Deportes

Coronavirus: Kevin Krawietz, de campeón de Roland Garros a trabajador de supermercado

El tenista alemán encontró un segundo trabajo para generar ingresos debido a la suspensión de las competencias deportivas por la pandemia

Kevin Krawietz - Roland Garros
Kevin Krawietz (i) junto a su compatriota Andreas Mies (d) ganaron el torneo de Roland Garros en dobles, el año pasado.ARCHIVO / EXPRESO

Kevin Krawietz, ganador del dobles en la última edición del torneo de Roland Garros junto a Andreas Mies, trabaja actualmente en un supermercado de Alemania en estos tiempos sin competencias deportivas por la pandemia de coronavirus.

Elizabeth Bravo - Australia

Elizabeth Bravo entrena con libertad en Australia

Leer más

"Llevo varias semanas trabajando para un supermercado por un sueldo básico de 450 euros (486 dólares)", reveló el tenista alemán, de 28 años, a la revista "Der Spiegel".

En su segundo empleo, al deportista todavía no se le permite escanear y cobrar en la caja. "Junto con un compañero, repongo estantes, me aseguro que las salchichas y el queso estén a la vista y clasifico las cajas vacías, a eso lo llamamos cartonear", detalló.

Confesó que "la semana pasada hice una vez de seguridad en la entrada, rociando los carritos de la compra con desinfectante". Krawietz había "estado planeando buscar un trabajo normal por un tiempo, gracias al coronavirus ahora tengo la oportunidad de hacerlo".

Destacó la labor diaria de sus compañeros en el supermercado, quienes "se levantan a las cinco de la mañana, están en la tienda desde las cinco y media para llenar los estantes", y recordó que "yo, en cambio, he tenido el lujo en mi vida de poder convertir mi hobby en mi profesión". 

El alemán, que el 2012 participó en el Challenger de Salinas, fue la revelación en el Abierto de Francia el año pasado junto con Andreas Mies al triunfar en la competencia de dobles. Krawietz, en esta época de crisis sanitaria, tiene autorización para entrenar como profesional en una cancha de tenis cubierta, gracias a un permiso de excepción. 

También formó parte del equipo alemán que clasificó a la fase final de la Copa Davis al imponerse a Bielorrusia por 3-1, a inicios de marzo.

"Juego allí tres o cuatro veces a la semana. Por lo demás, he comprado patines en línea y los uso para subir y bajar junto al Canal de Nymphenburg en Múnich", detalló el tenista sobre su nueva vida en la que su lema es desconectar y cartonear.