Bicentenario: La empresa, el alma y motor de la ciudad

  Guayaquil

Bicentenario: La empresa, el alma y motor de la ciudad

Tradicionales casas comerciales porteñas son un ejemplo de cómo enfrentar las crisis. La Cámara galardona y crea la Ruta Héroes del Comercio

LA PALMA
La Dulcería La Palma, una de las pastelerías más antiguo de Guayaquil.JIMMY NEGRETE

Para conocer el alma de una ciudad es necesario saber la historia de sus empresas icónicas. La Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG), en el contexto del Bicentenario, resalta el aporte de ellas al crecimiento de la Perla del Pacífico, entregándoles una placa de bronce y creando la Ruta Héroes del Comercio.

Estuardo Sanchez

Estuardo Sánchez: “Jamás nos ha gustado tener el dinero ocioso”

Leer más

En la lista también constan destacadas entidades financieras. Los galardonados son: La Ganga (1983), Pycca (1957), La Palma (1898), Créditos Económicos (1943), De Prati (1940), Difare (1983), TIA (1960), Boyacá (1965), Marriott (1934), El Universo (1921), Banco Guayaquil (1923), Banco Bolivariano (1979) y Banco del Pacífico (1972).

“Reconocemos a estas empresas, que con ahínco, pujanza y resiliencia generaron durante décadas, fuentes de trabajo para todos los habitantes del país”, enfatizó Pablo Arosemena, presidente de la CCG, quien resaltó que esta es la lista de una primera etapa de galardonados

No reveló otros nombres, pero en la memoria de los porteños hay otros establecimientos antiguos y emblemáticos, como la tienda de las guayaberas Orellana (1971), el hospital Luis Vernaza (1564), Mi Comisariato (1936) y Supermaxi (1952). Todos son dueños de una historia que anima a seguir con bríos, en pro de la economía de una ciudad netamente comercial.

MÁS DE UN SIGLO MIMANDO EL PALADAR DE GUAYAQUIL

Son las 17:00 de un día lunes y el salón de Dulcería La Palma tiene sus mesas llenas de clientes. La entrevista para Diario EXPRESO es atendida por Beatriz Costa, la administradora del local del centro, allí donde nace la historia de un negocio que ha mimado el paladar de los guayaquileños, con dulces como los borrachitos, aplanchados, pastel de carne, etc.

De fondo se escucha la cristalería y el caminar de los meseros que traen los pedidos.

Beatriz pertenece a la cuarta generación familiar que está al frente de la dulcería que su tío bisabuelo, Martín Costa Carbonell, compró en 1908. La pastelería la inició el español Florentino Cabanas en 1901.

La Palma es una empresa que ha sabido superar todas las crisis económicas que se han dado en el país y hasta el incendio que se dio en 1950. En ese entonces cuando se quemó el local de Luque 123, donde quedaba originalmente, entonces se la abrió en la ubicación en la que se mantiene hasta la fecha, Escobedo y Vélez.

Martín no tuvo hijos y sus herederos fueron sus sobrinos Ramón y Martín Costa.

En la actualidad, Santiago, hermano de Beatriz, es el encargado de la producción para los tres locales que hay: en el centro, en Urdesa y en La Garzota.

María Paola, prima de Beatriz, también está encargada de administrar las dulcerías, como la que está en Urdesa.

Una de las claves del éxito de la empresa es que los herederos estudian pastelería antes de asumir los cargos.

Beatriz recuerda cuando su abuelo y padre la traían y ella tenía unos 8 años de edad. “Me sentaban en la oficina a sumar facturas”, cuenta.

La nueva generación ha ampliado el menú y ofrece la atención online con la meta de escribir muchos años más de historia.

DE PRATI
Los almacenes De Prati ahora también venden tecnología.JIMMY NEGRETE

EL APOYO A LA PRODUCCIÓN NACIONAL

La historia de De Prati inicia a finales de los años 20, con el sueño de dos visionarios italianos, Don Mario De Prati y Doña Doménica Cavanna, quienes llegan al país impulsados por su deseo de emprender nuevos retos. En el año 1940 deciden montar su propio almacén de telas en la ciudad de Guayaquil bajo el nombre de Mario De Prati. Con el tiempo fueron ampliando el abanico de ofertas y se sumaron otros artículos de hogar como cristalería, adornos de porcelana, cerámica, entre otros.

La empresa creció y en 1951 Mario De Prati decidió construir su propio edificio en la esquina de Luque y Chile, donde hasta ahora sigue funcionando Almacenes De Prati, extendidos hoy por todo el país, como la primera tienda departamental del Ecuador, cuenta a Diario EXPRESO Tamara Espinosa, vicepresidenta de Marketing de almacenes De Prati.

El negocio empezó con cuatro colaboradores, en la actualidad son más de 2.500, un 60 % están en las tiendas.

A la fecha hay 14 locales en Guayaquil, Quito y Manta; además de que tiene su tienda virtual.

“En 1973 se da inicio a la producción nacional con la Boutique 33. Hoy contamos con una completa oferta de marcas propias hechas en el país”, resalta Espinosa.

La compañía ha mantenido un crecimiento sostenido en el tiempo. En 1968 nace el Crédito Directo De Prati que hoy suma más de 900.000 clientes y es el principal medio de pago en los almacenes.

GUAYABERA ORELLANA
El presidente de la tienda Guayabera Orellana, Freddy Orellana, junto a las reinas de Guayaquil.Christian_Vasconez

EL ATUENDO TÍPICO DE UNA CIUDAD TROPICAL

Unir los acordes de las guitarras con las canciones de Julio Jaramillo en una entrega especial para donar guayaberas a las nuevas soberanas de Guayaquil, es mezclar tres íconos de la ciudad que este año celebra el Bicentenario de su Independencia.

La tienda Guayabera Orellana creó un modelo especial de la camisa, típica en los climas tropicales, para celebrar los 200 años de libertad del yugo español. Su presidente, Freddy Orellana, describe la prenda: “Tiene dos, cada uno representan 100 años de la libertad. En lugar de tener cuatro bolsillos, tiene dos. En el caso del atuendo de la mujer, lleva tres estrellas. Esta fue una idea que nos dio la alcaldesa”, dijo.

Orellana explicó que sus padres Rómulo e Irene empezaron el negocio hace 49 años. Al inicio trabajaban solo cuatro personas, ahora más de 40 talleres satélites son los que confeccionan la prenda. “Nosotros los capacitamos para mantener la calidad, el trabajo es artesanal y hecho a la medida del gusto del cliente”, resaltó.

Agregó que la guayabera no es un traje exclusivo de Guayaquil, es de los países de América Central, pero la ciudad la hizo suya por lo fresco que es llevarla en los días calurosos de la urbe.

Freddy trabaja junto a sus hermanos Juan Carlos y Marcia.

Para el evento con las reinas, se elaboraron tres trajes especiales, uno de ellos está bordado a mano a Guayas y Quil, los otros dos llevan las características de la Guayabera del Bicentenario.

TIA
El primer local que TIA abrió en el centro de Guayaquil.JIMMY NEGRETE

LOS AUTOSERVICIOS, BANCOS Y EL HOSPITAL QUE ENGRANDECEN A LA URBE PORTEÑA 

Para conocer cómo es una ciudad no es suficiente ir a sus museos, disfrutar de sus paisajes; sino que también hay que visitar sus autoservicios, tiendas, bancos y hospitales que han aportado en su crecimiento.

Entre los autoservicios más detacados están TIA (1960), Mi Comisariato (1936) y Supermaxi (1952), cada uno tiene su historia que inspira. En el caso de TIA ahora tiene sucursales en 88 ciudades y en 23 provincias de Ecuador, su local matriz sigue estando en Chimborazo y Luque.

El crecimiento de estas cadenas han sido importantes, tanto de Mi Comisariato como de Supermaxi. Los tres supermercados se han esmerado por estar cerca a los hogares de sus clientes.

Las instituciones bancarias han tenido la misma visión; por ejemplo, el Banco Guayaquil en 2008 creó el Banco del Barrio. Así el servicio bancario está en la tienda del barrio y facilita las transacciones a los clientes, a la vez que da la oportunidad de tener una línea más de dónde sacar ingresos al dueño del negocio.

La historia del Banco Guayaquil empezó en 1923, al inicio su nombre fue Sociedad Anónima Banco Italiano.

En el caso del Banco Pacífico, siempre se ha distinguido por estar actualizado con la tecnología, fue una de las primeras entidades en tener cajeros automáticos. Fue fundada el 10 de abril de 1972.

No podía faltar el hospital Luis Vernaza, que atiende desde 1564. Es la primera y más antigua casa de salud de Ecuador. Una entidad que ha sido clave en esta y otras epidemias históricas de la ciudad y que recibe a pacientes de todo el país.