Deportes

Los capitanes, las voces de los equipos

Ellos son los encargados de dar la cara, especialmente en los malos momentos. Su gestión es importante para que el grupo luche por una meta en común.

A1-6461127 (16461127)
Carlos Garcés es el líder del Delfín, actual campeón de la LigaPro.Archivo

El éxito en un deporte colectivo depende de la suma de muchas voluntades, y el fútbol no es la excepción. Hacer que las partes de un todo funcionen depende de muchos factores, siendo la presencia de un buen capitán uno de los más importantes.

En el inicio de la LigaPro 2020 ese papel tiene rostros conocidos, como el de Esteban Dreer, quien pasó de liderar el camerino del tricampeón Emelec al del recién ascendido Liga de Portoviejo, o el de Matías Oyola, quien, pese a no lucir la cinta en la cancha (ese honor lo tiene Damián Díaz), es el líder indiscutido de Barcelona.

En el Bombillo la posta la tomó el defensa argentino Aníbal Leguizamón. “La decisión fue del profesor (Ismael Rescalvo). No podría darle mayor detalles de los aspectos que tomó en cuenta para elegirlo, pero es algo que nosotros respetamos”, dijo Óscar Bagüí, quien con 37 años es el jugador más experimentado del cuadro azul.

En la otra orilla del Astillero, pese a sumar pocos minutos en cancha, el Pony Oyola es el encargado de dar la cara, especialmente en los tiempos difíciles.

En octubre de 2013 una frase suya reveló el poder que tiene dentro del Ídolo, incluso para criticar a una parte de la directiva: “En el 2012 cuando íbamos a ser campeones habían como 20 dirigentes en el camerino, no nos podíamos ni cambiar. Ahora solo hay uno. Institucionalmente estamos pasando un momento malo, y no tenemos el apoyo de nadie”.

En Ecuador, la capitanía no es exclusividad de los criollos. El argentino Adrián Gabbarini fue elegido por el cuerpo técnico de Liga de Quito como el líder del equipo. El segundo capitán es Édison Vega.

Su tarea no sale de lo deportivo. Su rango se aplica dentro del camerino, pero no es representante de los jugadores para cualquier tema económico con el directorio. “No ha tenido necesidad”, afirma el golero.

En Delfín ese papel lo cumple Carlos Garcés. El campeón se desenvuelve en un buen ambiente y en los últimos tiempos no se registran conflictos entre los jugadores y la dirigencia.

“El capitán enseña a sus compañeros a que no sean indolentes y a ser sensibles con los demás”, dijo Efrén Mera, quien compartirá esa responsabilidad en Independiente del Valle con Christian Pellerano, Richard Schunke y Alan Franco.

Johan Padilla es el capitán de El Nacional desde mediados de la temporada anterior. El actual cuerpo técnico, encabezado por Eduardo Lara, lo ratificó.

Hoy, cuando el balón comience a rodar en las canchas del país, 16 caciques lucharán por el privilegio de levantar el trofeo de la LigaPro.

Hurtado y Urrutia, los líderes más recordados

Nombres como los de: Luis Capurro, Álex Aguinaga, Carlos Luis Morales, Luis Fernando Saritama, Wilson Armas, José Voltaire Villafuerte, Pietro Marsetti, Walter Ayoví, Antonio Valencia, Polo Carrera, Alfonso Obregón, Fausto Carrera, Alfredo Encalada, Fabián Vicente Burbano, Raúl Avilés, entre otros, tienen un lugar de privilegio en la historia del fútbol ecuatoriano.

Sin embargo, Iván Hurtado y Patricio Urrutia cuentan con un plus que alimenta sus hojas de vida.

El Bam Bam llevó la banda en la primera participación mundialista de Ecuador (Corea-Japón 2022) -tomando la posta de Aguinaga-, mientras que el Pato formó parte de la era dorada de Liga de Quito, aunque solo levantó dos de los cuatro títulos internacionales alcanzados por el club.

“Estuve en las dos primeras Copa Libertadores (2008) y la Recopa (2009). En la Copa Sudamericana (2009) fui inscrito por Liga y terminé transferido a Fluminense, pero no pude jugar por ese motivo. Era una cosa rara. Ganó Liga, siendo Néicer (Reasco) el capitán. Regresé el otro año (2010) y nos llevamos la segunda Recopa, pero Néicer se había ganado el derecho a levantar ese trofeo”, recuerda Urrutia.

Óscar Bagüí suma más de 300 presentaciones con la camiseta de Emelec, en los casi diez años que lleva en la institución.

Pocas veces ha sido capitán, pero considera que tuvo el honor de levantar la Copa más preciada por la hinchada azul. “La histórica, la de 2014 (ante Barcelona). Creo que difícilmente se va a repetir algo así”.