La diversión halló su espacio en el aire libre

  Guayaquil

La diversión halló su espacio en el aire libre

La pandemia cambió la manera de vivir los momentos de ocio. Los espacios de arte y cultura se adaptaron para volver a atraer al público

Diversión
El Teatro Centro de Arte ofrece en el área de las escalinatas un espacio para disfrutar al aire libre.Miguel Canales Leon

Hubo un momento el año pasado en que el teletrabajo se volvió obligatorio, la educación se volcó a lo virtual y no existía espacio para el esparcimiento, al menos no de la manera en que se lo conocía hasta entonces. Era marzo de 2020 y la pandemia obligaba a mutar.

Teatro

Guayaquil saca el teatro a la calle para divertirse y reactivarse

Leer más

Ante la necesidad de distracción, las redes sociales se fueron convirtiendo en escenarios artísticos, con el tiempo se dio un regreso paulatino a lo presencial, aunque con aforo limitado, hasta que hubo quienes apostaron por algo más en su intento por recuperar al público: los espectáculos al aire libre. Los teatros de Guayaquil y Samborondón fueron un ejemplo de ese esfuerzo por devolver parte del entretenimiento a los ciudadanos.

Era un paso a paso. El Teatro Centro de Arte vivió el inicio de la pandemia con programaciones completamente virtuales. Marcela del Río, presidenta de la Fundación Sociedad Femenina de Cultura, que regenta el centro cultural, dirigió el proceso. “El Teatro de la ciudad, como somos conocidos, fue el primer teatro de Latinoamérica en reabrir sus puertas y reactivar los espectáculos públicos, pero esta vez al aire libre”, cuenta Carla Lara, del área de Comunicación.

Conciertos con cabinas de distanciamiento y autocines en la arena del teatro han sido parte de esa nueva normalidad. Ahora cuentan con un espacio para disfrutar de presentaciones artísticas, piqueos y bebidas, en formato café concert, al aire libre. Las escalinatas son el área que acoge al público con un aforo permitido de 126 personas, con mesas para 5 y 4 miembros.

El Teatro Sánchez Aguilar, en Samborondón, también buscó la manera de llegar a ese público que evitaba entrar nuevamente a una sala por temor al contagio. Fue así como el área de estacionamiento se convirtió en una cafetería, en un vino bar, con un escenario para ofrecer obras y musicales en un espacio para recibir a 150 personas. Fue un proceso que se probó el año pasado y que ha tomado impulso este mes.

Distracción
El Teatro Sánchez Aguilar presenta espectáculos artísticos adaptados a la nueva normalidad.Cortesía

Los teatros también reabrieron sus salas con aforo limitado y no quieren renunciar a lo virtual, que ha dado buenos resultados.

concierto

Leon Spierer estará con la Sinfónica de Guayaquil

Leer más

La Orquesta Sinfónica de Guayaquil es un ejemplo de cómo las redes permitieron cautivar a un nuevo público. Hicieron grabaciones y videos de grupos de cámara, solistas y entrevistas. Hubo también un espacio para los video fans de Star Wars y conciertos virtuales. Luego volvieron a lo presencial, bajo la dirección del maestro Dante Santiago Anzolini. Así, esta orquesta fue la primera en el continente americano en ofrecer conciertos presenciales al público asistente bajo estrictas medidas de bioseguridad.

Distracción
La Orquesta Sinfónica de Guayaquil innovó en la virtualidad y volvió con estrenos a lo presencial.Cortesía

La Orquesta Filarmónica Municipal de Guayaquil también inició una serie de conciertos presenciales y virtuales y concluyó una gira por diferentes escenarios del país, en homenaje a la ciudad y en honor a Carlos Rubira Infante, bajo la batuta del maestro David Harutyunyan. Es la manera en la que el arte y la cultura buscan nuevas formas de llegar al público.

Orquesta

La Orquesta Sinfónica de Guayaquil vuelve al teatro

Leer más

Muestras virtuales para cautivar a los nuevos seguidores

Las exposiciones en los museos también tuvieron que adaptarse. Por un momento los artistas se paralizaron, pero al poco tiempo encontraron una nueva manera de seguir creando.

Las redes sociales comenzaron a cautivar a un público que ante el encierro veía un escape en la virtualidad. Los que antes no habían acudido a un museo, se convirtieron en su nuevo público y los que ya lo habían hecho, comenzaron a observar las muestras de una manera diferente.

Así surgieron exposiciones en el encierro que reunieron a una cantidad impensable de creadores, como ‘Retratando sobrevivir’, que nació en las redes sociales y juntó a 170 artistas de 14 países, que dieron vida a 1.100 retratos a dúo y autorretratos, recuerda Abdón Segovia, uno de los gestores. La exposición luego cumplió su meta de volverse presencial y llegó hasta el Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (MAAC).

‘Tiempo Devenir’ fue otra de las muestras que aprovechó las redes, mostrando el proceso creativo mientras esperaban para poder presentarse en el Museo Nahim Isaías. Así nacieron muchas propuestas que se inspiraron en la pandemia, como ‘El arte no se enferma’. Con pinturas y esculturas plasmaba lo que llaman un autorretrato espiritual en tiempos de pandemia. Estuvo además ‘Monosgrafía’, de un grupo de grabadores, ‘Cuarentena bicentenario’ y más.

Distracción
La muestra Bienal Nómades se realiza en tres museos de Guayaquil, en un gran evento presencial.Cortesía

Los museos comenzaron a mostrarse por dentro en redes y cuando tuvieron la oportunidad, el MAAC y los museos Nahim Isaías y Presley Norton presentaron, en conjunto, ‘Bienal Nómades’, que destaca la esencia de sus ciudadanos, vista desde la óptica de 82 artistas de 17 países. La directora ejecutiva del MAAC, Mariella García, se sorprendió cuando el día de la inauguración, este espacio recibió a cerca de 1.000 personas, una muestra de que la pandemia despertó aún más el interés por el arte.