Guayaquil

Un incidente en una fábrica afectó a un barrio guayaquileño

A los habitantes les empezó a arder la nariz y la garganta. Se presume que inhalaron involuntariamente gas amoniaco

Amoniaco
La emergencia se registró el lunes por la tarde. Bomberos arribaron a la empresa.Cortesía

María Campitelli se sentía aliviada la mañana de este martes 15 de diciembre. Respiraba con normalidad y hasta le ayudó a su nieto a hacer las tareas escolares, pese a que horas antes había inhalado involuntariamente una sustancia química, proveniente de una empresa ubicada en la Cooperativa 9 de Enero, donde ella reside.

El Cuerpo de Bomberos solicitó a los moradores del sector que se mantengan alejados del lugar.

Bomberos controlan fuga de amoniaco en fabrica de hielo

Leer más

El lunes por la tarde, en aquella zona del noroeste guayaquileño, los moradores percibieron en el ambiente una corriente de aire tóxico, al parecer, se trataba de gas amoníaco. “Tenía dolor de garganta, ardor, molestias en la nariz. Aquí la mayoría somos ancianos”, recordó Campitelli.

La humilde mujer indicó que, como ella, otros vecinos salieron de sus casas para evitar estar en un ambiente cerrado. Enseguida llamaron a los bomberos para que les brindaran ayuda.

María contó que vio cómo a una señora la llevaban cargada en brazos hacia un vehículo para luego trasladarla a una casa de salud.

EpJkjfaXUAAPnA8

Bomberos de Guayaquil atienden incendio en Los Ceibos

Leer más

El momento difícil quedó registrado en un video que luego fue difundido por los lugareños en redes sociales. Los empleados de la fábrica involucrada salieron momentáneamente de ella, refirieron los vecinos.

Agustín almorzaba con su familia cuando empezó a sentir molestias en las fosas nasales. Además, los ojos empezaron a arderle y también tuvo que salir de su vivienda junto a los suyos.

El hombre acotó que las molestias le duraron unos 15 minutos.

Protesta

Residentes de Brisas de Santay alzan su voz ante las afectaciones del incendio

Leer más

  • Efectos

El médico toxicólogo Ricardo Calle Mourin explicó que este tipo de gas causa asfixia e irritación, pudiendo también generar inconsciencia y desorientación, principalmente en un entorno cerrado. La persona puede adquirir una sensibilidad a la sustancia y, si vuelve a estar expuesta a ella, sufrirá picazón y disfonía (voz ronca).