Ciencia y Tecnologia

China abre el radiotelescopio más grande del mundo a científicos extranjeros

El objetivo declarado de este aparato es buscar el origen y la evolución del universo, mediante la aplicación de moléculas interestelares

635170bd963e69dab19ed0e4d630efae703acc77
China comenzó hoy a aceptar solicitudes de científicos extranjeros para utilizar el radiotelescopio más grande del mundo, situado en la provincia suroriental de Guizhou.efe

China comenzó hoy a aceptar solicitudes de científicos extranjeros para utilizar el radiotelescopio más grande del mundo, situado en la provincia suroriental de Guizhou.

ExtNu-rWUAE-zz2

Prototipo de nuevo cohete de SpaceX explota antes de regresar a tierra

Leer más

Según el diario estatal Global Times, a partir de la pasada medianoche local (16.00 hora GMT del martes) se empezaron a aceptar solicitudes a través de internet, que se resolverán antes del próximo 20 de julio; los científicos extranjeros que consigan los permisos podrán comenzar a efectuar allí sus programas de observación a partir de agosto.

El conocido oficialmente como Radiotelescopio de Apertura Esférica de Quinientos Metros (FAST) tiene un diámetro de medio kilómetro y comenzó a operar en enero de 2020 tras tres años de pruebas.

Desde que se completó, en septiembre de 2016, el ingenio ha descubierto más de 300 púlsares (astros de neutrones que rotan a gran velocidad y emiten haces periódicos de radiación electromagnética) y, según la Academia China de Ciencias, ha logrado "múltiples avances en el campo de las ráfagas rápidas de radio y otras investigaciones".

Según los expertos chinos, el FAST es 2,5 veces más sensible que el segundo telescopio más grande del mundo, y permitirá explorar hasta cuatro veces más porciones del espacio que los actuales radiotelescopios más potentes.

Este cometa errante -bautizado como 2I/Borisov- fue descubierto por el astrónomo aficionado Gennady Borisov en agosto de 2019

Descubren indicios de haber encontrado el cometa más prístino

Leer más

Propuesto hace más de veinte años por astrónomos chinos, su coste ascendió a 1.200 millones de yuanes (173 millones de dólares, 156 millones de euros).

No obstante, su construcción implicó que unos 7.000 habitantes de la zona donde se sitúa tuvieran que ser reubicados en otra ciudad a unos diez kilómetros de distancia para "garantizar el rendimiento" del telescopio.

El objetivo declarado de este aparato es buscar el origen y la evolución del universo, mediante la aplicación de moléculas interestelares.