Guayaquil

Un grupo de jóvenes cambian las horas del ocio por un voluntariado

La meta es mantener el Jardín Botánico donde habitan decenas de árboles, plantas y animales

voluntariado en el Jardín Botánico
Un grupo de voluntarios de la Red de Zumar realizan trabajos en el Jardín Botánico.Cortesía

Aprovechar el tiempo es una meta que se han planteado ahora que ven limitadas las opciones de diversión por las medidas de bioseguridad del coronavirus. Se trata de 15 jóvenes de la Red de Líderes de Zumar (unidad ejecutora de la Dirección de Acción Social y Educación de Guayaquil) se han sumado a un trabajo voluntario, para asegurar el buen estado de la infraestructura del Jardín Botánico.

Boris Briones

El Jardín Botánico espera la llegada de al menos cien personas en su primer día de reapertura

Leer más

Capacitados por el Centro Polifuncional Municipal Zumar, visitan regularmente el Jardín, para apoyar en el mantenimiento de distintas áreas del parque y contribuir a su reactivación, luego de que este tuviera que cerrar sus puertas por la emergencia sanitaria del coronavirus.

Ven la tarea como un aporte al medio ambiente. “Las personas no se preocupan por la naturaleza. El mundo sufre por la tala de árboles. Cuando nos propusieron apoyar en este espacio, que es un pulmón de la ciudad, me anoté inmediatamente, porque es una forma de ayudar a la comunidad”, dijo Jennifer Mendoza, de 23 años, de la Cooperativa Colinas de la Florida.

jardín botánico
Un grupo de jóvenes, de la Red de Zumar, ven en el trabajo comunitario como una opción para divertirse y a la vez apoyar a la comunidad.Cortesía
morra-flora-extincion

Crece flor en peligro de extinción, 9 años después de ser plantada

Leer más

Los jóvenes visitan el Jardín dos veces a la semana, quienes han visto en esta labor una opción para destinar las horas que por ahora no pueden destinar a las actividades de diversión en salas de bailes o karaokes. “Hemos visto en esta tarea una forma de distracción. En este espacio nos reímos y pasamos momentos agradables con los amigos”, dijo a Diario EXPRESO Damaris Bravo, quien vive en el Limonal, por la vía al Terminal Terrestre de Guayaquil.

Bravo agregó que con el grupo también han participado en las mingas en los sectores donde viven, lo consideran como una actividad que los ayuda a crecer como personas, a la vez que pueden apoyar a la comunidad.

Resaltaron que por ahora están limitadas las opciones que tienen para salir a divertirse, por eso hacer trabajo comunitario lo ven como una forma saludable de estar juntos a sus amigos, distraerse y adicional de ello están realizando labores de acción social que benefician a todos.