Guayaquil

Distanciamiento imposible: La metrovía rueda con menos de la mitad de sus unidades

Para evitar pérdidas, de 377 articulados solo 94 hacen recorridos. Tampoco hay alimentadores.  Las medidas de bioseguridad alargan las filas.

Una unidad de la metrovía ayer, luego de la primera socialización de las medidas de bioseguridad.
Una unidad de la metrovía, luego de la socialización de las medidas de bioseguridad.Jimmy Negrete / Expreso

Lograr una metrovía cuyos pasajeros cumplan con las medidas de bioseguridad que demanda la pandemia necesitará mucho más que una campaña como la que impulsa el gerente de la Autoridad de Tránsito Municipal, Vicente Taiano, quien ayer posó para los medios en su segundo recorrido en el cargo (el primero fue el miércoles, en los buses).

OPERATIVO DE BUSES

El riesgo no se baja de los buses del transporte público

Leer más

Taiano apuesta por obligar a los usuarios a usar mascarillas, respetar la señalética de separación que fue pegada en el piso de los articulados recién ayer, cinco meses después de la pandemia y a dos meses y medio de que la ciudad haya pasado a color amarillo.

Taiano dice que la gente debe poner de su parte: pensar en un horario modificado, salir un poco antes de casa y no chocarse con otros usuarios, porque todos debemos ayudar a que no haya rebrote; pero a Taiano se le olvida mencionar un elemento medular, la capacidad logística que ahora tiene el sistema de transporte masivo que mueve a 400.000 usuarios diarios en la ciudad de Guayaquil.

Leopoldo Falquez, gerente general de la Fundación Metrovía, ha confirmado a EXPRESO que a raíz de la pandemia, de 377 articulados que circulaban por la ciudad, solo 94 están activos, pues, dice él, “esto es un problema económico”, por eso tampoco hay alimentadores, “porque no pueden tener pasajeros suficientes”.

La metrovía está diseñada para ser un sistema de transporte masivo. Los costos operativos son los mismos, pero los usuarios ahora son la mitad. No hay dinero suficiente para poner a trabajar a toda la flota.

Leopoldo Falquez, gerente de la Fundación Metrovía.
Vicente Taiano, junto con la alcaldesa Cynthia Viteri, ayer al mediodía, durante la posesión del cargo.

Taiano: “Es hora de que la ciudadanía sienta que la ATM es cercana”

Leer más

Eso explica por qué ayer, al llegar Taiano a la parada California, de la vía a Daule, después de haber salido en una metrovía que no recogió a pasajeros “por error” en la estación de la Troncal 3, una fila enorme de usuarios esperaba articulados mientras personal a cargo del sitio intentaba que no se violen las medidas de bioseguridad impuestas.

“¿Quiere que respetemos las distancias? Ya pues, ponga más unidades”, le gritó un usuario a Taiano. Él no mencionó nada de la escasez de unidades y, al oír a aquel usuario, dijo a las cámaras que eso es lo que buscaba estando en territorio. “Aplicar correcciones”.

También contó que ya había tenido reuniones con personeros de la metrovía sobre el tema, “para mejorar tiempos de viaje, que el carril sea exclusivo y que cada tres minutos haya unidades”.

El orden de las distancias en los paraderos crea larga espera por la falta de articulados y alimentadores.
El orden de las distancias en los paraderos crea larga espera por la falta de articulados y alimentadores.Jimmy Negrete / Expreso

El gerente de la Fundación Metrovía adelantó a este Diario que prevé incrementar de manera paulatina, desde esta misma semana, los articulados, pero no será representativo. Apenas aspira a sumar 16 a los que hay ahora en servicio, esto es, 110 buses del sistema.

Fuimos pioneros en el tema de la bioseguridad, desde el 4 de marzo, con charlas de capacitación, desinfección, concienciación a los ciudadanos y hasta enfermeras y pruebas rápidas.

Leopoldo Falquez, gerente de la Fundación Metrovía.

Falquez también aclara que no es que la ATM haya llegado a poner medidas de bioseguridad. De hecho menciona entre otras medidas, que se instalaron dispensadores de gel en las estaciones, y que, si están vacíos, es porque “se ha detectado a usuarios llevándoselo en fundas”.

metrovía adeuda mejoras inclusión discapacidad

La Metrovía aún adeuda mejoras en la inclusión

Leer más

Reconoce que recién ayer se pudo poner las pegatinas de distanciamiento en las unidades. “El cambio a amarillo propició mejoras. Al inicio teníamos policía, guardias, llevábamos el control y pintábamos las líneas dentro de las paradas. No era necesario el uso del distintivo”, afirma. Ahora pide, como Taiano, la colaboración del público para que las normas de bioseguridad se cumplan, pese a las limitaciones.

La arquitecta Liliana Carbonell observa que es imperativo tener un presupuesto disponible para la adquisición de nuevas unidades (articulados y alimentadores). “Siempre han tenido déficit. Es imposible que las unidades logren satisfacer la demanda ciudadana y cumplir con el aforo establecido”.

SancionesEl conductor que no hace respetar el aforo tendrá una multa de 200 dólares; el que no hace respetar el uso de mascarilla a los pasajeros, de 80.

Taiano citó a los medios a las 06:30 de ayer en la estación de la Troncal 3, pero llegó 40 minutos después. Antes de ese arribo, con un megáfono, una trabajadora de la entidad socializaba con los usuarios las nuevas reglas del juego.

“A partir de hoy encontrará en el piso unos stickers. Deberán respetarlos. Solo podrán entrar 57 personas al articulado, 20 paradas, 37 sentadas. Nadie podrá entrar sin mascarilla. Por favor. Respetemos estas medidas. Que nos van a ayudar a que no haya un nuevo rebrote”, dijo. Lo que no dijo es que hay menos unidades.

Algunos datos

  • Trabajo. Intensificar las medidas de bioseguridad fue de las primeras propuestas de Taiano.
  • Sanciones. Un total de 18.000 personas han recibido sanciones en operativos de la ATM desde abril.
  • Estadística. Esta primera semana se trabaja en recolección de datos para mejorar horarios de uso.