Guayaquil

El bosque protector Cerro Blanco, en el trazado de la autopista al aeropuerto

La Autoridad Aeroportuaria tiene la intención de construir dos túneles subterráneos en el tramo oeste de esa zona protegida.

Cerro Blanco
Guardabosques, en trabajos de exploración en el área del bosque protector Cerro Blanco.Archivo / Cortesía

El fin de semana pasado, una contratista de la Autoridad Aeroportuaria de Guayaquil realizó sondeos de tierra en el Bosque Protector Cerro Blanco, como parte de los estudios de la futura construcción de dos túneles subterráneos que complementarán el proyecto de la autopista alterna a la Costa y al nuevo aeropuerto de la ciudad, en Daular.

Así lo confirma a EXPRESO el gerente de la entidad, Nicolás Romero, ayer, un día después de que el ministro del Ambiente, Raúl Ledesma, llamara a una rueda de prensa para solicitar información sobre los trabajos llevados a cabo en el área, de los cuales se enteró por denuncias públicas en redes sociales.

Romero ultimaba ayer, al mediodía, detalles del informe que solicitó el ministro. Este Diario accedió al documento (ver infografía abajo).

Allí se explica que la intervención en la zona protegida tuvo previa socialización con la empresa propietaria del área y se ejecutó los días jueves 6, viernes 7 y sábado 8 de febrero. “Se llevó a cabo un levantamiento de la información geofísica en la zona involucrada, a fin de determinar el tipo de suelo, a través de pequeñas detonaciones”, describe Romero.

Eso explica la denuncia en redes que se hizo viral el fin de semana, en la cual se observan los implementos utilizados en el estudio por la contratista de la Autoridad Aeroportuaria.

Enrique Guerrero, deportista y miembro del colectivo Facebook Cycles, y uno de los activistas que llamó al ministro del Ambiente, critica que no se haya socializado el inicio del estudio en esta zona, que por su diversidad de fauna y flora tiene que mantenerse protegida.

Romero
Nicolás Romero, gerente de la Autoridad Aeroportuaria, en su despacho.Blanca Moncada / EXPRESO

Queremos estar seguros de poder seguir utilizando los senderos, que los animales estén protegidos y que se trate el tema de la mejor manera, es decir, que sea socializado con la comunidad.

Enrique Guerrero, deportista.

“¿Qué va a suceder con la única montaña que tenemos? La vida silvestre en el cerro es abundante. Por eso nuestra preocupación. Es necesario estar alertas y poner atención en lo que se viene”, añade por su parte Daniel Salazar, ciclista de montaña que representó a varios grupos de ciclistas de la ciudad en el encuentro con Ledesma y la prensa el domingo.

Los detalles del proyecto

El lugar de la intervención, explica, se detectó a 800 metros de la subida de la zona conocida como El 507, detrás de la gasolinera de Puerto Azul. “Era un grupo de 5 personas. Cuando llegamos paralizaron los trabajos”, recuerda Salazar.

Proyecto Aeropuerto
Este es la intervención de la autopista en Cerro Blanco.

Nicolás Romero aclara que el Ministerio del Ambiente concedió certificado ambiental para el estudio en las áreas de la cordillera Chongón y Cerro Blanco el 22 de junio de 2018, y que el inicio de este fue el 27 de diciembre de 2019; pero que no existe un permiso de construcción emitido por la cartera de Ledesma aún.

La investigación analiza la futura construcción de dos túneles de tres carriles subterráneos en la zona del extremo oeste de Cerro Blanco, tal como los del cerro Santa Ana, El Carmen y San Eduardo, y que estarán ubicados a 280 metros desde la superficie del bosque, “con un impacto ambiental mínimo”, asegura el informe. Además, estos tendrán la entrada y la salida fuera de los límites del área protegida, precisa.

En cuanto a los trabajos, Romero explica en el documento que se realizó limpieza de maleza para permitir la colocación de cables y geófonos para obtener los perfiles geofísicos que informen sobre la calidad de los suelos y, en particular, del material rocoso. (...)”.

La escasa socialización

Estos trabajos ponen nuevamente en debate los procesos de socialización que se cumplen en la ciudad con las obras municipales. Así lo asegura el exasesor de la Comisión de Biodiversidad y Recursos Naturales de la Asamblea y actual coordinador del Observatorio Ciudadano por el Derecho a la Ciudad y Espacios Públicos de Guayaquil, Luis Alfonso Saltos.

Lo que están haciendo ahora es el estudio de la vialidad del proyecto, donde la participación ciudadana debe ser un componente, porque no solo se analizan impactos positivos o negativos al ambiente, o si es viable económicamente, sino que se tiene que ver la aceptación de la ciudadanía en relación al proyecto, porque son los usuarios directos que pueden verse afectados por una obra.

Luis Alfonso Saltos, coordinador del Observatorio Ciudadano por el Derecho a la Ciudad y Espacios Públicos de Guayaquil.

Asimismo, los ministerios del Ambiente y Turismo deberían acompañar este proceso, ya que la biodiversidad y actividades urbanas recreativas en esta zona pueden verse afectadas por estos estudios, “como se evidenció en las redes sociales”, precisa el experto.

Este Diario solicitó a Ambiente una postura sobre este tema. Hasta el cierre de esta edición, no hubo respuesta. No obstante, Ledesma ofreció analizar el informe de la Autoridad Aeroportuaria y luego de eso emitir un comunicado.