"El consumo de clorito de sodio o dióxido de cloro puede intoxicarte"

  Guayaquil

"El consumo de clorito de sodio o dióxido de cloro puede intoxicarte"

Dos médicos despejan dudas sobre el consumo de estos productos y sus posibles consecuencias 

coronavirus-vacuna-cura
Una científica brasileña, en un laboratorio de Sao Paulo que también se suma a la carrera de hallar la vacuna contra el coronavirus.EFE

Hoy, 13 de julio de 2020, la entidad adscrita al Ministerio de Salud Pública, encargada de implementar las políticas y coordinar el Sistema Nacional de Trasplantes, recordó la advertencia de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa), a través de Twitter, de que los productos que contienen clorito de sodio (Solución Mineral Milagrosa) o dióxido de cloro (CDS), no curan el coronavirus y no cuentan con autorización sanitaria ecuatoriana.

Coronavirus

Colombia vuelve a cuarentena estricta

Leer más

Hace dos meses, Arcsa advirtió sobre la compra y uso de medicamentos elaborados con estos químicos que se comercializan, especialmente en Internet, donde además se cuelgan decenas de testimonios de varios países como Chile, México, Colombia y Ecuador, que aseguran haber combatido el coronavirus, e incluso, otras enfermedades, a través de su consumo.

“Tanto el clorito de sodio como el dióxido de cloro son productos químicos utilizados como ingredientes activos de desinfectantes y otros usos industriales, pero no existen antecedentes científicos que respalden su uso contra la COVID-19 u otras enfermedades(...) por lo que su uso pone en grave riesgo su salud”, detalló Arcsa.

coronavirus-oms-thedros-covid

Coronavirus | "No se volverá a la normalidad en el futuro previsible", dice el director general de la OMS

Leer más

En medio del confinamiento y del miedo a contagiarse de COVID-19, decenas de personas, en su desesperación, optaron por comprar productos que contienen estos químicos y los consumieron y compartieron con sus familias.

EXPRESO le consultó a médicos expertos qué tan grave es el consumo de estos químicos y esto fue lo que nos dijeron:

“¿Por qué se ha demorado la vacuna contra el COVID-19? porque tiene que haber una casuística (razonamiento basado en casos), que nos permita decir a ciencia cierta que un producto es válido. Siempre se necesita establecer parámetros de calidad y que el producto no tenga efectos colaterales mayúsculos en la persona”, menciona a EXPRESO, Wilson Tenorio, presidente del Colegio de Médicos del Guayas.

Tenorio indica que para recomendar un medicamento con clorito de sodio o dióxido de cloro como cura a la pandemia que ya ha dejado, en Ecuador, al menos 5.000 fallecidos, es necesario establecer bases científicamente que sustenten su validez. “Debe existir primero una base de pacientes que hayan consumido estos productos y que en realidad no hayan tenido efectos colaterales y secundarios”, explica.

El doctor menciona que estos químicos son parte de algunos medicamentos médicos, pero de ahí a que sea posible que se lo utilice como tratamiento contra el COVID-19, no es lo recomendable, como lo advierte Arcsa, porque no existe una efectividad comprobada.

Tenorio considera que este es el momento preciso para que el Instituto Nacional de Salud Pública e Investigación, retome el papel fundamental de llevar los registros sanitarios y hacer los seguimientos de calidad de los fármacos y medicamentos que se expenden dentro del país.

El médico clínico intensivista, Alberto Campodonico, de la clínica Kennedy, coincide en que uno de los primeros problemas con estos productos es la falta de registro por el que no se sabe cuánta es la cantidad de cloro que tiene en su composición. “No tiene un estándar de dosificación por lo tanto no sabe si la persona que lo consuma puede intoxicarse”, detalla.

Él explica que en principio estos no son malos componentes, pero que aún consumiéndolo no se baja la carga viral ni evita que el virus ingrese, algo que sí hacen algunos medicamentos convencionales, aclara.

peru-comida-coronavirus-restaurantes-covid-19

Perú: restaurantes abrirán al 40% de capacidad de público

Leer más

Añade que en lo que sí ayuda el dióxido de cloro es que cambia el pH a nivel de la faringe y, al ser un producto ácido, ayuda a limpiar la cantidad de virus en ella e impide que este lleguen a los pulmones. “Es similar hacer gárgaras con sal”, grafica. La diferencia, continúa, es que este es cloro y no está clara qué dosificación se debe proveer, porque el químico en dosificaciones mayores es tóxico y puede producir intoxicación en el sistema nervioso como dolores, fatiga, decaimiento, temblores, malestar general.

“Con el dióxido de cloro, no podemos determinar que alteraciones aparte pueden darse en el organismo. Debería estudiarse, antes, sobre un público de 1.000 o 2.000 personas”, concluye.