Guayaquil

El arzobispo de Guayaquil el nuevo presidente de la Conferencia Episcopal

La iglesia presentó oficialmente a las nuevas autoridades, a la cabeza está el monseñor Luis Cabrera

Arzobispo2_Quay
El arzobispo de Guayaquil, Luis Cabrera, presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriano.Valentina Encalada

El arzobispo de Guayaquil, Luis Cabrera, es el nuevo presidente de la Conferenca Episcopal Ecuatoriana. La presentación oficial se la realizó hoy, a través de un enlace virtual. El vicepresidente es el arzobispo de Quito, Alfredo Espinoza; el secretario general, el monseñor David de la Torre, quien a su vez es el obispo auxiliar de Quito y el secretario general adjunto, Max Ordoñez, del clero de Quito. 

Papa Francisco

Vicario Valencia: El papa dice que no tenemos por qué sacar de la sociedad a los homosexuales

Leer más

En el tema de los abusos sexuales, Cabrera señaló que van a ser firmes en no tolerar este crimen. A su vez se refirió de un programa que la iglesia ha desarrollado para atender las afectaciones que tienen la víctimas tanto físicas como psicológicas.

También hizo un llamado para que la ciudadanía mantenga las medidas de bioseguridad, para contener que aumenten los casos de coronavirus en el país.

También señaló que lamentablamente hay otras pandemias que urge erradicar como son la indolencia, la corrupción y violencia interfamiliar.

Cabrera solicitó a las autoridades y políticos a que piensen en la unidad y en trabajar a favor de las personas que se quedaron sin empleo por el coronavirus y que aún luchan por conseguir un pan para llevar a su mesa.

Adicional se leyó el compromiso que se firmó en la Asamblea Plenaria, de los obispos del Ecuador:

  • 1. Anunciando, con nuestro testimonio y palabra, el evangelio de la vida, de la justicia, de la verdad, de la libertad, de la reconciliación y de la paz, que Cristo nos ha confiado.

  • 2. Soñando en una sociedad más humana y fraterna, donde primen los valores de la inclusión, del respeto y la equidad en favor de todos los ecuatorianos y particularmente de los más vulnerables, como los niños por nacer, las mujeres que sufren todo tipo de violencia, los jóvenes sin educación, las miles de familias sin trabajo y asistencia social. Es tiempo de acuerdos, no de divisiones. Queremos colaborar en la construcción de puentes de encuentro y diálogo entre todos los sectores de la sociedad que buscan el bien común por encima de sus intereses personales o de grupo.
  • 3. Acompañando a nuestro pueblo que peregrina en medio de luces y sombras, de anhelos y temores. Queremos ser signos de unidad, de comunión y de esperanza para todos los hombres y mujeres de buena voluntad más aún en este tiempo de pandemia que nos recuerda que “todos somos hermanos”. En un ambiente de oración y fraternidad, hemos procedido a elegir la nueva directiva de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana para el próximo trienio 2020-2023. Que Cristo, a quien anunciamos, celebramos y servimos, nos ilumine y fortalezca en toda circunstancia. Nos encomendamos a la presencia e intercesión de María, Madre de la Iglesia.