Buenavida

El voluntariado se apoya en las redes para seguir su labor

Piden donaciones a través de Facebook, Twitter e Instagram.  Las fundaciones buscan formas de ayudar a las personas de la calle y a los enfermos.

voluntariado
En época de emergencia sanitaria, el voluntariado busca formas para seguir ayudando.Cortesía

Los voluntarios del país no descansan. En momentos en que hay que quedarse en casa, las fundaciones buscan mecanismos para no paralizar su labor social.

No es fácil, ya vivían una reducción significativa de donaciones y con empresas y pequeños negocios paralizados o trabajando a media llave, la situación no muestra un panorama alentador.

Pero harán la lucha y ya algunas de ellas comenzaron a aplicar opciones. Lo hacen a través de las redes sociales, promoviendo el voluntariado virtual, como es el caso de la Fundación Cecilia Rivadeneira.

El grupo, que trabaja por el bienestar integral de niños y niñas diagnosticados con cáncer y por sus familias, habilitó una plataforma que permita realizar actividades lúdicas para niños en casa, elaborar campañas de prevención, dar primeros auxilios psicológicos y ayudar en el acopio de víveres para los adultos mayores.

baile

Una sesión de bailoterapia para relajar tu mente

Leer más

Para ello, comparten en redes videos con la iniciativa e invitan a otros a unirse.

La Fundación Dibuja una sonrisa, conocida por promover la donación de cabello para elaborar pelucas para niñas con cáncer, también tiene su propuesta en redes.

Si quiere donar, puede guardar su cabello amarrado en ambos lados y colocarlo en un sobre manila, así podrá enviarlo cuando la emergencia sanitaria termine.

Además, tienen la opción de colaborar eligiendo una de las formas de apadrinamiento que constan en su página web.

Techo Ecuador, que aglutina a la mayor cantidad de voluntarios jóvenes en el país y que ha atravesado por problemas económicos, también aprovecha sus cuentas para pedir apoyo.

Con la frase “Seguimos trabajando desde casa”, piden el apoyo de empresas que tengan capacidad de donaciones de alimentos, que ayuden a las comunidades que atiende la fundación. Para suplir las necesidades, solicitan insumos de higiene para mitigar la expansión del virus. “Estaremos teletrabajando y conectados”, indican.

En esa línea está la Fundación Tacita caliente, que brinda desayunos a madres de niños internados en hospitales. Se están preparando para llevar raciones alimenticias cuando pase la crisis, pues las familias enfrentarán inconvenientes al no haber podido generar recursos, indican. Por estos días, el grupo está diseñando un plan de intervención y todos los voluntarios aportan con ideas y formas de ponerlas en marcha.

La Fundación Manuel Freire tampoco descansa. Busca ayuda para las personas que viven en las calles. Piden alimentos no perecibles e implementos de aseo. Y en sus mensajes invitan a la reflexión: ¿Cómo pueden seguir la campaña #QuédateEnCasa?

Así, las fundaciones diseñan proyectos para ejecutar por estos días de dificultades y también para cuando pase la emergencia. Dicen que es momento de mostrar la solidaridad, pues mientras unos podrán, aunque con dificultades, sobrellevar la crisis, habrá personas vulnerables que necesitarán de todo el apoyo posible.