La miopía se corrige con cirugía refractiva láser

  Salud

La miopía se corrige con cirugía refractiva láser

Permite mejorar la visión y evita el uso de lentes. Requiere de anestesia tópica y local. Toma entre 5 a 10 minutos por cada ojo,

Cirugía refractaria
En manos de un profesional esta cirugía es segura, no invasiva y se realiza en pocos minutos.Cortesía

Algunas patologías visuales es posible corregir con cirugía refractiva láser, procedimiento que consiste en retirar mecánicamente la primera capa de la córnea, moldeándola con láser. Consiguiendo así mejorar la visión y evitar el uso de lentes. "Es una intervención quirúrgica no invasiva, muy rápida e indolora que se realiza bajo anestesia tópica y local. Toma entre 5 a 10 minutos por cada ojo, es cómoda para el paciente ya que no necesita vendar sus ojos al salir del quirófano, y los resultados se notan desde el primer día", explica la oftalmóloga Elvia Lalaleo.

La miopía es una condición que se caracteriza porque la persona que la padece tiene una mala visión de lejos pero buena visión de cerca. Así, los objetos que están lejos se ven poco claros o nítidos, según la OMS.

Esta cirugía permite corregir la miopía (anomalía o defecto del ojo que produce una visión borrosa o poco clara de los objetos lejanos) y otros defectos refractivos como astigmatismo (curvatura irregular de la córnea que provoca que se vean algo deformadas las imágenes y poco claro el contorno de las cosas) e hipermetropía (anomalía que imposibilita ver con claridad los objetos próximos). “Con la tecnología actual, podemos corregir estos defectos, mejorando significativamente la calidad de vida de los pacientes”, puntualiza Elvia Lalaleo, oftalmóloga general de la Clínica Andes Visión, quien destaca la importancia del cuidado postoperatorio para monitorear el progreso de la visión.

Para poder acceder a una cirugía refractiva, el paciente debe tener entre 18 y 36 años de edad, la medida o dioptrías de los anteojos de los pacientes no debe ser mayor a 8 (en los casos de miopía) ni menor a 5 (en los casos de hipermetropía). Aunque es un procedimiento sencillo, existen algunas contraindicaciones, entre estas que el paciente padezca de enfermedades oculares no compatibles, como ojo seco crónico, queratocono, queratoglobo, entre otras; o sufra de e lupus, cáncer, u otras enfermedades autoinmunes; esté embarazada o en período de lactancia.

Despejando dudas

  • ¿Hay riesgo de perder la visión? "Esta cirugía en las manos de un cirujano experto que haga uso de la mejor tecnología disponible, es prácticamente imposible”, dice la especialista.

  • ¿Volveré a usar lentes? La probabilidades de que un paciente vuelva a usar lentes después de un año de su cirugía, son del 2% al 5%. La oftalmóloga explica que el ojo, al igual que otros órganos del cuerpo, sufre cambios con el paso de los años, "por lo que algunos pacientes podrían detectar que los efectos de la cirugía no son iguales después de algún tiempo; sin embargo, es fundamental que sepan que, a pesar de ello, sí es posible realizar una segunda intervención o retoque de ser necesario”.