Iker Rodríguez quiere ser como Cristhian Noboa

  Deportes

Iker Rodríguez quiere ser como Cristhian Noboa

El futbolista que juega en el torneo Ciudad de Milagro Copa Diario Extra forma parte del representativo que lleva el nombre del Zar 

Iker-Rodríguez-Cristhian-Noboa
Iker Rodríguez (c) sigue las instrucciones de su entrenador en Milagro.miguel laje

Iker Rodríguez Alcívar, a sus 10 años, se ha convertido en el refuerzo de los niños de la categoría sub-14 de la escuela de fútbol Zar Cristhian Noboa Villa Bonita, que participa en el torneo Ciudad de Milagro Copa Diario Extra. Es que cuando el partido se está poniendo difícil, el profesor Servio Sotomayor hace el cambio y pone a su jugador sorpresa.

John Pardo Alianza Milagro

John Pardo, el ‘pequeño gigante’ del torneo infanto-juvenil en Milagro

Leer más

Ese es el niño que, a pesar de su estatura y edad, llega para darle un giro al encuentro y hacer que los resultados cambien a favor. “Es un jugador polifuncional. Juega en cualquier posición que lo pongamos y lo hace muy bien”, destaca su entrenador.

Hace cuatro años, cuando la escuela de fútbol se creó en Guayaquil, Iker empezó a jugar fútbol, siguiendo los pasos de su padre, Milton Rodríguez, quien perteneció al Emelec.

Lo ponemos como refuerzo y para que coja experiencia. En su categoría, por ejemplo, es goleador y además asiste a sus compañeros.

Servio Sotomayor, entrenador

“Lleva tres goles marcados hasta ahora y ha asistido en varias ocasiones para que sus compañeros anoten”, resaltó su profesor.

En la cancha, Iker es un “correcaminos”. Marca, defiende, ataca y define. Solo le pueden ganar cuando tiene contacto cuerpo a cuerpo con sus contrincantes y, por su estatura, no puede salir victorioso. Sin embargo, en agilidad y dominio de balón, pocas veces le ganan.

Israel-Llerena-Copa-Extra

Yaguachi tiene a su ‘mini-Messi’ en la Copa Extra

Leer más

Seguir los pasos de Messi y Cristiano Ronaldo también está entre sus aspiraciones pero, más allá de eso, quiere convertirse en un buen mediocampista, como Cristhian Noboa. “Me gusta verlo jugar, es mi ídolo en el medio campo. Veo los goles de tiro libre que él hace y quiero ser como él”, dice el estudiante del octavo año de Educación Básica de la Unidad Educativa Capitán Óscar Salas.

Iker ha demostrado ser un buen compañero deportista, pues también les imparte confianza a sus compañeros al momento de saltar a la cancha. Cuando termina el encuentro se abraza, celebra y demuestra la alegría que siente de jugar al fútbol.

Su profesor está seguro de que, con entrenamiento adecuado y disciplina, podrá convertirse en un gran futbolista profesional.