Espera de hasta una hora, y sin sombra, para ir a pasear a Durán en la aerovía

  Guayaquil

Espera de hasta una hora, y sin sombra, para ir a pasear a Durán en la aerovía

Usuarios piden mejorar la atención y aumentar sanitarios en las paradas

Fila. Así estaba la columna de la aerovía la tarde del domingo pasado. Hubo espera y larga fila.
Fila. Así estaba la columna de la aerovía la tarde del domingo pasado. Hubo espera y larga fila.Cortesía

De transporte aerosuspendido a atractivo turístico. Ahora que no llueve, porque llegó a Guayaquil la época seca del año, la aerovía llama la atención de familias enteras que quieren llegar a Durán pasando el río por el aire.

RECORRIDO ALCALDESA P (32966682)

Artistas cuestionan que Aeroarte no haya sido plasmado en las paredes de Guayaquil

Leer más

La fama turística del sistema ha despuntado ahora que las medidas por la pandemia han menguado la rigurosidad y que el Municipio invirtió miles y miles de dólares en hacer impresiones gigantes con el llamado proyecto aeroarte, que se concretó con la intención, precisamente, de aumentar el atractivo de la mole.

Luego de querer prácticamente obligar a que Durán use el sistema, y no conseguirlo, por falta de planificación integral de las rutas, la aerovía apuesta por salvar su economía desde el turismo local, y mal, a decir de la cantidad de personas que fueron a hacer fila por un boleto el fin de semana, no le va.

aerovía

La aerovía, 20 años de deuda sin rentabilidad

Leer más

Sin embargo, la afluencia de la gente la tarde del domingo pasado sirvió para medir el nivel de satisfacción del usuario, que tuvo reparos por falta de comodidad.

Dennis Maroto, directora de la fundación Andareq, fue una de esas usuarias que el fin de semana llegó con su familia. “El paseo como tal me gusta, por el paisaje, incluso patrimonial, por las edificaciones que se pueden observar, porque puedo ver no solo la parte de la regeneración sino el Guayaquil completo, por decirlo así, no solo colores bonitos, su cerro, los techos de casas, el río, las gabarras, el puente a Durán, la isla Santay...”, narra.

Pero le parece fatal, considerando que es un medio de transporte ‘moderno’, que no sea tecnificado. “Nos tocó esperar una hora para poder comprar los tiques”, dijo.

Otra de las fallas es que no hay alternativas de sanitarios en todas las paradas o cercanos en algunas paradas. Sería bueno, dice, que además el personal pueda direccionar a quien está en la estación.

Elvis Chuchuca, gerente general de la Empresa de Movilidad y Tránsito de Durán.

Gerente de EMOT (Durán): “Con buses se paga la mitad de lo que se gasta en aerovía”

Leer más

Maroto es activista por la movilidad inclusiva, y cree que otra de las grandes debilidades es la falta de sombra. Al haber tanta gente, las personas tuvieron que esperar bajo un sol implacable, que a algunas las terminó rindiendo y se fueron antes de subirse, por ejemplo.

Pide también señalética y personal que asista. La compra de boletos, que en semanas anteriores también ha tenido quejas, es otro de los puntos, pues con el cambio de turno se vuelve un caos la accesibilidad al sistema, describe.