Guayaquil

Guayaquil aún no sabe cuán contaminada está su gente

El Municipio reincide en el hermetismo de su información mientras que, según expertos, los estudios locales han sido parciales. Un observatorio también espera los datos

aire
EXPRESO no recibió respuesta ante la solicitud al director municipal de Ambiente de Guayaquil para saber qué pasó con la red de monitoreo de calidad del aire que hasta 2018 estaba atrasada.CHRISTIAN VASCONEZ

"Guayaquil tiene solo 66.000 árboles", se sorprendía en septiembre de 2019 Guillermo Peñalosa, presidente de la Organización Mundial de Parques Urbanos. El dato era una estimación, aclaraba. En realidad, aún no se han hecho estudios concretos al respecto. Aunque sucede igual con otros factores como la calidad del aire y suelo, ola de calor, el estrés hídrico, entre otros.

arbol cemento 1

Expertos plantean cómo quitarle el gris a una ‘ciudad de cemento’

Leer más

Entonces, ¿cómo se mide, reporta y de qué manera se toman decisiones sin esos datos? fue parte del cuestionamiento que hizo hace más de un mes el Observatorio Ciudadano por el Derecho a la Ciudad y Espacios Públicos de Guayaquil al Municipio de Guayaquil.

Esa organización solicitó, vía oficio, a la alcaldesa de la ciudad, Cynthia Viteri, datos completos sobre las mediciones ambientales de Guayaquil, así como la metodología usada en la obtención de esta información. Sin embargo, la solicitud no ha tenido contestación.

Inés Manzano, activista ambiental, asegura que estos datos no han sido recabados por la autoridad municipal, pese a que la norma así lo establece. “Realmente Guayaquil no maneja información ambiental adecuada. Creo que la Autoridad de Tránsito (ATM) ha hecho algunas mediciones de dióxido de carbono y ruido, pero son superpuntuales. No es que se tiene algo perenne, como estaciones (en sectores estratégicos), por ello es que tampoco hay información”, explica. Y así también con otros factores, recuerda la también experta en Derecho Ambiental.

La competencia municipal en torno al ambiente ha sido inestable, señala Manzano. “Por eso es que en dos ocasiones le han suspendido las competencias”, agrega.

En 2013, según consta en un documento del Ministerio de Ambiente, dicha cartera de Estado suspendió temporalmente la acreditación del Municipio de Guayaquil, como Autoridad Ambiental de Aplicación responsable, por incumplir con la normativa ambiental vigente. Los motivos de tal anulación, explicó la ministra de entonces, Lorena Tapia, se debieron a la emisión de ordenanzas para las actividades de Minería y Estaciones Bases Celulares, sin concordancia con la normativa ambiental nacional y el otorgamiento de permisos ambientales sin su respectivo proceso de participación social. A esos sumaban causas como no concluir con procesos de manejo de denuncias por contaminación ambiental, ni realizar un control efectivo y seguimiento de actividades de descarga de desechos líquidos al Salado.

Aún con tal antecedente, hay quienes todavía no sienten que los procesos de participación social en cuestiones ambientales hayan mejorado, dada la ausencia de información, explica Luis Alfonso Saltos, coordinador del Observatorio Ciudadano por el Derecho a la Ciudad y Espacios Públicos.

Para citar un caso concreto, Saltos piensa que sería interesante conocer de qué manera se va a enfocar los estudios y cuáles serán los indicadores que se tomarán para realizar los censos georreferenciales de la realidad de árboles y espacios verdes en la urbe, cuya contratación de estudios se firmó hace dos días.

Para Vanessa Rodríguez, experta en Gestión Urbana y Políticas Públicas, la problemática con la identificación de mediciones ambientales, no solo en Guayaquil, sino también a nivel de país, es que muchos de los estudios para nombrar un factor de calidad del aire resultan limitados y puntuales.

A eso agrega que “a veces existe información de calidad”, pero no es gestionada adecuadamente, sea por falta de capacidad para analizarla o por cuestiones políticas. “Muchas veces lo que pasa es que se toman decisiones en este ámbito de forma intuitiva”, apunta la también directora del laboratorio de Ideas Urbanas de la Escuela de Gobierno (IDE).

2

Guayaquil une el cáncer de piel y el déficit de sombra

Leer más

Entre otros problemas, manifiesta Rodríguez, está el abandono de proyectos ambientales. Al respecto, explica, es la ciudadanía quien debe realizar veedurías para que los planes no se queden a medias.

Este Diario consultó, mediante correo electrónico, a Bolívar Coloma, director municipal de Ambiente, qué pasó con la red de monitoreo de calidad del aire que hasta 2018 estaba atrasada, y sobre los resultados que arrojaron los aparatos. Además, EXPRESO volvió a insistir en una entrevista con el funcionario para saber detalles de los proyectos que se llevan a cabo para conocer cuán contaminada está Guayaquil. No tuvimos respuesta.