Guayaquil

Bodas burbuja, la nueva onda del sector del ocio para fiestas

Organizadores de eventos plantean alternativas para retomar las celebraciones con medidas de bioseguridad Promueven matrimonios con menos invitados

Sesión de foto
Nina Reguera, fotógrafa, realiza una sesión de fotos en los días en que se hacen eventos pequeños, solo entre quienes viven en la misma casa.Christian Vinueza

Antes de que se pongan de moda las fiestas clandestinas es mejor organizarlas con las debidas medidas de bioseguridad. Es el planteamiento de la industria del ocio.

Más de 362 dueños de negocios de organizadores de eventos del país se reúnen desde hace dos meses, para elaborar el borrador del protocolo para reducir los contagios de coronavirus en un festejo. La líder que los ha congregado es Margarita Rugel, propietaria de la marca ExpoBoda.

En los cantones que están en el color amarillo ya se realiza el matrimonio civil.

El coordinador Zonal 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), del Registro Civil Nacional, Andrés Fantoni Baldeón, explica a EXPRESO que se ha reagendado los casamientos de quienes se inscribieron para hacerlo en marzo y abril de 2020. Agrega que hasta el jueves 5 de junio se habían realizado 90 matrimonios civiles.

138
bodas civiles
ha reagendado el Registro Civil, en la zona 8 (Guayaquil, Durán, Samborondón)

Las fiestas en el semáforo amarillo no están permitidas, por ahora los nuevos matrimonios, quinceañeras o baby shower hacen sesiones de fotos al aire libre, en lugar de una recepción, cuenta Nina Reguera, dueña de Reguera Studio.

“El fotógrafo lleva puesta la mascarilla de protección y se limita el contacto físico”, resalta Reguera.

El grupo sugiere que exista un protocolo para cada proveedor y que este lo aprenda en talleres dados por expertos en las medidas de bioseguridad especializadas en ese sector. Las fiestas con 500 invitados tal como se conocen, quizá se puedan realizar en 2022 y después de que exista la vacuna para el COVID-19, señala Rugel.

Mujer cantando maquillada

Las celebraciones ahora son... ¡en línea!

Leer más

“En este tiempo deben empezar, por ejemplo por las bodas, quinceañeras o baby shower burbujas, con la familia inmediata”, manifiesta Nina Reguera.

La organizadora de boda, Diana Aguilar, dice que hay parejas que aceptan casarse en medio de la emergencia sanitaria, porque si hay un rebrote no quieren estar separados nuevamente por meses. “Mientras que hay otros novios que han optado por postergar el evento para el próximo año, porque no quieren una celebración al estilo apocalíptico, donde se deban utilizar mascarillas”, explica Aguilar.

Resalta que aunque la ciudad salga de la semaforización se deben mantener las medidas de bioseguridad, porque las autoridades de salud hablan de que el coronavirus es una enfermedad endémica.

“Por eso se ha pensado en nuevas decoraciones. Por ejemplo, no existirán mesas de bocaditos, no habrá la fila para la comida. El servicio de bufet ya no se dará, la comida se llevará a cada invitado. Las mesas ya no serán para 8 personas, solo de 4 y se pueden sentar quienes viven en la misma casa. Las mesas deben tener distancia de 2 metros”, indica la arquitecta Alexandra de Aguirre, dueña de Decorline Casa de Eventos y Banquetes.

Decoración
Una decoración para una boda civil de Decorline, donde asisten solo quienes viven en la misma casa.Cortesía

Para quienes desean mantener la mesa de la torta y bocaditos para la foto, todo allí debe ser falso. “Así como existe la torta falsa, ya se están alistando los pasa bocados artificiales”, señala Aguirre.

El cambio también estará en el aforo, en un salón para 100 personas podrán ingresar solo 30 o 50, para asegurar la distancia física. “El aforo de los eventos sociales debe ser determinado por el Comité de Operaciones de Emergencia”, precisa Rugel.

andes centro

Hoteles y restaurantes deben estar provistos de alcohol y mascarillas

Leer más

En cuanto al licor que se brinda en un festejo deberá ser controlado, para evitar que alguien pasado de copas tenga un comportamiento no acorde a las medidas de bioseguridad.

Adicional a esto la industria del ocio prepara una fiesta piloto en Cuenca y en Guayaquil. La fecha para hacerlo la deben poner las autoridades, “porque la idea es que vean en la práctica el protocolo que estamos sugiriendo”, dice Rugel.

También van a solicitar a las autoridades un sello, que permita al cliente identificar a los negocios que han estudiado los nuevos protocolos.

La industria del ocio tiene como meta escribir una nueva historia post COVID. Rugel subraya que han creado varios proyecto; uno es el de Novias en Cuarentena, ellas deben contar su semblanza de amor, por sorteos se les darán premios. Otro, es la fiesta virtual. “Ofrecemos llevar en cajas la decoración, para cada casa y asesorar para ponerla. Así se puedan hacer fiestas de bodas a través de redes. Se puede llevar la comida a cada casa de los invitados y organizar música para que cada quien baile desde su hogar”, indica Aguilar.

La preparación del sector continúa en esta semana, los instructores serán abogados, porque los contratos para los eventos también hay que cambiarlos. La industria del ocio promueve que después del COVID-19 la vida sigue y la fiesta también.

Adrián Tábara
Adrián Tabara cumplió 10 años en mayo, mes en que Guayaquil estaba en cuarentena por el COVID-19, pero tuvo su fiesta virtual.Cortesía

"EL FESTEJO EN LÍNEA SÍ ES DIVERTIDO"

En el cantón Piñas, de la provincia de El Oro, el barrio 28 de Mayo celebró sus 40 años en línea. “Las personas bailaron en su casa, la fiesta duró 5 horas y se conectaron 1.000 dispositivos”, dijo Diana Aguilar, organizadora de eventos.

Además se están celebrando cumpleaños a los niños con fiestas virtuales, La familia Tábara Sánchez festejó a Adrián, en mayo, por sus 10 años de edad. No faltaron las sorpresas, la decoración, los juegos, ni la torta; “y es que las fiestas en línea también son divertidas”, indicó Debbie de Tábara.