Deportes

Una estrella del atletismo iraní entrena en su tejado por el coronavirus

La velocista Maryam Toosi decidió mantenerse en forma en el tejado de su edificio durante la pandemia

Atleta-iraní-Maryam-Toosi
La velocista iraní Maryam Toosi realiza su rutina en el techo de su residencia.AFP

La pandemia del coronavirus ha forzado a los deportistas de todo el mundo a buscar fórmulas para mantenerse en forma pese al confinamiento y el cierre de instalaciones. La atleta iraní Maryam Toosi optó por entrenarse en el tejado de su edificio.

Esta velocista ha conseguido grandes éxitos en el pasado y es célebre por ello en la República Islámica. Ostenta los récords nacionales de 100, 200 y 400 metros y ganó dos medallas de oro en los campeonatos de Asia en pista cubierta de 2012 y 2014.

juan torrijo

Selección ecuatoriana: Al cuerpo técnico de la Tri no le gusta lo que pasa en la FEF

Leer más

A sus 31 años y confinada por el coronavirus, Maryam Toosi decidió mantenerse en forma ejercitándose en el tejado de su edificio.

"Me entreno en casa, en cualquier espacio que pueda utilizar, como el tejado, pero también en el interior o incluso en la calle al lado del edificio", explica a la AFP.

"Allí hay un espacio verde y me entrenó en él cuando no hay nadie", afirma esta deportista, que tiene 159.000 seguidores en Instagram.

Atleta-iraní-Maryam-Toosi
La atleta iraní junto con todos sus implementos para cumplir con todos sus ejercicios.AFP

Su apartamento está situado en Shahr Ara, un barrio densamente poblado de Teherán, la enorme capital del país, donde pocos espacios al aire libre están abiertos.

LigaPro-futbol

La LigaPro reiniciará actividades el 8 de junio

Leer más

"Debemos mantener nuestra forma física ya que las competiciones comenzarán más adelante y habrá que superar retos", afirma.

El nuevo coronavirus ha costado la vida a casi 7.200 personas en Irán, el país más afectado por la pandemia en Oriente Medio.

Atleta-iraní-Maryam-Toosi
La depotista muestra un rincón de su casa donde atesora sus trofeos.AFP

El gobierno ordenó a mediados de marzo el cierre de las instalaciones deportivas en el marco de las medidas destinadas a frenar la propagación del virus, lo que obligó a los deportistas a buscar nuevos espacios, incluidos los parques públicos de Teherán.