Deportes

Michael Arroyo: "Era el momento de volver al camino de Dios"

El volante de Barcelona  habló con EXPRESO sobre su cambio. Espera debutar pronto con Barcelona.

Michael Arroyo-Barcelona
Michael Arroyo durante su ceremonia de bautizoCortesía

Estar alejado de las canchas de forma profesional desde octubre de 2018 fue lo que le hizo tocar fondo a Michael Arroyo. 

Durante el tiempo que estuvo sin actividad, Micky sintió la necesidad de hacer una retrospección en su vida y determinó que lo primero que tenía que hacer, antes de volver a las canchas, era reencontrarse con Dios. En esta entrevista con Diario EXPRESO, el jugador asegura que esta decisión ya la había tomado en 2014, pero que por distintos motivos se había alejado “del pacto” que hizo “con el de arriba”.

Gambetita contó que tras volver a bautizarse (lo hizo el domingo anterior) siente que su vida ha tomado un nuevo rumbo. Además, cree que tomó esta decisión no solo para el bienestar de su familia y el suyo propio, sino que esto tendrá también un impacto positivo en su carrera como futbolista.

LigaPro

Coronavirus: Se suspende el fútbol profesional en Ecuador

Leer más

- ¿Cuál fue el motivo por el que decidió bautizarse?

- En su momento estuve vacío y sentí que este era el momento de volver al camino de Dios. Estar lejos de las canchas creo que fue lo que me hizo pensar y me llevó a tomar esta decisión. Personalmente me siento orgulloso de seguir a Cristo y este paso que tomé es por mi bienestar y el de mi familia.

BARCELONA (31411947)
Michael Arroyo se prepara para debutar en BarcelonaJUAN FAUSTOS

- ¿Quién fue la persona que le ayudó a tomar esta decisión?

- Mucha gente no sabe, pero en 2014 me bauticé. Narciso Mina (exjugador ecuatoriano) fue quien me llevó. Él y su esposa son mis guías espirituales. El bautizo es lo mejor que me pudo pasar.

- ¿De qué forma cree que su reencuentro con Dios lo ayudará?

- De muchas formas. Tanto en mi vida personal, como en la parte profesional. Dios me tocó nuevamente para que no me aleje de Él. Volver a estar en paz con Él influye positivamente en todos los aspectos. Ahora me siento feliz y con muchas ganas de volver a hacer lo que más me gusta, que es jugar al fútbol.

- En el plano deportivo, ¿se siente listo para regresar a jugar un partido oficial?

- Físicamente me siento bien. Durante la para que tuve me cuidé mucho, por eso no me costó volver a los entrenamientos. Futbolísticamente estoy bien, pero creo que estaré listo en una semana más o dos.

- ¿Qué le ha dicho Fabián Bustos?

- El ‘profe’ Bustos ya me quería tener para el partido con Olmedo (que se iba a jugar hoy), pero le pedí que me espere un poquito.

- ¿Está ansioso por volver a jugar?

- ¡Uff!, mucho. Me siento contento primero de haber regresado a los entrenamientos. Ahora ya pienso en cómo será mi primer partido, luego de mucho tiempo.

- ¿Qué pasó en su momento con Barcelona?

- De eso ya no quisiera hablar. Lo que le puedo decir a la gente es que yo nunca le haría daño a Barcelona, porque es el equipo que quiero y que siempre me ha abierto las puertas. Me siento agradecido con el Beto (Carlos Alfaro Moreno, presidente del club amarillo) y con el ‘profe’ Fabián Bustos, ya que ellos siempre han confiado en mí.

- ¿Siente algún resentimiento por la suspensión (seis meses) que le fue impuesta en 2018?

- Todo lo dejo en manos de Dios, no le guardo rencor a nadie. Pero lo único que quiero decir es que acá me pusieron una sanción (según la FEF, Arroyo dio positivo en una prueba de doping que se hizo en octubre de 2018, luego de un duelo ante Emelec), pese a que desde Cuba me mandaron los resultados de los exámenes y nunca di positivo en ninguna sustancia, ni droga, ni cocaína, ni nada. En 2007, cuando estuve en Emelec, sí tuve la culpa (fue suspendido por seis meses por haber dado positivo en el consumo de marihuana). Ahí acepto mi error y no me da vergüenza.

- ¿Cómo ve el panorama de Barcelona en el plano local e internacional?

- Barcelona tiene un gran plantel, pese a que las cosas no se han dado como se esperaba en los últimos partidos. Creo que el equipo tiene las armas para reponerse y dar pelea.