Deportes

Roberto Ordóñez, un talento solitario

La Tuka es el único delantero que le funciona a Emelec. El 29 de agosto tiene un nuevo desafío en Ambato ante Técnico Universitario   

emelec-futbol
Roberto Ordóñez (i) es el delantero más importante que tiene Emelec en esta temporada.API

Es el delantero ecuatoriano, el último que fue incorporado al plantel 2020, en teoría el suplente, pero jugadas las primeras ocho fechas de la LigaPro es el hombre gol de un Emelec que navega en aguas turbulentas.

leandro vega

Leandro Vega, entre una racha y el mal rendimiento

Leer más

Con 12 goles a favor, el tricampeón tiene la quinta mejor delantera del torneo, marca aceptable a estas alturas de la competencia.

Sin embargo, de esos 12 tantos, 5 (casi el 50%) llevan la firma de la Tuka Ordóñez, lo que habla a las claras de la dependencia que el Bombillo tiene del delantero, quien, a sus 35 años, desplazó al uruguayo Facundo Barceló (27 años y un tanto) y al venezolano Edwuin Pernía (25 años y cero goles), los llamados a pelear por el puesto de titular y apenas suman 338 y 16 minutos en cancha, respectivamente, ante los 526 del futbolista nacional.

El asunto se torna más inquietante si se toma en consideración que Roberto Ordóñez no es un centrodelantero. Su función habitual es la de acompañar al hombre de área como lo mostró en Delfín, donde se convirtió en el socio ideal de Carlos Garcés.

UNA SUGERENCIA

EXPRESO dialogó con Eduardo Aparicio, exintegrante del elenco azul, quien tiene su propia lectura de lo que sucede en filas millonarias.

“En parte considero correcto lo que hace el entrenador Ismael Rescalvo al rotar a sus jugadores en un torneo que debido a las circunstancias de la pandemia se lo debe jugar con un calendario muy apretado. No olvidemos que la Tuka es un deportista que tiene sus años (35) y por muy fuerte que sea no podría aguantar un trajín tan intenso, especialmente en un medio como el ecuatoriano, donde se combina el calor del llano con los efectos de la altura”, reflexiona Aparicio.

El recordado artillero de los eléctricos aclara que Ordóñez no es un centrodelantero natural, sin embargo ha respondido a las necesidades de un plantel donde no aparece el ariete de oficio que tanto se necesita, especialmente en los juegos de local, donde los rivales se le encierran y no encuentra la fórmula para imponer la superioridad que en teoría tiene.

La Tuka puede cumplir la misma función que tenía Carlos Alberto Juárez, quien era el encargado de pivotear pelota, romper defensas y abrir los espacios para que Jaime Iván Kaviedes, Ariel Graziani y otros elementos con menos corpulencia se llenen de goles. Hoy esa labor la podría cumplir Facundo Barceló, pero por lo visto al director técnico no le agrada esa fórmula, él apuesta por un bloque en forma de abanico, que ataque mucho por las bandas y alimente al hombre de área. La idea está, pero los intérpretes no la llevan bien a la práctica”, acota Aparicio.

El 29 de agosto, ante Técnico Universitario, Ordóñez posiblemente no sea incluido en el once abridor. El turno sería para Barceló, un delantero que muestra cosas interesantes, a quien se le ha dado las oportunidades necesarias para consolidarse. Entre él y Ordóñez estaría la solución, porque Pernía parece no estar a la altura.