La diversión de los jóvenes se limita a la visita a los parques

  Guayaquil

La diversión de los jóvenes se limita a la visita a los parques

En Guayaquil son escasos los espacios de distracción.  Algunas áreas verdes ni siquiera logran romper la monotonía. La ciudadanía plantea alternativas

Parques Guayaquil
Juegos. El fútbol, el índor, los juegos de mesa y el skate constan entre las actividades que se practican al interior de los parques.Freddy Rodriguez

La tradición se está perdiendo. Con una pandemia que afectó a decenas de familias y una delincuencia que preocupa cada vez más, se diluye la vieja costumbre de que los jóvenes se recreen afuera del hogar.

Quito- parque- descuido

Basura y ropa vieja, las huellas del descuido del parque Lineal

Leer más

Kenneth Moreno, de 18 años, reside en Acuarela del Río, donde “hay tres parques en los que no se puede hacer mucho”. Sus actividades se resumen a caminar o hacer ejercicio. “Es lo único que podía hacer. Como nadie quería salir por la pandemia, ni siquiera mis padres, era mi única opción. Ahora el mismo efecto nos genera la inseguridad”. Sin embargo, en estas vacaciones estuvo en clases de tenis y hace unas semanas visitó el Malecón 2000 para tener “la única actividad interesante tras la pandemia”, donde se subió a la Aerovía, La Perla y disfrutó de las distintas atracciones. En los últimos meses, sus actividades se limitaron además al cine.

Edgar Isaías, de 19 años, tiene la costumbre de ir con sus amigos, por lo menos dos veces por semana, al parque Ramón Unamuno, a donde acuden de 16:00 a 19:00 para andar en bicicleta, “tomar un respiro de las responsabilidades y crear buenos recuerdos”.

Él, que reside en el sur de la ciudad, cuenta que, si bien por su barrio “sí se ve a varios muchachos caminando y divirtiéndose”, hace falta más variedad. “Claro que no todos tenemos los mismos gustos, pero a mí me gustaría ver un rocódromo”. Para él, los lugares públicos deberían tener comediantes, como en el malecón Simón Bolívar, donde “las personas solo van caminando, se distraen y tienen un buen rato”.

Me gustaría que mi niña se distraiga con las obras de teatro y circos para niños que alguna vez hubo en la ciudad. Ya no se ven mucho estas actividades y deberían recuperarse.

María Preciado,
madre de familia
parque Guayaquil
Juegos. El fútbol, el índor, los juegos de mesa y el skate constan entre las actividades que se practican al interior de los parques.Freddy Rodriguez

En el suburbio, Jean Paul Fariño, de 18 años, visita los espacios públicos tres veces por semana con sus amigos para “conversar y matar el tiempo”. De niño, estuvo en un vacacional deportivo en el que entrenó fútbol, básquet y vóley, pero “ya ni se ven estas actividades”.

Por su parte, a Erick Iturralde, padre de familia, le gustaría llevar a su hijo de seis años a rampas de skateboard pero, como “está pequeño todavía”, el parque Samanes es siempre su elección. Sin embargo, como “es un lugar más para jóvenes y él no puede hacer mucho allí”, considera que faltan más actividades orientadas a los menores. A su hijo le gustaría ver más escuelas de básquet, su deporte favorito.

Desgraciadamente, mis amigos y yo ya no nos interesamos por estos hábitos. Sin embargo, creo que todavía hay quienes sí lo hacen, incluso si ya no se ven mucho.

Edgar Isaías,
adolescente
trabajo 2

Hallar empleo, la materia que los jóvenes no logran aprobar

Leer más

Otro de los visitantes del parque Samanes es Antonio Duarte, quien reside en Villa Club, pero le “toca forzosamente trasladarse a la ciudad porque en las urbanizaciones privadas no hay espacios para la recreación sana, solo para el deporte”. En el lugar, caminan, toman fotos y hacen deporte en familia. A pesar de priorizar los espacios públicos, sus hijos aprovechan de alternativas como los juegos que están al interior de centros comerciales. A Daniel, su hijo de 14 años, le gustaría encontrar más parques acuáticos y más canchas de béisbol porque a pesar de no practicarlo, sabe que hay mucha gente que lo hace. A su padre simplemente le gustaría que se impulse mejor la asistencia a estos espacios porque “con la situación que se vive en Guayaquil, se ha perdido la tradición de visitar espacios recreativos”.

Me gustaría que haya ping-pong y karate, pero no encuentro. Una pista de hielo falso también sería interesante porque siempre he querido aprender a patinar.

Kenneth Moreno,
adolescente
JOVENES DISFRUTAN Y SE (8117344)
Rutina. Los jóvenes usan la pista de skate para subir y bajar o hacer ejercicios. Aprovechan cada espacio.Freddy Rodriguez

Otros lo asocian con la inseguridad, como María Preciado, madre de una niña de tres años. Como su familia reside en el campo y su hija no tiene con quien distraerse, ellas solían visitar el malecón, donde caminaban y se divertían viendo los animales y jugando en el parque. Sin embargo, “ya no es lo mismo”, pues han sido asaltadas en varias ocasiones y ya no asisten. A ella le gustaría que su hija se distraiga con obras de teatro y circos para niños y que haya actividades de danzas o artes culturales para cuando crezca. Pero reconoce que esas opciones aún son escasas en la ciudad.

Referencial.

Educación por obligación y no por gusto ni decisión

Leer más

Kevin Alvarado, que se dedica al delivery con su bicicleta, comparte esta postura. Él pasaba sus días en el parque Forestal, donde trotaba y andaba en bici, pero con la delincuencia este hábito quedó en el olvido. No obstante, él destaca que los museos son una opción para todos. Durante su juventud asistió a varios museos y, hasta la fecha, mantiene esta costumbre. “Los museos siempre son una opción para impulsar el aprendizaje histórico, pero hay que renovarlos porque todo es ya repetitivo”, explica.

Sé que hay lugares como la Garza Roja, el Rey Park y muchos más donde hay actividades de las que yo, que estoy interesado, no llego a enterarme. Deben llegar a la gente.

Kevin Alvarado,
ciclista

Debería impulsarse más la cultura a través de exposiciones de arte o de música. A mí me gusta la música, pero son pocas las veces en que encuentro espacios musicales.

Jean Paul Fariño,
adolescente

Como ciclista, le gustaría que “así como hay rampas de skate, haya un espacio exclusivo para bicicletas”. “También sería bueno algo fuera de lo ordinario, como competencias caninas o exhibiciones artesanales”, concluye.