Elizabeth Bravo entrena con libertad en Australia

  Deportes

Elizabeth Bravo entrena con libertad en Australia

La triatlonista no pudo regresar al país por el coronavirus y aprovecha su estadía en Mooloolaba para practicar al aire libre junto a su esposo e hijo

Elizabeth Bravo - Australia
Elizabeth Bravo (i) durante un entrenamiento por las carreteras de Mooloolaba (Australia) junto a Armando Matute (c) y Xisca Tous (d).CORTESÍA

Lo que inició como un problema al no poder regresar al país por el cierre de fronteras debido a la pandemia de coronavirus, se convirtió en una ventaja para la triatlonista Elizabeth Bravo, que actualmente entrena en Australia.

A1-6494883 (16494883)

El Comité Olímpico Ecuatoriano empieza a reestructura el presupuesto para Tokio

Leer más

En ese país, el pasado 14 de marzo alcanzó el quinto lugar en la primera parada de la temporada de la Copa del Mundo de triatlón, con lo que consolidó su clasificación a los Juegos Olímpicos Tokio 2020, que serían sus terceras Olimpiadas y que días después también fueron pospuestos por la emergencia sanitaria debido al COVID-19.

Bravo, quien se encuentra en Mooloolaba junto a su entrenador y esposo, Francisco Tirado, y su pequeño hijo Juan Francisco (4 años), tiene la facilidad de poder entrenar al aire libre, algo que en el país no hubiera sido posible por las medidas de aislamiento.

“Es una bendición estar aquí y no en otro país. Tiene una tasa de infección muy baja y medidas no tan drásticas como en Ecuador. Su población es bastante educada, mantiene la distancia social. Entrenamos las tres disciplinas (ciclismo, atletismo y natación) con toda normalidad. La piscina está cerrada, pero tenemos el mar”, le contó la triatlonista a EXPRESO desde Australia.

Agregó que en ese país de Oceanía está permitido salir a ejercitarse a parques, carreteras o al mar, pero que si encuentran a personas paseando, las multas son muy altas.

El hecho de estar junto a su familia le da tranquilidad para enfocarse en su preparación, en espera de un pronunciamiento oficial sobre la reanudación de las competencias.

“Me ayuda en la parte emocional el estar con mi esposo y mi hijo. Si estuviera en Cuenca (su ciudad natal) fuera similar al no poderles ver a mis padres, hermanos y demás familiares por la cuarentena. La ventaja aquí es que podemos entrenar y además tener contacto con la gente de Ecuador mediante las herramientas tecnológicas”, resaltó Eli.

También le aportó paz el conocer que su madre se encuentra en el Oriente, cerca de Tena, junto a su abuela de 104 años, y al cuidado de una tía que es doctora, “por lo que está en buenas manos”.

Bravo comparte los entrenamientos con Armando Matute, quien también participó en la parada de la Copa del Mundo, y con la española Xisca Tous, quien tampoco pudo regresar a su país.

“Sola no habría podido hacer tan buenos entrenamientos. Han sido parte indispensable para seguir activa. Realizamos entre tres y cinco horas de bici, una hora de carrera y hora y media en el mar”, detalló la deportista tricolor.

Otro factor clave es la nutrición, que se basa en proteínas como carne y pollo, acompañadas de arroz, verduras y frutas. A eso le suma “hidratantes y proteínas que antes del viaje me entregó Herbalife, tengo suplementos para mes y medio, lo que me ayuda a complementar mi nutrición”.

Una vez terminada la exigente jornada de entrenamiento, Bravo se dedica a apoyar a su hijo Juan Francisco en las tareas que le envían desde Ecuador y con las que compensa el hecho de no poder ser parte de las clases virtuales por el cambio de horario.

Elizabeth Bravo - Australia
La triatlonista dedica una parte de la tarde para guiar a su pequeño Juan Francisco en los deberes escolares.CORTESÍA

También junto a Matute y Tous, con quienes comparte departamento, aprovechan para mirar películas, jugar cartas, efectuar videoconferencias con la familia y revisar las noticias. Sobre este último punto mostró su preocupación por el avance del coronavirus en Ecuador, “pero principalmente en Guayaquil, nos ha impactado el gran número de fallecidos”.

Los gastos de la estadía de Bravo, Matute y Tirado en Australia llegan a los $ 2.500 mensuales, que están costeando mediante sus tarjetas de crédito, en espera de la reprogramación del presupuesto inicial de su desplazamiento a Oceanía para representar al país, que está gestionando Julio Ramírez, presidente de la Federación Ecuatoriana de Triatlón, quien está en contacto permanente con los deportistas.

También están expectantes del pago de los valores atrasados del Plan de Alto Rendimiento por parte de la Secretaría del Deporte.

Elizabeth Bravo - Australia
Eli junto a su hijo Juan Francisco y su esposo y entrenador Francisco Tirado.CORTESÍA

Retornar al país pero con garantía de salud

La visa de Bravo para permanecer en Australia expira el 9 de junio. Junto a su familia está a la espera de la apertura del arribo de vuelos internacionales en Ecuador para establecer una fecha de regreso, pero siempre con la salud como prioridad.

Guanca - Alemania

Coronavirus: Cristian Guanca, exEmelec, está varado en un aeropuerto de Alemania

Leer más

“El coronavirus deja un 30 % de afección en las vías respiratorias y es casi acabar con la carrera deportiva de alto rendimiento”, afirmó Bravo, quien resaltó que efectuar un viaje sin las debidas garantías es “exponernos a la pandemia”.

Esto la ratificó su entrenador Francisco Tirado, quien se encuentra tranquilo al estar en Australia y destacó que en Mooloolaba los casos de contagio casi han desaparecido. El especialista, que guía las prácticas enfocadas principalmente en el acondicionamiento físico, además es el encargado de preparar los alimentos de los deportistas.