Guayaquil

Beatriz Bordes: “Aumentó la violencia física contra la mujer”

Entrevista con Beatriz Bordes, presidenta de la Fundación María Guare y abogada especialista en derechos humanos.

Beatriz Bordes, presidenta de la Fundación María Guare.Amelia Andrade

El 25 de noviembre se recordó el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. En Guayas, según la presidenta de la Fundación María Guare, las numerosas denuncias de violencia física contra la mujer significan una señal de alarma a las autoridades, para evitar que estos casos terminen en femicidios.

¿Qué es lo más significativo que abandera la fundación en torno al acompañamiento para las mujeres violentadas?

- En 1994 hicimos contacto con el Gobierno de turno (Sixto Durán-Ballén) para que se abriera una Comisaría de la Mujer y la Familia, con la propuesta de ser una oenegé de apoyo, mediante un grupo multidisciplinario compuesto por abogadas, psicólogas, trabajadoras sociales, para que todas estas ciencias pudiesen dar ese apoyo que necesita la mujer que sufre violencia. Con este trabajo conseguimos que nos diesen espacio en la Gobernación del Guayas. 

¿Puede cuantificar la violencia contra la mujer en la provincia del Guayas?

- En 2011 el Estado hizo un censo sobre violencia de género, en el que se exponía que de cada 10 mujeres, 6 son violentadas en forma física, psicológica y sexual. Guayas tiene casi el 63 % de la violencia que sufre la mujer a nivel nacional. Esto nos sirvió de base para saber a qué nos estábamos enfrentando.

Iniciativas apuntan a dar seguridad a las mujeres

Leer más

¿En Guayaquil, en qué se han enfocado, qué han visto como prioritario para intervenir como fundación?

- Hemos trabajado en dos campañas:el acoso en el transporte público y el acoso callejero. Pero todavía hay una serie de frentes que se tienen que ir develando, se tienen que ir conociendo y viendo, para cambiar la forma en la que se conduce el hombre, por lo general, contra la mujer.

La violencia no solamente tiene que ver con la mujer, sino que involucra a toda la familia.

Beatriz Bordes

En los 12 años que estuvo al frente de la fundación, ¿qué cambios significativos ha notado para que las mujeres puedan exponer la violencia que reciben?

- Un punto que es importante para el movimiento de mujeres son las leyes. Tenemos la Ley contra la Violencia a la Mujer y la Familia, su reglamento. Tenemos señalados los delitos contra las mujeres en el Código Orgánico Integral Penal (COIP), que posee todo un capítulo para ello. Está señalado el femicidio, que se está visibilizando. Desde que se aprobó (2014) y se reconoció como delito, 760 mujeres han muerto víctimas del femicidio.

¿Ha sido suficiente?

- No, porque (el sistema de Justicia) no se abastece. Es tal la violencia, que cada año se quedan retenidas 35 mil denuncias de violencia psicológica en la Fiscalía.

¿Con qué delitos se topaba con mayor frecuencia cuando empezó a dirigir la fundación y con cuáles se topa ahora?

La violencia machista le cuesta $ 1.800 millones a las empresas

Leer más

- Antes había disminuido la violencia física, y la psicológica tenía más altos índices. Pero en este último año, según datos que nos ha entregado la Fiscalía, la física ha apuntado a niveles altos. Lo mismo pasa con los femicidios. La cantidad de niños huérfanos que quedan en manos de sus abuelas, y no hay protección para esos niños.

Mujeres ponen denuncias y no tienen respuesta del Estado. Han muerto con sus boletas de auxilio.

Beatriz Bordes

Las cifras de violencia psicológica siempre se han disparado, en comparación a otros delitos contra la mujer en Guayas y Guayaquil. ¿Por qué es tan difícil que lleguen a término las denuncias?

- Ese es otro trabajo que hemos tenido. Concienciar a la ciudadanía de que la violencia psicológica, en muchos casos, es mucho más grave que la física, dependiendo de cómo se haya ejercido. Tiene que haber todo un trabajo en conjunto, para que los hombres que cometan este tipo de violencia puedan recibir su terapia correspondiente, y que los funcionarios reciban preparación constante sobre el tema. Esto porque muchas veces, cuando una mujer va a denunciar, no le creen y le prohíben salir de ese proceso de violencia.