado, es uno de los 188.945 inscritos para rendir el nuevo Examen de Acceso a la Educación Superior (EAES), que se receptará el 17 y 18 de septiembre a nivel nacional, de manera virtual. Este reemplaza al Ser Bachiller que en los últimos años había originado problemas por las filtraciones constantes de las preguntas (ver infografía).

Gráfico examen de ingreso
Durante dos meses se ha brindado información sobre el nuevo examen.Teddy Cabrera / EXPRESO

Mariano no obtuvo el puntaje suficiente para lograr su objetivo. Ahora espera conseguirlo a través de esta jornada que está dirigida a los bachilleres del ciclo Sierra y Amazonía, pero que también le permite a quienes se graduaron en ciclos anteriores aferrarse a un cupo para ingresar a universidades, escuelas politécnicas a institutos técnicos y tecnológicos.

A pocas horas de la jornada, el joven no deja de sentir temor ante la poca preparación que ha tenido para la prueba.

Daré el examen aunque no me siento bien preparada para eso. Creo que la educación virtual que recibimos este año, ha dejado vacíos de conocimientos en muchos estudiantes.

Valeria Cumbre, bachiller del colegio Ricaurte de Cuenca
Director del Ineval

Gustavo Salgado: “Un software de seguridad blindará el examen para evitar que se filtre”

Leer más

Dice que la pandemia mundial por la COVID-19 le impidió continuar con un curso de nivelación particular que había iniciado en los primeros días de marzo pasado.

“Las clases presenciales se suspendieron a nivel nacional y aunque la enseñanza empezó de manera virtual, opté por retirarme porque no era lo mismo”, explica Mariano, quien para practicar y estar al día en el proceso, tuvo que recurrir a simuladores de pruebas que están subidos en algunas plataformas digitales.

La misma situación experimenta Sandra Pazmiño, de 21 años, quien se graduó en el colegio hace tres años y cuatro veces rindió la prueba, sin lograr el puntaje que le permita obtener el cupo para estudiar la carrera de Medicina. Ella no ha perdido las esperanzas y ahora se alista para rendir una quinta evaluación.

“Estoy preocupada porque la crisis sanitaria que vive el país mermó todo lo que había planificado para conseguir mi objetivo. Tuve que abandonar la capacitación que estaba recibiendo en una academia privada, ya que se me hizo difícil seguirla en línea, porque no tengo internet ni computadora”, narra la joven.

Debido a la pandemia y al estado de emergencia, tuve que abandonar un curso privado de nivelación que estaba siguiendo. El aprendizaje en línea no me convenció, no es lo mismo.

Mayra Tamayo, bachiller graduada hace un año

Minga-Poetica-Autoras

Un sello editorial nace en formato fanzine

Leer más

Pese a eso abriga la esperanza de que en este nuevo examen le vaya mejor, ya que abarca campos de conocimientos que constan en el currículo educativo nacional, según informaron voceros de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt), entidad que, junto con el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineval), está a cargo de la elaboración y toma de la prueba.

Pero los graduados en años anteriores no son los únicos preocupados; también lo están aquellos bachilleres del régimen Sierra y Amazonía que dejaron el colegio en julio pasado.

Creo que esta vez sí lograré un cupo. He aprovechado estos meses para prepararme por mi cuenta y en los últimos días he practicado en el simulador de la Senescyt.

Humberto Torres, bachiller graduado hace dos años

La mala calidad de la enseñanza online que recibieron es la queja más extendida entre los estudiantes.

Carmen Sarmiento, de 17 años, bachiller de un colegio de Quito, cuenta que durante las clases virtuales muchos profesores solo se limitaron a subir apuntes y no dieron clases ni por videoconferencia ni pregrabadas. Es poco lo que pudimos aprender y casi nula la preparación que tenemos para rendir una prueba de ingreso a la universidad”, menciona.

En cambio, Mercedes Pilataxi, bachiller de un colegio particular de Cuenca, dice que ella tuvo que pagar $ 300 por un curso de nivelación privado en línea. “Estas clases vinieron a tapar ciertos huecos de conocimientos que tenía en Matemáticas, que es un campo a ser evaluado en la prueba”, acotó la joven, quien en sus tiempos libres también se ha preparado con los simuladores; y en estos días previos al examen, durante una hora diaria, practica las asignaturas contempladas en los cuatro campos de conocimientos que serán evaluados.

Simulador examen

Intento de copia en el uso del simulador del examen de acceso a la universidad

Leer más

A los aspirantes al sistema de educación superior también les preocupa la cantidad de cupos que se vayan a ofertar, ya que nunca satisfacen la demanda de estudiantes que desean seguir una carrera.

En el primer semestre de 2020 se entregaron 113.072 cupos, pero hubo 173.138 personas que deseaban seguir su formación de tercer nivel.

Datos de la Senescyt señalan que desde el II semestre del 2012 hasta el II semestre 2019, 2’241.732 bachilleres demandaron cupos a nivel nacional, pero solo se asignaron 1’197.451 plazas. Esto implica que cinco de cada 10 postulantes obtuvieron un cupo, mientras que 1’044,281 no accedieron a la educación superior.

EL DETALLE

El Municipio dispuso que los puntos de wifi gratuitos de la ciudad estén disponibles sin límite de tiempo de conexión, para garantizar el acceso al internet a quienes vayan a rendir la prueba.

DATOS

  • Participación. Más de 100 docentes expertos en cada área de conocimiento y 23 universidades participaron en la elaboración del examen.

  • Seguridades. La plataforma en la que rendirá el examen tiene medidas de seguridad para evitar copia y filtraciones.

  • Aciertos. Al término de la prueba el estudiante conocerá el número de aciertos.