La informalidad se toma los exteriores del mercado de las Cuatro Manzanas

  Guayaquil

La informalidad se toma los exteriores del mercado de las Cuatro Manzanas

Los comerciantes piden que se redoblen los controles, especialmente los fines de semana

exteriores mercado cuatro manzanas
Situación. Diversos negocios se ubican en las afueras del mercado de las Cuatro Manzanas.Juan Daniel Ponce / EXPRESO

Los dueños de los negocios del mercado de las Cuatro Manzanas, ubicado en el sur de Guayaquil, se quejan de la presencia de los comerciantes informales que se han apoderado de los exteriores del espacio y que, a su juicio, se han multiplicado durante los últimos días.

A1-6303677 (16303677)

El Municipio separará de la entidad a los empleados que vendían pruebas COVID

Leer más

Los vendedores coinciden en que ahora se les hace mucho más difícil alcanzar las ventas promedio que tenían antes de la llegada de la pandemia, y que con esta situación se hace más complicado, teniendo en cuenta que con el semáforo amarillo tienen más tiempo para atender. 

"Esto nos afecta a todos porque tratamos de reactivarnos con los negocios y vemos que afuera hay de todo; la gente ya ni ingresa, y tenemos que hacer esfuerzos para lograr esas ventas", manifestó la comerciante Marlene López.

No estoy de acuerdo con que tanto comerciante se sitúe en las veredes. Hoy, que el distanciamiento es la norma que, en parte, evita la propagación del virus; allí no se la cumple. ¿Falta control? Sí, pero falta sobre todo tener respeto hacia el resto de ciudadanos. Si ellos no colaboran, nadie se salva.

Paola Cáceres,
​habitante de la ciudadela Bolivariana

Así como ella, decenas de vendedores también se lamentaron de que los fines de semana la informalidad se "multiplique" en las afueras del centro de abastos. La mayoría lo atribuye al desempleo y a que llegan otros comerciales independientes del mercado San Vicente de Paúl, situado en el suroeste de la ciudad.

EXPRESO comprobó que los vendedores se instalan en un espacio de la calle o aceras -con plásticos y otros objetos- para vender diferentes productos. Asimismo, diversas personas se ubican en las puertas de ingreso para negociar útiles escolares y escritorios para computadoras a los padres de familia.

Lo que más me preocupa de toda esta aglomeración es ver que no se cumplen las medidas de bioseguridad. Ese mercado era un sitio al que iba siempre. Ahora no lo hago, pero por la cantidad que se instala afuera y no te permite guardar ni los 20 centímetros de distancia.

Amanda Gonzabay,
​habitante de la ciudadela Pradera 2
Barrio Guayaquil

“Rescatemos el latido humano con el comercio del barrio”

Leer más

El irrespeto a la distancia de al menos dos metros es otro tema que preocupa a los comerciantes del mercado. Ellos señalan que aunque trabajen con mascarillas y medidas de seguridad, aún hay familias que llegan a comprar los productos, y no una persona para evitar las aglomeraciones. 

"Por eso queremos que se hagan los controles pertinentes del caso. Debe haber una solución rápida, aparte porque no se respeta el distanciamiento", concuerdan.