Ciencia y Tecnologia

Coronavirus: Razones por las que no decir adiós a la mascarilla tras la vacuna

Expertos advierten que, de hecho, la vida no volverá a la normalidad tan pronto tras del proceso de vacunación

mascarillas
Transeuntes usan mascarillas durante su paso por la Bahía.JIMMY NEGRETE

Las mascarillas se han convertido en parte inalienable de nuestra indumentaria diaria. Siendo una de las principales formas utilizadas para prevenir los contagios, muchos creerían que su uso llegaría a su fin con la llegada de la vacuna, pero eso no es del todo cierto. O al menos, eso es lo que plantea un grupo de expertos.

Covid-19 Vaccination a(32871271)

América mira con optimismo el inicio de la vacunación contra la covid en EE.UU.

Leer más

"Después de ponerte la vacuna, es necesario regresar a casa, mantener el aislamiento social, esperar la segunda dosis y luego esperar al menos 15 días para que la vacuna alcance el nivel de efectividad esperado", detalla a la BBC la bióloga Natalia Pasternak, presidenta del Instituto Questão de Ciência, de Brasil.

Sin embargo, pasados esos quince días, la experta señala que será necesario primero que gran parte de la población esté inmunizada para de ahí hablar recién de relajar su uso.

Pero el tema en realidad es mucho más complejo de lo que parece. Te explicamos algunas claves para entender porqué no dejar de usar mascarillas luego de la vacunación masiva.

  • LA INMUNIDAD COLECTIVA TARDARÁ EN LLEGAR

Aunque el fin del 2020 y la llegada del 2021, supone el arribo de la vacuna a varios países de América Latina y otros continentes, también hay que tener en cuenta que la mayoría de los planes de vacunación establecen que los primeros en recibir dosis serán los grupos más vulnerables.

En Ecuador, por ejemplo, aunque no se tiene certeza de quienes serán los siguientes a acceder a la vacuna, sí se sabe que los "ya contagiados" no podrán acceder a ella -aún sin estudios que avalen la inmunidad permanente tras el contagio-.

A grandes rasgos, lo cierto es que si gran parte de los ecuatorianos se han contagiado y por tanto, no podrán acceder a la vacuna, será difícil conseguir la llamada  "inmunidad de rebaño" -que se consigue al haber vacunado a un 70% de la población-. Y aún si el Ministerio de Salud no hubiera tomado esta decisión, serían necesarios varios meses de campaña para lograr dicho objetivo.

  • TIEMPO PARA QUE EL CUERPO REACCIONE

fv

La pandemia muestra la necesidad de transformar el sistema de salud en Ecuador

Leer más

Según el médico de enfermedades infecciosas Jorge Kalil, el mecanismo general de funcionamiento de una vacuna es siempre el mismo: introduce una partícula en el cuerpo llamada antígeno, el cual provoca una respuesta inmune, es decir, prepara al organismo para enfrentar un intento de contaminación, ser capaz de reconocer un virus y producir anticuerpos para combatirlo.

De tal forma, que la próxima vez que entre en contacto con ese virus, el cuerpo recordará cómo combatirlo y podrá enfrentar la amenaza de manera rápida y eficiente. Esta respuesta tarda al menos dos semanas, según explica Pasternak.

La primera respuesta inmune del cuerpo después de la vacunación es la producción de anticuerpos, que se adhieren al virus y evitan que ingrese a las células del cuerpo y las use para producir más virus, explica Pasternak.

Pero existe un segundo tipo de respuesta inmune, llamada respuesta celular. "Son células, llamadas células T, que no se unen al virus, pero reconocen cuándo una célula está contaminada con el virus y la destruyen", explica Pasternak.

Es decir, si un virus logra escapar de los anticuerpos y contaminar cualquier célula del cuerpo, las células T funcionan como "cazadoras" y destruyen las "células zombi", evitando que se produzcan más virus.

Este tipo de respuesta tarda un poco más que la de los anticuerpos, otra razón por la que la inmunización solo se completa unas semanas después de recibir la vacuna, explica Jorge Kalil.

Es decir, después de recibir una vacuna, solo estás realmente protegido al cabo de unas pocas semanas, explican los científicos. Es como si el cuerpo necesitara tiempo para "procesar" la información y reaccionar de manera apropiada.

  • LA VACUNA EVITA QUE TE ENFERMES, PERO NO QUE CONTAGIES

VISÓN

Detectan por primera vez el COVID-19 en un animal silvestre en libertad

Leer más

"Mucha gente piensa que una vez que se vacunen ya no tendrán que usar mascarilla»", dijo Michal Tal, inmunóloga de la Universidad de Stanford en declaraciones al New Tork Times.

Las vacunas contra el coronavirus se inyectan en lo profundo de los músculos, donde estimulan al sistema inmunológico para que produzca anticuerpos. Algunos de estos anticuerpos se alojarán en las mucosas nasales. No obstante, aún no está claro qué cantidad de la reserva de anticuerpos puede ser movilizada o con qué rapidez.

Si la respuesta en la nariz de esos anticuerpos no es elevada, el virus podría alojarse en la nariz e infectar a otros al exhalarse o estornudar. Por lo que la mascarilla se perfila como una protección necesaria, aún habiendo recibido la vacuna, pues el individuo podría seguir contagiando el coronavirus.

  • DOS DOSIS CONTRA EL CORONAVIRUS

El hecho de que la mayoría de las vacunas que se están desarrollando contra la enfermedad requieren dos dosis para lograr la eficacia esperada, es otro punto que obliga a no bajar la guardia en las medidas de protección.

Pfizer, Moderna, Oxford/AstraZeneca, Conavac y la Sputnik V, son algunas de las que forman parte de esta lista. Y algunas están inmersas en los convenienos en los que ha entrado Ecuador para acceder a la llamada "salida al coronavirus".

Combinando el tiempo necesario entre una dosis y otra y el tiempo que el cuerpo necesita para producir una respuesta inmunitaria, se necesitará al menos un mes y medio para que alguien que haya sido vacunado sea considerado inmunizado.

Pero, incluso después de eso, tomará tiempo para que la vida vuelva a la normalidad, y hasta que la mayoría de la población esté vacunada, la recomendación es que incluso las personas inmunizadas mantengan las medidas de prevención.

  • LA INCÓGNITA DE LOS TEST DE ANTÍGENOS

moderna

La FDA confirma la eficacia y la seguridad de la vacuna de Moderna

Leer más

Los test rápidos de anticuerpos también tardarán en extenderse a nivel global y en llegar al grueso de la población, por tanto, será dificil tener pronto un aval que garantice la eficacia de las vacunas y que de fe de la inmunización generalizada de la ciudadanía.

Seguramente, luego del arribo de las primeras dosis de los distintos prototipos de vacunas existentes en el mundo, adquirir test de antígenos será el siguiente reto que deberán plantearse los gobiernos.