Guayaquil une el cáncer de piel y el déficit de sombra

  Guayaquil

Guayaquil une el cáncer de piel y el déficit de sombra

Es uno de los cincos tipos de la enfermedad con más incidencia en la ciudad Médicos recomiendan promover las zonas techadas y la siembra de árboles

2
Recursos. Algunos habitantes de Guayaquil usan diferentes implementos para cubrirse de los rayos ultravioletas del sol. Uno de los más comunes son las sombrillasVALENTINA ENCALADA ORTEGA

El Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer se celebró el pasado 4 de febrero con un sinnúmero de actividades, como cada año, con la finalidad de incentivar a la concienciación y prevención de esta enfermedad, que afecta a 1 de cada 6 mujeres y a 1 de cada 5 hombres en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La celebración de la fecha continúa hasta el cierre de este mes.

bosque

La comunidad va al rescate del Bosque Tropical Samanes 1

Leer más

En Guayaquil, el cáncer de piel es uno de los cinco tipos de la enfemerdad con más alta incidencia, según los registros del hospital de la Sociedad de la Lucha Contra el Cáncer (Solca), que suma a la lista el de mama, cuello uterino, próstata y tiroides.

En 2018, solo en Solca Guayaquil se registraron 298 casos (entre dos tipos de cáncer de piel).

Va en aumento en el puerto y en todo el mundo, asegura el cirujano oncólogo Mario Leone, jefe del Servicio de Piel y Partes Blandas y del Servicio de Cuello y Cabeza de Solca. La entidad, sin embargo, aún no tiene estadísticas de 2019.

“Este cáncer está relacionado con la exposición al sol y tiene que ver con la resistencia al sol del paciente; pero con el Ecuador en la línea equinoccial, tenemos sol todo el año, por lo que aguantamos mucho los rayos ultravioletas”, explica.

La piel que es más propensa al cáncer de piel es la blanquinosa. La que se expone al sol y en lugar de broncearse, se pone colorada. Esta debe ser más cuidada.


Mario leone

Cirujano oncólogo y jefe de Servicio de piel y partes blandas de Solca

Además de las recomendaciones sobre usar ropa antisolar, bloqueador cada dos horas, gafas y evitar salir en tardes soleadas, el especialista menciona que hace falta más cultura de prevención y proyectos gubernamentales para evitar esta enfermedad. “Se podrían desarrollar ordenanzas, como se hace en otros países, como Chile por ejemplo, para proteger a la población, como áreas techadas en los colegios y promover la siembra de árboles que produzcan sombra”, indica.

siembra de árboles universidad

Estudiantes siembran mangles para salvar el estero Salado

Leer más

No es el único que asegura que con más sombra de áreas verdes se puede transitar por el centro de Guayaquil en días soleados sin exponerse a los fuertes rayos ultravioletas, que conducen a este mortal padecimiento.

3
Hecho. Hasta con periódicos y libretas los transeúntes intentan protegerse del sol a diario en la ciudad.VALENTINA ENCALADA ORTEGA

La doctora especialista en Dermatología María Fernanda Carvajal, quien también atienden a personas con afectaciones en la piel en Solca, coincide con él.

“Los árboles son una excelente forma de generar sombra y en la ciudad tenemos pocos. Pasa igual en las escuelas y colegios. Generalmente, el patio es una cancha de cemento donde juegan los niños. Si no contamos con la sombra que nos dan los árboles, estamos mucho más expuestos a la radiación del sol y, por ende, al cáncer”, declara.

Pijío

Expertos enseñan cómo se puede arborizar la ciudad

Leer más

Ella también hace énfasis en una cultura de prevención. “Siempre pienso que estaríamos educando en la prevención si el profesor de Educación Física del colegio le dice a los niños, ‘¡vayan a cambiarse, póngase protector solar y salimos a entrenar!’. Así educamos”, detalla.

Generar campañas de educación para tomar conciencia del cuidado de la piel; invertir en publicidad de autocuidado; implantar áreas verdes con más árboles y promover el uso del bloqueador solar en actividades al aire libre es también lo que recomienda para los guayaquileños la doctora Diana Herrera, dermatóloga clínica, estética y quirúrgica.

Debemos evitar exponernos al sol en el lapso de mayor radiación solar, que es de 11:00 a las 15:00. Usar ropa protectora, gafas, sombrero y protector solar.

María Fernanda Carvajal

Doctora dermatóloga de Solca

“Y ante señales de alarma, que las personas busquen ayuda médica dermatológica”, acota.

El ingeniero Juan José Sabando, experto en temas de medio ambiente, quien además realiza estudios de cómo los efectos de la contaminación afectan a la salud de las personas, concuerda también en que la mejor forma con la que el Cabildo puede ayudar a la prevención de cáncer de piel es no deforestando calles y parques y, al revés, sembrando e impulsar la plantación de más árboles que puedan dar sombra.

93

Receta urbanista para la ciudadela 9 de Octubre

Leer más

“La falta de árboles en la ciudad no permite que la radiación solar sea absorbida, lo que permite que caiga directamente en la piel de las personas y en los edificios, donde se originan las islas de calor”, señala.

Los rayos ultravioletas traspasan la capa de ozono y afectan directamente la piel cuando está desprotegida. Afectan mucho más a la población de la Sierra.

Diana Herrera

Dermatóloga clínica, estética y quirúrgica

Sabando cree que lo ideal sería que el Municipio tenga un plan de acción ambiental donde se consideren planes de adaptación al cambio climático, como buscar una manera de incentivar a la no tala de árboles y bosques; y a prevenir incendios forestales.

Pero no solo son los expertos quienes piden más áreas verdes para evitar el incremento de enfermedades mortales, en la calle, son los ciudadanos quienes piden más árboles en el centro y en varios tramos del norte, para aplacar en gran medida el calor y aliviarse con la sombra de los rayos del sol. EXPRESO lo corroboró tras un recorrido, en la tarde, por la ciudad.

  • Escenario. Por cada mil metros de altura, una ciudad tiene el 20 % de intensidad de los rayos ultravioletas. Quito está más expuesto que Guayaquil.

“Siempre salgo a caminar al centro, lo hago después de las 17:00 precisamente por el sol, pero hoy me voy a encontrar con un amigo, por eso vine más temprano. He caminado cuatros cuadras para hallar un asiento donde llegue la sombra de un edificio o de uno de los pocos árboles pequeños que hay aquí”, contó Guillermo Ortiz, economista jubilado, quien ayer se sentaba en una de las bancas de metal del bulevar 9 de Octubre, que a esa hora, 15:30, ardía de lo caliente.

Solca tuvo un proyecto el año pasado, que para mediados de este 2020 tiene previsto replicar. Se llama ‘Con el sol no se juega’ y está enfocado en llamar la atención a los deportistas para no realizar los partidos de fútbol en horas de la tarde, a pleno sol. Además de incentivar al techado y áreas verdes en las escuelas y colegios.