Deportes

Francisco Reinoso: "Los arqueros de antes eran más gritones"

El expreparador de arqueros de la selección ecuatoriana compara el accionar de los metas de tiempo atrás con los de ahora

Francisco-Reinoso-Arquero-preparador
Francisco Reinoso, preparador de arqueros de Delfín, mientras departe con la plantilla.Cortesía

- Reinoso, ¿desde los cuántos años enamorado del arco?

- Gracias a Dios, llevo 37 años dedicado al arco, 17 como jugador y 20 como preparador de goleros. Es una experiencia linda estar primero como futbolista y ahora trasmitiendo mi experiencia a los arqueros.

- ¿Por qué fue arquero?

Camilo-Salinas-Alfaro-Moreno-Barcelona

La vuelta de público a los estadios por el momento no es posible

Leer más

- Desde pequeño mi padre me llevaba a las canchas, vivíamos en Cumbayá (Pichincha) y me llamaba la atención que los goleros se vestían diferente, volaban y tapaban, me involucré con el gol.

- ¿El arquero de antes volaba más que el actual?

- Antes éramos más serios y sobrios a la hora de atajar. Tratábamos de ser más de ubicación, pero cuando nos tocaba volar parecíamos un gato y se hizo famosa esa jugada. Ahora los goleros son diferentes, poco se vuela.

- ¿A qué se debe que el arquero no vuele tanto?

- No es que se volaba por volar, sino que se trataba de salvar que la pelota vaya adentro, las defensas eran un poco más adelantadas.

- ¿Cuándo decide ser preparador de arqueros?

Estaba en el Deportivo Quito en 1998 y tomé la decisión de dejar el fútbol y comencé la carrera de preparador de goleros, pero antes de eso me tocó prepararme, fue un proceso y se dio el trabajo.

- ¿Qué diferencia de los arqueros de antes a los de ahora?

- Creo que antes se disfrutaba más el ser golero, tenía más acción. Era los que hablaba todo el partido. Antes se entrenaba más que ahora.

Una vez en la cancha choqué con Lupo Quiñónez, que era grandote, cuando me desperté estaba en el hospital.

- ¿Los goleros de antes eran más gritones?

- No es que se gritaba por gritar, era saber mandar a los jugadores en especial a los defensas. Creo que sí se gritaba un poco más.

Barcelona-Emelec-Clásico-Astillero-

La Ecuafútbol vacunará contra la COVID-19 a los jugadores de primera división

Leer más

- Cuando defendía el arco de El Nacional se dice mucho del torneo que le ‘dañaron’ la final a Barcelona...

- Fue con el profesor Ernesto Guerra, que estuvo de DT en ese torneo. Recuerdo que todo estaba listo para que Barcelona sea campeón, habían armado la fiesta para celebrar el campeonato. Justo para ese partido me había lesionado y terminó tapando Héctor Chiriboga. El Nacional fue campeón y la fiesta se quedó armada para los barcelonistas.

- ¿Dos campeonatos con El Nacional?

Uno como jugador y otro como entrenador de arqueros, con el profesor Ever Hugo Almeida.

Ahora con Delfín, ¿es la primera vez que trabaja en la Costa?

- Agradecido con la gente de Delfín, me dio la oportunidad de poder laborar. Me siento feliz, se disfruta trabajar en la playa, en Manta. Buscamos poder volver a ser campeón.

- ¿Hincha de qué equipo?

Siempre de El Nacional, pero ahora doy todo por Delfín, que es el equipo que me está brindando la oportunidad de poder trabajar en lo que más me gusta.

- ¿Recuerda cuando estuvo cerca de dejar la vida en la cancha?

Nassib Neme

Nassib Neme habla del reglamento y qué habría hecho Emelec en los zapatos de Barcelona

Leer más

- Nunca podré olvidar eso, fue un partido ante Barcelona, choqué con Lupo Quiñónez que era un grandote, choqué y cuando desperté me di cuenta que estaba en el hospital, quedé lesionado por seis meses. Mi mamá me decía que debía de dejar el fútbol, pero le dije que no, mi vida estaba en la cancha.

- ¿Qué se viene en su vida?

- Poder dejar mis experiencias en los jóvenes. Ahora me volví a encontrar con Johan Padilla que estuvimos en El Nacional. Lo que trato es dejar en cada entrenamiento algo de lo que viví como arquero.

- ¿Cómo ve el arco en el futuro?

Muy bien, hay mucho talento que se viene preparando y ya destacando. Hay madera de goleros en todo el país. Es un puesto que ha tenido mucha notoriedad en los últimos años.