El fútbol quiteño vive un bajón a escala nacional

  Deportes

El fútbol quiteño vive un bajón a escala nacional

La situación económica, el descenso de instituciones de peso y la recuperación de sus principales rivales provocaron una sequía de títulos

El Deportivo Quito es campeón de la segunda división de fútbol Amateur de Pichincha.
Deportivo Quito ganó tres títulos y después empezó a sufrir por problemas económicos. Llegó al fútbol amateur y ahora está en segunda división

El fútbol quiteño ha dibujado una línea descendente en su rendimiento. En la última década, apenas ha ganado dos de los diez campeonatos nacionales disputados. Contrasta con el periodo del 2001 al 2010, cuando se quedó con ocho de las once coronas en juego.

ITALIA-TURQUÍA-EUROCOPA-FUTBOL

Italia inicia la Eurocopa con una goleada sobre Turquía

Leer más

Y hay varias razones. Una de las más importantes, reconocida por exjugadores de clubes de la capital, como Fabián Cubero, Christian Lara, Franklin Salas y Geovanny Caicedo, es que las instituciones empezaron a sufrir crisis económicas y dejaron de ser competitivas. Inclusive, en dos casos terminaron descendiendo. Deportivo Quito (campeón 2008, 2009 y 2011) está en la Segunda Categoría. Mientras que El Nacional (ganador del Clausura 2005 y 2006) está en la Serie B.

Deportivo Quito y El Nacional siempre fueron equipos fuertes. El Nacional sacaba muchos talentos cada año y competía con gente joven. Perder a estos clubes en la Serie A fue un golpe duro para el fútbol de Quito

Christian Lara

Esto, según ellos, es consecuencia de un mal manejo dirigencial, ya que estos problemas no surgieron de una temporada a otra, sino por la suma de varios movimientos irresponsables, sobre todo al inflar el mercado local y después quedarse sin medios para cubrir esas obligaciones.

Otro factor, a criterio de Fabián Cubero, exjugador del Deportivo Quito, es que los clubes no se enfocaron en lo correcto: la formación de jugadores. “No entendieron que la salida más práctica y beneficiosa era apostar por las formativas. Con ellas podían obtener jugadores para competir y, gracias a un plan a mediano plazo, hasta podían estabilizar su economía con la venta de esos futbolistas”.

Pero no todo es producto de los errores del balompié quiteño. Lo apunta Geovanny Caicedo, exseleccionado nacional y campeón con Deportivo Quito. Para él, también hay que reconocer que el Astillero recuperó el mando gracias a la buena gestión de sus directivas

Barcelona y Emelec son gigantes del fútbol ecuatoriano y recuperaron su sitio. Eso también es verdad. Sus dirigencias hicieron un buen trabajo y por eso volvieron a ganar campeonatos nacionales con frecuencia, como era la tendencia”, señaló.

Geovanny Caicedo

Christian Lara, campeón con El Nacional y bicampeón con Liga de Quito, coincide con Caicedo. “En todas las competencias hay altibajos para unos y otros. No siempre se puede estar arriba. De todas maneras, sería bueno pensar en procesos y no solo en desprenderse de jugadores para tratar de tapar problemas urgentes. Acá juegas bien seis meses y ya te transfieren, sin pensar en el desarrollo completo del deportista y, de paso, en que ese jugador te puede ayudar a seguir ganando”, argumentó.

En ese sentido, Franklin Salas, quien como jugador ganó tres títulos nacionales y tres internacionales con Liga de Quito, sostiene que los equipos viven épocas. Pone como ejemplo al club albo, que ganó cuatro títulos nacionales entre 2003 y 2010, además de las copas internacionales. “Esos años fueron los mejores en la historia del club. Se mezclaron muchas cosas: buena plantilla, con buenos extranjeros, buen trabajo dirigencial y grandes cuerpos técnicos. Esa mezcla permitió que se consigan muchas cosas”.

Y cree que esa es la misma razón para el declive. “Cuando uno o dos de esos factores empiezan a fallar, es normal empezar un descenso. Pero así es esto. Los equipos tienen estas etapas, como igual lo vivió Emelec y ahora Barcelona”.

UNA DULCE EXCEPCIÓN

Independiente del Valle todavía no da el salto de calidad en el torneo local. Un segundo lugar en 2013 es su mayor logro en campeonatos nacionales, a pesar de ser uno de los principales protagonistas de las últimas ediciones.

Pero sus principales alegrías son internacionales. Ganó la Copa Sudamericana 2019 y además llegó a la final de la Copa Libertadores 2016.

Según Fabián Cubero, su éxito se debe a que dejó de pensarse como un club de fútbol y se lo planificó como una empresa

En Independiente del Valle se preocupan por su principal activo, que es el jugador. Existe un verdadero trabajo de formación. Por eso, aunque todavía no ganamos un campeonato nacional, ya tuvimos éxito internacional y nos hemos convertido en uno de los equipos más estables.

Fabián Cubero

Aunque más atrás en el tiempo, Liga de Quito también jugó una final internacional en los últimos diez años, en la Sudamericana de 2011. Perdió ante la U de Chile.

Miguel-Ángel-Ramírez-entrenador-Independiente-Palmeiras

Miguel Ángel Ramírez fue despedido del Internacional de Porto Alegre

Leer más