Deportes

Béisbol: En Quito se batea hacia la masificación

El deporte de la pelota chica busca un espacio en la capital. Hay juegos en canchas de fútbol, mientras los directivos sueñan con su propio escenario.

FINAL-SOFTBOL-BÉISBOL-QUITO
Las canchas de fútbol son, por ahora, el único refugio para la práctica de este deporte. 10 de enero de 2021 KARINA DEFAS Agencia (ag-expreso ag-extra ag-quito)Karina Defas

La historia del béisbol en Quito es corta y su masificación está cargada de intentos fallidos. Sin embargo, hay gente que no se rinde y que ahora busca el impulso definitivoClubes legalmente constituidos, campeonatos relámpagos y el proyecto de un estadio propio son los primeros pasos sólidos hacia el gran objetivo.

Después de todo, nunca fue por falta de competencia o gusto por esta disciplina, como lo recuerda Édison Salvador, el presidente de la Asociación de Béisbol de Pichincha.

Antonio-valencia-futbolista

Antonio Valencia le envió un emotivo mensaje a Wayne Rooney

Leer más

Él cuenta que antes, en 1980, jugaban cerca del hipódromo del parque La Carolina, pero cuando se construyó la pista la gente dejó de ir. Luego se formó una comisión del deporte en la Concentración Deportiva de Pichincha y se apoyó en la Alianza Americana. “Se dieron buenos partidos, buen ambiente, pero a principios de los 90 desapareció y el béisbol se paró en la ciudad”, lamenta.

Un nuevo intento se dio hace diez años, cuando las ligas barriales y parroquiales armaron sus equipos. Desde entonces el crecimiento ha sido a paso lento pero seguro. Gracias a ello aparecieron los clubes Águilas del Diamante, Lobos de Páramo y Bárbaros.

Los tres cumplieron con todo el proceso para ser clubes especializados y formativos y dieron paso a la Asociación de Béisbol de Pichincha. Pero una vez cumplidos los papeles apareció el verdadero reto: mantenerse.

Para ello la fórmula fue sencilla. Sumaron un cuarto equipo (Tigrillos) y armaron la temporada regular y los playoffs al estilo norteamericano. Juegan series al mejor de siete.

Tigrillos, por ahora, no tiene papeles para ser considerado un club oficial, pero como aclara Salvador, ya empezaron a cumplir con los requisitos.

La constancia de estos equipos fue viable, también, gracias a la llegada de cientos de extranjeros. Los venezolanos, cubanos y dominicanos, principalmente, se sumaron de inmediato. Para ellos es un deporte muy popular en su país.

Por ejemplo, Ángel García es dirigente de Águilas. Él recuerda que llegó al Ecuador hace seis años. Lo primero que hizo fue buscar gente para armar partidos de sóftbol

Jugábamos en La Carolina, pero nos prohibieron por el peligro para las personas que pasaban por ahí y porque la pelota salía disparada de la cancha. Nos ayudaron con un campo en la Fuerza Aérea Ecuatoriana, pero después nos la quitaron por asuntos administrativos. Pasamos al Bicentenario hasta que inició la pandemia. Ahora jugamos en una cancha de fútbol en La Josefina (al norte de Quito) mientras se concreta lo de la cancha en San José de Morán”, cuenta.

Angel García

García es parte de esa mezcla que se dio entre el béisbol, que es la parte formal de la organización en Quito, y el sóftbol, que si bien tiene una comisión provincial liderada por Aldo Brito, está apenas en crecimiento.

El sóftbol es parecido al béisbol. Las diferencias, a breves rasgos, son canchas más pequeñas, la bola más grande y bate de metal. Por eso existe una comunión entre sus deportistas, interviniendo en torneos de las dos disciplinas.

Y en ambas, reconoce Salvador, el mayor porcentaje de deportistas es extranjero. “Yo diría que un 80 %”, dice él.

El pastel local, en cambio, tiene muchos guayaquileños que viven en Quito. “Nuestra intención es incrementar el número de quiteños que se sumen a esta práctica”, dijo.

García cree que es algo natural, pero lo expone con algo de humor y pone como ejemplo a su país. “Parece que el gusto por este deporte depende de la región. En Venezuela también hay una zona alta y fría y tampoco juegan”. Claro, después lo aclara. “Sí les gusta este deporte, pero no se animan”.

De todas maneras, como señala Dyar Trotman, dirigente del equipo de sóftbol Cigarrero, todo está encaminado para lograr la masificación. Dependerá de seguir con la práctica deportiva y que las escuelas formativas en Quito empiecen a dar los frutos esperados.

JUEGOS CONSTANTE

Además del campeonato oficial, los equipos se juntan los fines de semana y arman torneos relámpagos, ya sea de béisbol o de sóftbol. El domingo anterior, por ejemplo, se jugó un cuadrangular en la cancha de fútbol de La Josefina, al norte de Quito. Cigarreros se impuso a Águilas en la final por 15-8. En el subcampeón juega solo un ecuatoriano, pero es Mauricio Valdiviezo, seleccionado nacional. Él creció en Venezuela y por eso adquirió el gusto por esta práctica deportiva desde pequeño.

LA AFICIÓN CRECE

En el torneo amistoso del fin de semana anterior estuvieron cerca de 50 aficionados, regados en distintas zonas del estadio de La Josefina. La distribución se da, generalmente, por grupos familiares, para minimizar el riesgo de contagio de la COVID-19. Por esa razón algunos aficionados se sintieron tranquilos y se sacaron las mascarillas. Los deportistas también tienen la recomendación de portar la protección, aunque no es tan estricto porque entre los participantes hay, generalmente, el distanciamiento.

Sebastián Guayasamín Rally Dakar 2021

Guayasamín: "Se puede dar mucho más"

Leer más

EL ESTADIO TAN ESPERADO

TERRENO-ESCENARIO-DEPORTIVO-BÉISBOL
En este terreno se construirá el escenario deportivo para el béisbol, al norte de Quito. 10 de enero de 2021 KARINA DEFAS Agencia (ag-expreso ag-extra ag-quito)Karina Defas

En la cooperativa Luz y Vida, en San José de Morán, se construirá el estadio de béisbol. Allí funcionará permanentemente una academia de béisbol y sóftbol. El terreno es un relleno de quebrada, que fue facilitado por la presidenta de la cooperativa Verónica Sevillano. A ella le convenció el proyecto deportivo, que servirá como área comunal también. El sector es considerado de población vulnerable y por eso se apoyarán en el deporte para ayudar a los chicos a tomar mejores decisiones.

DURO INICIO

En Quito no existía una tienda deportiva que ofrezca los implementos para la práctica del béisbol. Por eso, como lo recuerda García, traían todas las cosas desde Venezuela. “Los familiares nos traían pelotas, bates, guantes y uniformes porque era casi imposible conseguirlo acá”. Sin embargo, se enteraron que en Guayaquil todo era diferente y empezaron a comprar las cosas desde el puerto. Eso facilitó todo.

Por ahora el sóftbol cuenta con más equipos que el béisbol en la provincia. Hay torneos hasta con 16 planteles. El objetivo, a mediano plazo, es unificar los campeonatos de esta disciplina e incluir a más ecuatorianos en las nóminas.