Guayaquil

Guayaquil paga $ 5 millones para recuperar el uso de la Sotomayor

La Junta de Beneficencia vendió el edificio en 2018 por un precio desconocido a Bolívar Rosero.  En emergencia, el Municipio lo expropió.

Hospital Municipal de Guayaquil Bicentenario
La alcaldesa Cynthia Viteri, durante la inauguración del nuevo hospital.Cortesía

En 2016, cuando la exmaternidad Enrique Sotomayor cerró sus puertas, para pasar al Hospital de la Mujer Alfredo G. Paulson, sus directivos no definían qué destino tendría la entidad. Se hablaba entonces de “un hospital de pacientes crónicos, un centro de salud de alto nivel o una casa de acogida. Pero siempre orientada a la salud”.

Aquello no pasó. Hace dos años, el excandidato a la Alcaldía de Guayaquil y empresario de bienes raíces Bolívar Rosero compró la edificación a la Junta de Beneficencia, antigua propietaria del inmueble.

Viteri encerrada

Coronavirus: Viteri asegura que el Gobierno no usa los recursos municipales

Leer más

Aunque prefiere no polemizar evitando dar el monto a EXPRESO, Rosero cuenta que su plan era convertirla en un lugar comercial, por la ubicación estratégica que tiene (en pleno centro de Guayaquil); pero la emergencia del coronavirus le dio un giro a la historia y la emblemática propiedad regresó a sus inicios como servicio a la salud.

Las posturas públicas, los acuerdos internos

A fines de marzo, la alcaldesa Cynthia Viteri anunció que pondría a disposición del Ministerio de Salud la entidad, para que se trate a pacientes con COVID-19. Y días después, cuando ya se destinó como centro de atención intermedia para pacientes con el virus, abanderó del todo la idea de la salud, al punto de decidir que ahora, y en el año en que Guayaquil cumple 200 años de independencia, la exmaternidad cambió su nombre a ‘Hospital del Día Municipal Bicentenario’.

El expropietarioBolívar Rosero es conocido por sus compras de propiedades. A la Junta de Beneficencia antes le compró el antiguo Asilo Mann, al que transformó en Bahía Mall. Además es dueño del anterior Consulado Americano, ubicado en la avenida Nueve de Octubre, y de 900 parqueos en la ciudad. 

Esa reorientación tuvo su reflejo en los formalismos de la transacción: aunque en la resolución AG-DAJ-003 el trámite del traspaso del inmueble se concretó bajo la figura de comodato o préstamo de uso de inmueble, a título gratuito y “tomando en cuenta la situación de emergencia y la urgente necesidad de uso del bien referido (...)”, el Municipio de Guayaquil terminó por expropiar la edificación.

Para ello retribuirá a Rosero con un monto que supera los cinco millones de dólares, de acuerdo con el valor del avalúo que consta en los registros municipales, a los que EXPRESO tuvo acceso a través del Portal de Compras Públicas.

MATERNIDAD 3

Coronavirus: La maternidad Enrique Sotomayor ya no tratará pacientes con COVID-19

Leer más

El aval lo dio una resolución administrativa del 8 de abril de 2020, que lo declaró de utilidad pública, con fines de expropiación a favor del Municipio de Guayaquil, por $ 5’057.176,32. Allí se especifica que, según la Ley Orgánica de Contratación Pública, se podrá convenir hasta un 10 % adicional sobre el valor del avalúo registrado en el catastro del inmueble, ubicado en la intersección de las calles Ayacucho y Pío Montúfar, dentro de la jurisdicción de la parroquia urbana Olmedo.

CompetenciaEl pasado 7 de abril, el Municipio de Guayaquil realizó la entrega oficial de la antigua maternidad Enrique C. Sotomayor al Ministerio de Salud Pública. Viteri arropó el discurso del hospital del Bicentenario recién este mes de mayo. Según lo dicho al inicio, el ministerio estará a cargo de la administración.

Las tradiciones, las legalidades

La Junta de Beneficencia y el Municipio de Guayaquil siempre han tenido estrechas relaciones ligadas al servicio social. La primera entidad no explica aún a EXPRESO por qué vendió la maternidad, pero el experto en urbanismo Juan José Jaramillo analiza que la pandemia fue determinante para replantear la utilidad de la estructura. “Lo positivo es que el edificio, que estaba en desuso, quedará al servicio de la salud una vez más”.

MATERNIDAD SOTOMAYOR

Coronavirus: Guayaquil solicita a Salud ratificar los compromisos acordados

Leer más

Modesto Apolo, síndico de la Asociación de Corredores de Bienes Raíces del Guayas, explica que la Junta, al ser privada, tiene todo el derecho de vender sus propiedades.

Una vez que el Municipio decidió retomar el uso en lo sanitario de la Sotomayor, al llegar la emergencia, optó por la figura de comodato para no descapitalizar al Municipio con un arriendo y con la expropiación se concreta la remuneración al propietario, explica Apolo. “Lo que habría que determinar es si dentro de dicho avalúo se consideran las mejoras que realizó el Municipio de Guayaquil. No debería pasar, porque es dinero municipal”, precisa.

HistoriaEn 1943 comenzó la construcción de la exmaternidad Enrique Sotomayor, gracias a diversas contribuciones. El martes 20 de julio de 1948 fue inaugurada. En 2016 cerró sus operaciones y todas sus funciones fueron transferidas al hospital Alfredo G. Paulson. Atendió durante 68 años ininterrumpidos. 

Viteri ha hecho algunos cambios a la Sotomayor. Entre el contrato de ‘Implementación de trabajos civiles-eléctricos-sanitarios-mecánicos-datos para la construcción, rehabilitación, repotenciación de áreas específicas y complementarias en el exhospital gineco-obstetra, para brindar servicios comunitarios y atención médica ante el COVID-19, en el cantón Guayaquil’, que costó $ 891.826,58; la fase dos de la obra, valorada en $ 2 millones; y otras adquisiciones para equipar el hospital, el Cabildo ha invertido algo más de 3,6 millones de dólares. Es decir, Guayaquil pagará más de 8 millones de dólares por recuperar el uso de la edificación sanitaria. Y eso no solo trastocará la planificación de las obras del 2020, sino la herencia simbólica de esta administración.

Infografía Maternidad Sotomayor
Detalle de los contratos relacionados con la obra en la antigua maternidad.Municipio - Portal de Compras

En enero de este año, cuando Viteri presentaba la agenda de obras para el 2020, mencionaba estudios viales para la vía a la costa, obras recreacionales y la inauguración de obras iniciadas en la anterior administración, como los corredores viales 5 y 6, la planta de tratamiento Las Esclusas, la aerovía y la construcción de la terminal terrestre municipal en la vía a la costa.

Con la pandemia encima, la alcaldesa, como todos los administradores del país, debió reinventarse. Y este nuevo ‘Hospital del Día Municipal Bicentenario’ protagoniza ya el legado nacido, ideado y reestructurado de Cynthia Viteri.

La lectura de las acciones

El constitucionalista y secretario del Observatorio Ciudadano por el Derecho a la Ciudad y Espacios Públicos de Guayaquil, Xavier Flores, cree que la Junta debió prever la estructura como servicio a la salud antes que plantear su venta. “Legal es. Entraría a discusión si es lo socialmente correcto, pues se pudo haber hecho algo mejor que venderlo”.

Hospital Vernaza

El hospital Luis Vernaza reactiva sus consultas de forma presencial

Leer más

Sobre la inversión de Viteri en Salud, Flores reconoce que es una competencia concurrente, aunque tenga la rectoría del Gobierno, a través del Ministerio de Salud. “De hecho, podría tener un rol mucho más decisivo del que ha tenido”.

El urbanista Luis Alfonso Saltos cree que el hecho redunda en la falta de planificación. La maternidad ya tenía un uso y una memoria colectiva y aquello debió proyectarse (incluso en la anterior administración), opina. 

Haber nacido en la maternidad era sinónimo de ser de Guayaquil. Es interesante que no sea patrimonial, porque tiene un fuerte valor urbano. Eso hubiera protegido su uso y no hubiera sido tan fácil la compraventa. Esta es una de las cuestiones rescatables. Guayaquil recuperó un edificio emblemático en su historia.

Luis Alfonso Saltos, urbanista.

Además, apunta, se evidenció la necesidad de disponer de infraestructura de salud pública y de prever otras aspiraciones con el equipamiento urbano preexistente.

La exmaternidad Enrique Sotomayor, ahora ‘Hospital del Día Municipal Bicentenario’, atendió desde septiembre de 1948 hasta agosto de 2016. Allí nacieron 1’640.000 bebés, lo que equivale a más de la mitad de los casi tres millones de habitantes que tiene la ciudad.

La ciudad se acerca al Bicentenario y no hay una obra que llame la atención. Este hospital fue una oportunidad.

Bolívar Rosero, expropietario del inmueble

El discurso del “símbolo del Bicentenario”

cynthia
Ceremonia. Momento en el que la alcaldesa inauguró el nuevo hospital.Cortesía

El Hospital Municipal Bicentenario, la obra “emblemática” de Cynthia Viteri, se inauguró el pasado 19 de mayo de 2020.

“Hace 200 años, a esta ciudad le tocó defender la libertad y ahora nos toca defender la vida y lo haremos desde aquí, desde el nuevo Hospital Bicentenario de la ciudad de Guayaquil”, dijo la funcionaria en su intervención de ese día, ligando el aniversario de independencia a su obra nueva.

“(...) Aquí en Guayaquil no conocemos la palabra rendirse; no está en nuestro diccionario esa palabra porque la borramos hace 200 años y este Hospital es un símbolo; que, de lo malo, de la muerte, de las cenizas, de los escombros, Guayaquil se vuelve a poner de pie, nuevamente fuerte, nuevamente libre, nuevamente grande; ese es el significado de este edificio”, recalcó Viteri.

Hoy estas instalaciones servirán para luchar contra esta pandemia; nosotros, los guayaquileños, escogimos luchar por la vida, como lo hemos hecho siempre... ¡Bienvenida la vida y bienvenido el Bicentenario!

Cynthia Viteri, alcaldesa.