Deportes

El fútbol les dio más de una oportunidad

Su talento nunca ha estado en duda, pero sus actos de indisciplina condicionaron y hasta terminaron con sus carreras

BILLY ARCE
Billy Arce tiene 21 años y ya jugó en Independiente del Valle, Emelec y Barcelona. Antes pasó por Europa. Estará esta temporada en Liga de Quito con un contrato especial.CORTESIA

El escenario ha sido similar: el futbolista tiene un talento que lo hace diferente, pero no puede controlar su disciplina.

A raíz de esa situación se generan dos caminos: corrigen su conducta y recuperan su carrera deportiva, o siguen cometiendo errores y poco a poco se pierden entre tantos nombres que solo fueron promesas.

Billy Arce llegó al punto en el que debe tomar una decisión definitiva. Él ya se gastó el crédito en su paso por el Astillero. En un solo año jugó en Emelec y Barcelona, pero en ambos tuvo problemas disciplinarios relacionados con el alcohol. Incluso estuvo preso.

IMG_20200109_094853

Repetto: "Este torneo será más justo"

Leer más

La directiva de Liga Deportiva Universitaria de Quito está dispuesta a darle una nueva oportunidad bajo ciertas condiciones y un contrato especial. Después de todo, es un jugador talentoso y es conocido por el entrenador Pablo Repetto.

A Billy lo conocíamos desde nuestro paso por Independiente del Valle. Nosotros en el primer plantel y él en formativas, pero lo conocimos. Lo vimos jugar. Confiamos en el jugador, que es muy bueno, pero también en la persona. Es un buen chico. Humilde. Ojalá pueda rendir de acuerdo con lo que sabemos que puede”, comentó Repetto ayer.

Los albos no temen hacer esta apuesta. Después de todo, antes también hicieron algo similar con Álex Bolaños, Iván Kaviedes y Mario Lastra. El primero cumplió su contrato sin grandes líos. Los otros dos dieron un paso al costado.

La lista de jugadores con problemas disciplinarios en el Ecuador es larga. Y todos han tenido más de una oportunidad. El mismo Kaviedes pasó por Barcelona, Liga de Quito, Deportivo Quito y varios clubes de Europa. En todos el denominador común fue su indisciplina. Hasta de la selección nacional fue separado por Luis Fernando Suárez por escaparse de la concentración.

Armando Paredes, Mario Lastra y Álex Bolaños han tenido un par de capítulos relacionados con el alcohol, la fiesta y los escándalos. Mientras que otros futbolistas, como Michael Arroyo, han dado doping positivo hasta dos veces.

José Angulo, quien jugó la final de la Libertadores 2016 con Independiente del Valle y fue transferido a España, rompió su carrera al dar positivo en doping. Recién este año podría volver, en julio. Pero cuando estuvo suspendido siguió con sus problemas con el alcohol.

No todos se perdieron en ese problema. Miler Bolaños, por ejemplo, vivió una pesadilla cuando dio positivo en un control antidoping. Una vez que lo superó, no volvió a tener eventos parecidos. Ahora juega en México con cierto éxito.

"Cuando se dan estos casos, el seguimiento es indispensable. Hay que ir a la raíz de los problemas que desataron esa conducta y se la puede corregir. Hay muchos puntos a seguir, incluyendo la adaptación al nuevo entorno profesional y psicofamiliar. No olvidemos que son chicos que de pronto se ven con fama, dinero y sobre todo mucha presión. Ahí falta el asesoramiento necesario". 
Patricio Cevallos, Psicólogo Deportivo
"Tienen dos o tres oportunidades en diferentes clubes porque su calidad no tiene discusión. Pero, más que actos de indisciplina, son reflejos de la sociedad. Y pasa en muchos países. Tiene mucha relación con la formación que tuvieron desde sus primeros años y el sitio donde se desarrollaron. Es difícil cambiar si no se hace un verdadero seguimiento, incluyendo a las familias".
Alfredo Encalada, exseleccionador nacional