Las campanas del templo de La Libertad dejan de sonar para evitar un colapso

  Guayaquil

Las campanas del templo de La Libertad dejan de sonar para evitar un colapso

Las torres de la iglesia Virgen de la Esperanza están partiéndose El sitio, ubicado en La Libertad, aglomera cientos de fieles en Semana Santa. Aumenta el temor entre los feligreses

Iglesia matriz de La Libertad
Muros. Las cañas se han colocado para impedir que los feligreses se sienten en el sitio, bajo las torres.Joffre Lino

Las campanas de la iglesia matriz de La Libertad, Virgen de la Esperanza, una de las más visitadas en la Semana Santa, han dejado de sonar. Tradicionalmente lo hacían a las 12:00 y a las 18:00, pero ahora hay silencio.

Costa de Oro Salinas

Las “lagunas” del vecindario que los vecinos desprecian en Salinas

Leer más

Las torres, ubicadas en lo más alto del santuario, han empezado a desmoronarse; y para evitar que la vibración de las campanas las afecte todavía más, a tal punto que dé cabida a un colapso, los directivos del Comité Católico del templo han optado por la medida. Como prevención.

El año pasado se cayeron las estrellas que adornaban las dos puntas en el área del campanario, se cuartearon las paredes y colapsó una de las ventanas. Ahora, las lluvias han hecho que el agua ingrese por el área superior e inunde el templo. El agua también dañó parte del altar, donde se encuentran las imágenes de San Antonio de Padua y el de la Virgen de la Esperanza, que es la Patrona de la Península.

Lugares como estos deben conservarse, son joyas valiosas de la cultura de fe. Deben ser reparadas las torres antes de que haya incidentes graves. El riesgo es inminente.

Luis Bajaña,
turista
Iglesia matriz de La Libertad
Hecho. Se ven las varillas y cañas colocadas alrededor de las torres, cuya forma y base han empezado a romperse.Joffre Lino

El santuario es considerado ícono turístico de la urbe y las efigies que posee datan del siglo XVII, por lo que en 1970 se la declaró patrimonio cultural. Son centenares de devotos que a diario acuden al sitio, ubicado al pie del mar. En lo alto de un cerro.

El sacerdote William Mora, quien oficia las misas, es uno de los más preocupados por la situación, pues teme de algún accidente. El religioso ha colocado cañas que sirvan de sostén en los sitios más deteriorados.

Historia.El santuario, que inicialmente fue de caña, fue construido en el año 1910. La última restauración integral que tuvo fue en 1965.

El párroco espera que alguna autoridad del cantón o de la provincia lo ayude con la restauración que, según los estudios técnicos preliminares, bordean los 30.000 dólares. El plan b sería efectuar colectas públicas para reunir fondos y empezar a reparar lo más urgente. El templo no ha sido restaurado desde 1965.

Malecón de Ballenita

El agua perfora un tramo del malecón de Ballenita

Leer más

“Solo espero que algún ente se haga presente debido a que los gastos en la reparación son altos y es difícil que la comunidad los pueda reunir. Hemos oficiado al Municipio, ojalá tengamos alguna respuesta”, dijo Mora, parte de la congregación de sacerdotes Franciscanos.

La comunidad exhorta a que el apoyo llegue. Temen que, como ha pasado en otras ciudades del mundo, ante un posible riesgo de colapso, la iglesia deba cerrar sus puertas de forma temporal.

La iglesia matriz es un símbolo importante para La Libertad y su historia y, frente a ello, el Municipio debería encargarse de su reparación. Y una que sea integral y duradera.

Wider Vivas,
feligrés
Iglesia matriz de La Libertad
Las varillas de los pilares están también desgastadas.Joffre Lino

“Esta es la principal representación religiosa que tiene la ciudad, por eso es necesario que se ayude para repararla. La gente viene a orar, pero también a conocerla. A veces vienen al mirador aledaño al templo. En sí, todo el sitio, su entorno, es importante. Urge que no abandonen el espacio. Gente de aquí, de Guayaquil, de la Sierra, sobre todo en los meses que vienen y en la Semana Mayor, aquí se congregan”, relató.

El turista Luis Bajaña, uno de los visitantes, al enterarse de lo que está ocurriendo se unió al pedido para que no se permita que la destrucción continúe. “He investigado y las imágenes que posee son originales. Son muy pocas las iglesias con santos que datan de siglos. Por la importancia que representa como patrimonio, el Gobierno Nacional también debería intervenir. Hacerse presente”, expresó el visitante.

ballenita

Ballenita en alerta luego del asalto a turistas en la playa

Leer más

Todos apuntan a que los arreglos empiecen ya. “En Semana Santa son cientos los visitantes, podría jurar que miles. Si los arreglos no se han hecho, los accidentes podrían presentarse. Lo que estamos viendo es una advertencia. Que no se permita hoy el ingreso al área colocada bajo las torres no es la solución a lo que estamos viendo”, aseguró Milena Pinargote, guayaquileña que tiene una casa para vacacionar cerca del malecón.

Para el geólogo José Albán, lo que ocurre con las torres es producto de la erosión, debido a la salinidad de la brisa marina. Las varillas que la sostienen se corroen y dañan la estructura, por eso es necesario que se vuelvan a construir con un material de mejor calidad. Sin embargo, ejecutar este trabajo, a decir del Comité, superaría los $ 50.000.