Ciencia y Tecnologia

Luego de dos años de seguimiento, hay esperanza en la mariposa monarca

Los insectos migratorios son esenciales para el funcionamiento y los servicios de los ecosistemas

INVESTIGACION-MARIPOSAS
La mariposa cardera migra cada año entre África y Europa.EFE

La mariposa cardera migra cada año entre África y Europa pero de dónde pasa el invierno europeo y dónde cría se sabe muy poco. Los modelos ecológicos habían señalado como posibles algunas zonas del trópico africano, y ahora un equipo de científicos lo ha confirmado.

Lluvia en Guayaquil

Lluvia en Guayaquil: La intensa lluvia inunda las calles del norte

Leer más

Tras dos años de seguimiento y de extensos estudios de campo, el equipo ha validado esas modelizaciones y ha localizado las áreas de reproducción invernal de estas mariposas (Vanessa cardui) que entre octubre y febrero crían en Kenia, Uganda, Camerún, Benín, Ghana, Costa de Marfil, Senegal y Etiopía, entre otros países.

Los insectos migratorios son esenciales para el funcionamiento y los servicios de los ecosistemas pero cómo y cuándo llevan a cabo sus largos viajes es un enigma en muchas especies.

La mariposa cardera, como la famosa mariposa monarca que migra entre Canadá y México, es una especie ‘modelo’ para los científicos, es decir, permite estudiar procesos biológicos y extrapolarlos a especies parecidas, “sin embargo, todavía no se conocía alto tan importante como su ciclo migratorio completo”, explica Talavera en declaraciones a EFE.

Lea también: (Buenas noticias: El mundo se encamina hacia una ecología innovadora

Recientes investigaciones habían descubierto que estas mariposas podían cruzar el Sáhara desde Europa en otoño, y regresar a finales de invierno, pero dónde pasaba el invierno seguía siendo una incógnita.

UPC Urdesa

Guayaquil: La esquina del desamparo urbano e inseguridad

Leer más

Los modelos de nicho ecológico (ENM, por sus siglas en inglés) habían apuntado posibles puntos geográficos en los que estas mariposas podrían encontrar las condiciones necesarias para criar durante los meses de invierno europeo, pero estas predicciones debían ser validadas por trabajos de campo científicos, y eso es lo que ha hecho el equipo de Talavera.

“La clave ha sido investigar cuáles son los requerimientos ecológicos de esta especie para poder reproducirse en África, que son distintos a los de Europa. Mediante métodos de modelización ecológica con datos de 1.268 puntos de cría de 35 países, pudimos hacer predicciones mensuales de las posibles áreas africanas donde podrían reproducirse durante el invierno europeo”, explica.