Abanicos hasta de papel contra el calor del Gobierno Zonal

  Guayaquil

Abanicos hasta de papel contra el calor del Gobierno Zonal

Usuarios denuncian daños en la ventilación y exigen arreglos. El ente no se pronuncia, mientras las quejan se multiplican desde hace 15 días

Gobierno Zonal Guayaquil
Reclamo. Katherine Matute, quien se encontraba en el Gobierno Zonal, tuvo que ventilar a su bebé con los documentos para paliar la molestia.Miguel Canales Leon

Se ventean con lo que encuentran. Un papel, la copia de la cédula, un abanico de tela; la factura de agua o hasta con trapos a los que empiezan a darles vuelta de la misma manera que lo hacen los vaqueros que pretenden agarrar al ganado.

Durán transporte

Durán: la sesión de la Comisión que analiza el posible aumento del pasaje fue suspendida

Leer más

En el Gobierno Zonal el sistema de ventilación está deficiente. Así lo alertaron los lectores de EXPRESO, quienes aseguraron que el aire acondicionado, al menos en la parte baja del edificio, donde decenas de usuarios se concentran a diario para sacar o renovar su pasaporte, apostillar documentos o hacer trámites en la Senescyt, no servía. “Me muero de calor. He venido dos semanas seguidas a apostillar una serie de documentos y esto es un horno. No me cabe en la cabeza que el servicio ser tan paupérrimo”, se quejó la guayaquileña Amel Cáceres; quien caminaba de un lado a otro intentando olvidar la molestia y se subía y bajaba la mascarilla, como muchos, para “refrescarse”.

Para Tania Riera, quien llegó al lugar a renovar su pasaporte, la experiencia fue lamentable adentro y fuera de la institución, donde la fila de usuarios era extensa, pasadas las 10:00.

Denunció públicamente este inconveniente que afecta a miles de ciudadanos que pagamos tanto por este servicio, y nos vemos obligados a padecer calor, filas y aparecer sudada en una foto tan importante como en la del pasaporte. Que mal servicio el que nos dan.

Tania Riera,
​usuaria

“Ayer me tocó renovar el pasaporte y después de una exhaustiva revisión de papeles e interminables filas me encontré con la sorpresa de que los aires no sirven, y de que a todos nos ha tocado sudar con la mascarilla puesta y ventilándonos con los papeles. Denuncio este inconveniente que afecta a miles de ciudadanos que pagamos tanto por este servicio. ¿Dónde está lo invertido? ¿Dónde está el dinero?”, lamentó.

Es increíble que con el clima de Guayaquil el aire de tremendo edificio público no funcione. Qué trato recibimos.

Alejandra Ricaurte,

usuaria
Gobierno del Litoral
La semana pasada, a decir de los usuarios, las puertas estaban cerradas, lo que complicó más el escenario. Esta semana, cerca de la puerta, hubo menos quejas.Miguel Canales Leon

El 17 de marzo, la ciudadana Stefanía Córdova ya alertó de lo que pasaba. “Una semana después, el aire sigue sin servir. En este clima de Guayaquil, con tanta gente aquí y con trámites que llevan horas, que no sirva el aire es un pecado. ¿Acaso ninguna autoridad se da cuenta de lo que está pasando?”, cuestionó; al tiempo que la también usuaria Nadia Tinajero exhortó a que reparen el daño, en vista de que los adultos mayores se estaban sofocando.

Frente a esta situación, EXPRESO preguntó a Inmobiliar, administradora de los bienes inmuebles del Estado, sobre el daño, la reparación y las medidas que se tomarán de forma inmediata, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta, pese a que desde el departamento de comunicación se nos informó que se tramitaría una entrevista.

samborondón

Ciudadanía: “Samborondón no significa vivir en el paraíso”

Leer más

Ayer, durante el recorrido por el lugar, Katherine Matute venteaba con un abanico a su pequeño hijo, de meses de nacido, a quien tuvo que pedir que lo dejen entrar junto a su madre para evitar que permanezcan más tiempo afuera, parados sobre la vereda. “Se supone que todo sería rápido, pero llevo 45 minutos aquí y nadie me llama. Mi hijo se ahoga afuera y adentro. Ya no sé dónde sentarme para que reciba un poco de aire. Es indolente este servicio, para nosotros y los trabajadores”, argumentó, mientras le secaba el sudor del rostro al pequeño.

Gobierno del Litoral
En algunos de los cubículos se observaron ventiladores, estos intentaban paliar el calor de los usuarios.Miguel Canales Leon

Entre los reclamos enviados a esta Redacción, se suman los de la guayaquileña Andrea Vinueza, quien criticó que, “por ley”, los ciudadanos deban acostumbrarse a que los “traten mal” en las dependencias públicas. “Los hospitales del IESS y del MSP, la Defensoría del Pueblo, las entidades judiciales; su ventilación, sus gradas y ascensores, nunca nos dan soporte. Es como si todo nos regalaran, cuando por cada servicio pagamos hasta el último centavo...”, sentenció.

Es inconcebible que el servicio en las entidades públicas siempre sea deplorable. ¿Quién vigila esto? ¿Quién controla? ¿Por qué nos tratan tan mal a los usuarios? ¿Por qué lo hacen si en todas las entidades se administra el dinero que nos corresponde y que pagamos?

Rubén Terán,
​guayaquileño