Deportes

Vanessa Arauz cambió la cancha por la computadora

La entrenadora ecuatoriana aprovecha la cuarentena, en Chile, para conocer más a las jugadoras del Colo Colo. La lectura es otra de sus pasiones.

vanessa arauz
Vanessa Arauz pasa muchas horas organizando y coordinando con los especialistas las charlas sobre fútbol, alimentación y psicología.Cortesía

Vanessa Arauz está pendiente de lo que sucede en el Ecuador. Todos los días llama desde Chile a sus familiares, quienes están en Quito y Guayaquil, para acompañarlos en el encierro, al menos por vía telefónica.

Por ahora, es lo único que puede hacer por ellos desde Santiago, donde trabaja como entrenadora de la división femenina del Colo Colo.

Arauz, de 31 años, contó a EXPRESO que ha tenido que cambiar la cancha de fútbol por la computadora. “Antes pasaba el día en el campo de juego, ahora paso hasta 12 horas diarias en el internet”, dijo.

Hay una razón: todas sus actividades se han limitado por la cuarentena, que también se aplicó en Chile.

Durante el día, ella tiene varias conferencias. Algunas son netamente futbolísticas con sus dirigidas, donde toca el plan de trabajo, adaptando lo que ellas tienen en casa con el tipo de ejercicio que necesitan.

“Hacemos charlas virtuales, por lo menos dos por semana, para hablar de táctica, les damos algunas tareas, lecturas, documentales y después deben responder a unos cuestionarios”, indicó.

Pero, no solo se preocupa de lo físico y futbolístico. Organiza conferencias con los nutricionistas y con los psicólogos. Es decir, trata de cubrir todas las aristas de la preparación del deportista de alto rendimiento durante un encierro.

Roberto Ordóñez

La Tuka Ordóñez: "Perdimos a nuestro amigo jefe de seguridad"

Leer más

En esas charlas participan los especialistas del Colo Colo, pero además, la entrenadora tricolor buscó profesionales extranjeros para reforzar todos los conceptos. “Cuidado personal, relación con la familia y más son temas que tratamos de cubrir desde todos los enfoques”, añadió.

Arauz, quien llevó a la selección femenina de Ecuador a jugar su único Mundial, recordó que todas las futbolistas de Colo Colo tienen contratos firmados, por lo que existe una dedicación especial de ellas durante esta paralización.

El poco tiempo libre que le queda lo usa en ejercicios para mantenerse en forma y en la lectura. Los libros que repasa por ahora son ‘Reinventarse’ y ‘El arte de no amargarse la vida’. También lee Pelota de papel, que es un conjunto de historias contadas por futbolistas.

“Estos libros (los dos primeros) ayudan a entender que hay situaciones que no podemos manejar, tal como sucede en la actualidad, pero también, que sí hay cosas que podemos hacer en esas circunstancias para tratar de sacar provecho”.

En ese sentido, ella también encontró algo positivo dentro de todo lo que está pasando. La cuarentena le permitió conocer mucho más a sus muchachas. Antes la relación era muy buena, aclaró, pero ahora existe mucha más cercanía porque con cada una puede tratar diferentes aspectos, no solo los deportivos. Se siente más cercana a las jugadoras. Hay un tratamiento individual en cada uno de los detalles.

“Paso con ellas 24-7. A veces con charlas generales y en otras con conexiones individuales. Todo esto nos ha servido para mejorar como grupo”.

Otro beneficio, confesó, es que pudo desarrollar una nueva plataforma para el manejo de información. Por ahora, está perfeccionándola para sacar el máximo provecho cuando inicie la competencia.

Un fútbol que intenta crecer

Vanessa Arauz siente que el fútbol femenino está dando grandes pasos en Chile.

Una de las medidas que le gustó, dijo, es que existe la obligación de un torneo sub-17 paralelo al de primera división. Se lo juega además de los sub-14 y sub-16 que son gracias al proyecto de desarrollo de la FIFA.

No fue cuestión de un solo paso. En 2008 ya contaban con un torneo que se cumplía por zonas, como es ahora la Superliga de Ecuador. Ahora, el campeonato es uno solo y juegan entre todos los clubes. Desde ese año el campeón nacional ha clasificado a la Libertadores. En Ecuador eso se implementó desde 2013. Antes iba un equipo representando al campeón del torneo masculino.

En Chile el torneo puede considerarse amateur, pero los equipos dan un trato profesional. Colo Colo, por ejemplo, tiene contratos firmados.