Salud

Si tiene cáncer, ¿debe vacunarse contra la COVID-19?

Este grupo vulnerable debe considerar algunos factores, junto a su oncólogo, antes de tomar la decisión de recibir la inyección contra el coronavirus.

Mujer con cáncer
Mujer con cáncerInternet

Para la mayoría de los adultos con cáncer o antecedentes de la enfermedad, se recomienda la vacunación COVID-19 para su seguridad. Sin embargo, si está recibiendo tratamiento es prioritario que hable con su médico para conocer sobre los riesgos, beneficios y qué información es necesaria antes de recibir la primera dosis de la vacuna.

La doctora Zeina Nahleh, hematóloga y oncóloga del Instituto del Cáncer de la Clínica Cleveland de Florida, recomienda que los pacientes oncológicos consideren algunos factores cuando planeen vacunarse. "La vacuna puede proporcionar una protección importante contra el COVID-19. Es importante tener una conversación con su médico sobre la recepción de la vacuna, y monitorear su condición si ya está vacunado". 

Efectos secundarios de la vacuna

Dolor de brazo, fatiga y dolores musculares. Además de fiebre y escalofríos, especialmente después de la segunda dosis, son algunos de los efectos secundarios más comunes, luego de su aplicación.

Sin embargo, pueden desarrollar ganglios linfáticos agrandados en la axila o el cuello en el lado de aplicación de la vacuna, lo que puede preocupar a los pacientes que creen que es una señal de que el cáncer está creciendo. Tal efecto debería desaparecer por sí sola en unas semanas. Si los ganglios linfáticos agrandados persisten dentro de las tres a cuatro semanas de la segunda dosis, informe a su oncólogo.

Si durante la primera dosis de una vacuna COVID-19 de ARNm (Pfizer o Moderna) tuvo reacciones alérgicas graves, no debe recibir la segunda inyección, a excepción de que sea evaluado por un alergólogo

Dra. Zeina Nahleh, hematóloga y oncóloga del Instituto del Cáncer de la Clínica Cleveland
Aplicación de la vacuna contra COVID-19
Aplicación de vacuna contra COVID-19Pixabay

Programación de vacunas y tratamiento contra el cáncer

La doctora Nahleh señaló que, si ya tiene una fecha de vacunación, puede ser beneficioso discutir con su médico si considera retrasar el inicio de tratamientos oncológicos no urgentes hasta que se complete el plan de inmunización.

  • Si está recibiendo quimioterapia u otros tratamientos inmunosupresores, usted puede vacunarse, pero debe tener en cuenta que debido a que las vacunas pueden causar fiebre entre 24 y 48 horas, se recomienda recibirla cuando su recuento de glóbulos blancos no es bajo (como se agrega a la alta temperatura) puede requerir hospitalización. En pacientes con bajo número de blancos, es preferible retrasar la vacunación hasta que se completen tratamientos muy intensivos.

  • Se recomienda a los pacientes que reciben radioterapia, IVIG y vacunación de inmunoterapia que continúen el tratamiento.

  • Los pacientes que reciben medicamentos esteroides deben saber que los corticosteroides pueden reducir la respuesta a la vacuna COVID-19.

  • Si va a someterse a una cirugía es preferible que reciba la primera dosis de la vacuna de 2 a 3 semanas antes de la cirugía.

  • Si ya se ha sometido a una cirugía de extirpación de ganglios linfáticos axilares, incluidas las pacientes con cáncer de mama, puedes elegir recibir la vacuna en el brazo opuesto de la cirugía. El agrandamiento de los ganglios linfáticos como resultado de la vacuna COVID-19 puede exacerbar el linfedema (hinchazón que generalmente ocurre en el brazo o la pierna).

  • Si ha tenido reacciones alérgicas graves a quimioterapia o tratamientos con anticuerpos monoclonales como la anafilaxia, es preferible consultar con un alergólogo antes de recibir la vacuna.

Los pacientes que ya han tenido COVID deben ser vacunados, incluso si ya estaban infectados con el virus, aunque pueden optar por esperar de tres a seis meses después de su enfermedad.