Los cíber, un negocio que se reinventa para no ‘morir’

  Guayaquil

Los cíber, un negocio que se reinventa para no ‘morir’

El avance de la tecnología les quitó espacio en barrios y ciudadelas. Sus propietarios buscan ahora alternar con otras ofertas para no perder clientela

ciber 1
Cambios. Las cíber-cabinas se han diversificado por falta de clientes. Muchos lo alternan con otras actividades.Christian Vinueza

Parecían extintos por la poca rentabilidad que les ha ido dejando, cada vez más, el avance de la tecnología. Con el paso del tiempo, los trabajos de investigación y las impresiones, que eran su fuerte, ahora se pueden realizar desde la comodidad del hogar con un teléfono celular, algo inimaginable hace quince años. Pese a eso, los cíber tratan de sobrevivir en barrios y ciudadelas con innovaciones y juegos en línea, para no perder clientela.

Clausura agencia

Clausuran cinco agencias de viaje que funcionaban como cybers en Guayaquil

Leer más

“Caminar por el barrio hacia el cíber, llegar y pasar la tarde ahí era una rutina que nos unía a mi hermano y a mí”, recuerda con alegría Antonio Vergara, estudiante de 21 años, para quien hablar de estos sitios es recordar inevitablemente su infancia. Sus padres le daban dinero cada día para que pueda acudir a esos locales de alquiler de máquinas junto con su hermano mayor. Antonio jugaba en Internet y su hermano se conectaba a Messenger para entretenerse con sus amigos.

Un anécdota que no está muy alejada del presente. Hace pocos años, Daisy Cedeño, dueña de un cíber ubicado en la urbanización Villa Italia, emprendió una idea alternativa. Lo hizo, más bien, para ayudar a los chicos del barrio que no cuentan con conexión de buena calidad.

Su cíber-bazar ofrece: copias, impresiones, fotos, escaneos, trabajos en Word y Excel, lo que considera muy rentable si se tienen los equipos adecuados. En su interior, una espaciosa sala que ha sido adaptada con tres computadoras, asientos cómodos, auriculares especiales y una alacena con snacks y refrescos, recibe a sus clientes. En el sitio se escucha a dos chicos jugar los famosos ‘Free Fire’ y ‘Valorant’.

“Ellos vienen casi todas las tardes y pueden permanecer más de dos horas jugando. Este tipo de actividades requieren de mucho tiempo, a diferencia de una impresión o un deber de la escuela”, detalla Daisy.

ciber 2
En algunos locales, los clientes llegan con sus trabajos hechos y solo imprimen. Ya no se quedan horas frente a la computadora.Christian Vinueza

Para ella, los avances tecnológicos ayudarán a que el cíber no desaparezca.

cyber marcos alvarado

El hombre para el que tener cybers sigue siendo negocio y acaba de abrir el tercero

Leer más

“El problema”, explica, “es que la idea del cíber no la relacionamos con los juegos virtuales que necesitan de otro tipo de tecnología, de calidad y de equipos. Con mi esposo tenemos la convicción de que los cíber serían muy necesarios cuando la nueva tecnología de los juegos inteligentes llegue con más fuerza a Guayaquil. Nosotros estaremos preparados con los equipos adecuados”.

En la otra orilla están los que aún luchan por conservar el negocio y apuntan a las imprentas, despensas o a brindar otro tipo de servicios.

Jéssica Chiquito, dueña de un cíber en la ciudadela Bellavista, ha sobrevivido con la hibridación de su local. “Empecé con un bazar, luego un cíber y ahora nos estamos enfocando en la venta de una variedad de productos a manera de despensa y brindar el servicio de pago de servicios básicos”.

Se puede vivir de un cíber si brindas otros servicios. Vendo útiles escolares y mi esposo repara computadoras. Serán muy necesarios cuando llegue la nueva tecnología de juegos inteligentes.​


Daisy Cedeño,
propietaria de cíber-bazar en Villa Italia

Caminar por el barrio al cíber y pasar la tarde ahí, era una rutina que me unía a mi hermano. Yo jugaba en Internet y mi hermano se conectaba a Messenger para entretenerse con sus amigos.

Antonio Vergara,
estudiante y usuario durante la adolescencia

Desde el 2008 opera en el mismo sector. Empezó con diez computadoras, pero ahora solo tiene dos. El espacio se ha adecuado como un minimárket. Las computadoras casi no se utilizan. Comenta que son pocos los que acuden a utilizar una máquina y, solamente, para abrir el correo electrónico e imprimir. “Ya no existe el cliente que se queda sentado en el computador por horas”, comenta.

referencial

El SRI aplica control de impuestos a las ventas por Internet

Leer más

Una situación parecida vive Jorge Meneses, quien lleva más de 16 años en este negocio. Si bien no tiene grandes ingresos, lo ha ‘rescatado’ el sector donde está el establecimiento: cerca de la Universidad de Guayaquil.

“Me he mantenido por el asunto de los estudiantes. Con la pandemia se redujo la afluencia, también los ingresos. Pero sí que hay ganancias y movimiento en este sector”, dice esperanzado de que el regreso a clases lo ayude nuevamente a despuntar.

A diferencia de otros, él ha optado por no brindar ningún otro tipo de servicio por falta de equipos. “Se podría decir que los que continuamos en este negocio nos hemos dedicado a las copias, impresiones y otros a las gigantografías. En mi caso no dispongo de los equipos necesarios, pero me gustaría brindar también este servicio”, relata. Asegura que cuenta con el conocimiento adecuado, pero le hace falta capital.

Todos concuerdan en que los avances tecnológicos nos han dado y arrebatado vivencias, sueños y objetivos; sin embargo, hay un punto en donde todo converge: el ser humano se adapta, y la idea de un local de alquiler de máquinas no suena todavía a pasado.

Ouali Benmeziane

Ecuador abre una ventana al futuro para asomarse al metaverso, el internet 3D

Leer más
ciber 3
El negocio se alterna con otras actividades relacionadas, como impresión, copias, venta de material de oficina.Christian Vinueza