Guayaquil

El barrio del Astillero, cuna de Barcelona, Emelec y más grandes del deporte

GUAYAQUIL BICENTENARIO. ¿Cómo era el Guayaquil en que nacieron los dos clubes de fútbol más populares del Ecuador? Te lo contamos

astillero-emelec-barcelona-historia-guayaquil
Los escudos actuales del Barcelona y Emelec, dos de los clubes que nacieron en el barrio del Astillero de Guayaquil.GRANASA

En los años 20 del siglo anterior, se produjo en Guayaquil una verdadera expansión de la práctica deportiva, hasta entonces algo anárquica y que no llegaba a todos los sectores de la población. No se habían consolidado los organismos controladores del deporte y si bien la existencia de clubes se remontaba varias décadas atrás, algunos aparecían y desaparecían con igual facilidad. Entusiasmo sobraba, pero faltaba organización.

En esta década fueron la Federación Deportiva del Guayas en 1922 y la Federación Deportiva Nacional, bases de la estructura que permitió encausar este fervor por el deporte, expidiéndose reglamentos bajo los cuales se disputaron campeonatos permanentes, tal como se hacía en otros países. En ese entorno, nacieron las dos instituciones de mayor arraigo en el alma popular deportiva de Guayaquil y el país: el Barcelona Sporting Club en 1925 y el Club Sport Emelec en 1929.

Ambos tuvieron la misma cuna: el barrio del Astillero, que era al momento el polo de desarrollo de Guayaquil.

Haremos una breve síntesis de cómo se produjo la aparición de estos clubes y sus circunstancias.

barcelona-emelec-astillero-guayaquil
Imágenes históricas del barrio del Astillero y de los equipos de Emelec y Barcelona.GRANASA

EL ENTORNO: EL BARRIO DEL ASTILLERO

Desde fines del siglo XIX se denominó barrio del Astillero a la zona de Guayaquil ubicada al sur de la avenida Olmedo, un estero que había sido convertido en calle, conforme se extendía la ciudad desde el norte. Su límite sur fue el Camal (lo que es el barrio Cuba); al este era el río Guayas y al oeste, la actual calle 6 de Marzo, pues hasta allí se habían extendido los tradicionales astilleros de la urbe, cuya vocación marinera venía desde su fundación. En ese sector se construían y reparaban naves de todo tipo. Pero este definitivo barrio del Astillero tuvo una característica que lo hizo diferente a los anteriores. 

El progreso ya había lle gado a nuestro medio y junto a la actividad naval, en esta zona de la ciudad se instalaron las nacientes industrias que convirtieron a Guayaquil en la primera ciudad con estas características en el país, donde hasta entonces solo tenían importancia las actividades comerciales o artesanales.

La mayor parte de estas fábricas se instalaron a lo largo de una extensa calle que iba paralela al río, que se la conoció como la calle Industrias. Estos terrenos, que en la época de la Colonia pertenecieron a los descendientes de Toribio Castro, fueron lotizados por la familia Ycaza. Allí se asentaron junto a las familias guayaquileñas muchos inmigrantes nacionales y extranjeros, estos principalmente españoles e italianos, aunque también había alemanes, británicos, norteamericanos y sirio-libaneses.

Los italianos instalaron fábricas de galletas, fideos y caramelos. Los españoles pusieron curtiembres y negocios subsidiarios, como la renombrada Fábrica Nacional de Calzado.

BARCELONA Y LOS MUCHACHOS DE LA MODELO

En 1924, educadores alemanes vinieron a dirigir la escuela fiscal Nueve de Octubre, conocida como la Escuela Modelo. Su edificio, una hermosa construcción mixta, estaba ubicado en la manzana de Eloy Alfaro, Calicuchima, Chile y Francisco de Marcos. La esquina sureste (Eloy Alfaro y Francisco de Marcos), era el lugar preferido de reunión de un grupo de jóvenes que eran aficionados a los deportes. Allí paraban, además de otros, Manuel Murillo,

Carlos García Ríos, los hermanos Pombar Castillo, Arturo Calderón, Rigoberto Aguirre, entre los mayores. Los menores, como los hermanos Victoriano Arteaga, Guerrero Alvarado, Wilfrido Rumbea, los Viteri Baquerizo y los Márquez de la Plata, tenían improvisados equipos de fútbol y béisbol.

Allí Murillo y García capitanearon las reuniones en los meses de marzo y abril de 1925 para formar un club que pudiera representar al barrio en los campeonatos organizados por la Federación Deportiva del Guayas. Como no tenían dinero buscaron patrocinadores y quien primero respondió fue Eutimio Pérez, un español que era socio de una curtiembre, jefe de Murillo y cuñado de García. El empresario, al aceptar, les sugirió que le pongan Barcelona, nombre del club al que perteneció en su natal Cataluña. A los muchachos les gustó esta denominación y así el 1 de mayo de 1925, en la casa de Pérez (Eloy Alfaro, entre Vacas Galindo y Cañar), se fundó el Barcelona Sporting Club.

Por razones no determinadas, escogieron como color del uniforme camisetas negras y pantalones blancos.

EL EQUIPO DE LA EMPRESA ELÉCTRICA

En 1925 la empresa American & Foreign Power Company, de Maine, Estados Unidos, proveedora de energía eléctrica en otros países, como Cuba, México y Panamá, logró la concesión del servicio en Guayaquil, reemplazando a la antigua compañía de Luz y Fuerza. Para fines legales constituyó la Empresa Eléctrica del Ecuador Inc., que se instaló a partir del mes de marzo.

Con autorización del gerente, Ing. Hiram Foley, sus empleados formaron un equipo de fútbol que se llamó Emelec (las siglas de su denominación comercial). Fue inscrito en la Unión Deportiva Comercial y quedó campeón.

Pero por diversas causas se desintegró al año siguiente, sin haberse constituido jurídicamente.

Entre tanto, se incorporó a la empresa como supervisor de planta, el Ing. George Capwell, un deportista múltiple, con destacada actuación en su época universitaria en los Estados Unidos. En Guayaquil, en las horas libres de su trabajo jugaba básquet en los clubes Patria y Vanguardia. Pero ansiaba jugar en su propio club y con apoyo de sus compañeros del Vanguardia, Víctor Peñaherrera y Lauro Guerrero Varillas, retomaron la idea de revivir el nombre de la entidad que se formó en el año 25. 

Así, el 28 de abril de 1929 se fundó el Club Sport Emelec. Octavio Arbaíza, Aníbal Santos, José Maldonado, Carlos Hoeb, y otros, participaron entre los 93 fundadores, todos empleados de la empresa.