Relaciones tóxicas: sanar para poder amar

  Buenavida

Relaciones tóxicas: sanar para poder amar

Las relaciones plenas y armónicas sí existen pero hay que trabajar para conseguirlas. El primer paso es abandonar el papel de víctima y ser el protagonista de su historia.

Relaciones tóxicas
Relaciones tóxicas.Miguel Rodríguez// EXPRESO

Ahora es muy común que en redes sociales se haga comedia de ciertas situaciones de pareja tan obsesivas, que podría pensarse que son ficción. Lastimosamente, en algunos casos, son una realidad muy cotidiana. En estos chistes, los actores de Instagram y TikTok critican estos comportamientos, que hoy las personas intentan resolver para vivir a sus anchas todo lo que el amor romántico puede brindar.

Nicole (nombre protegido) está transitando este proceso. Hace pocos días formalizó su relación, luego de más de seis meses de algo que empezó de manera informal, pero que ha sido tan intenso que las emociones se desbordaron. Al no poder sincerarse sobre sus verdaderos sentimientos, esto se convirtió prontamente en peleas, celos y reclamos. Pero antes de admitir que sí querían formalizar, ella y su pareja tuvieron que pasar por duros momentos y aprender a reflexionar para continuar.

“Reconocimos nuestros traumas y problemas. Somos personas que nos amamos pero sabíamos que nos estábamos haciendo daño. Con una pareja nueva, sueles repetir patrones de amores pasados y de cómo te trataron en tu familia, ya que esa es la única forma de amar que conoces”.

Famosos amor fugaz

El amor de estos famosos fue fugaz

Leer más

Ella explica con más detalle. “Su forma de ser sacó mi peor lado. Tuve reacciones que desconocía. Llegamos incluso a levantarnos la mano, algo que nunca había hecho. Se me hacía fácil porque quería que me escuchara, mi pareja solo veía una parte de la historia e imaginaba situaciones que solo ocurrían en su cabeza”. Cuando esto se volvió incontrolable y se vio reflejada en otras relaciones, tuvo la necesidad de encontrar una solución.

Algo similar le pasó a Estefanía León (32), hoy lleva tres años de feliz y armonioso matrimonio, pero a sus 24 años vivió una tormentosa relación de cuatro años. En retrospectiva, y con el pasar del tiempo, puede hablar con soltura y libertad de lo que aprendió. Porque por esa experiencia logró conocerse a fondo. “Mi noviazgo fue complicado porque él tenía un problema con el consumo de drogas. Yo soy muy necia y siempre quería hacer mi voluntad. Y comenzamos a chocar. Cada uno quería hacer lo suyo, a su manera. Tuve que tomar incluso decisiones por él y presionarlo para que haga cosas esenciales como ir a trabajar. Pero la manipulación iba de ambas partes. Yo no era la santa”.

Identificarse dentro de un amorío tóxico fue un proceso largo y doloroso para Estefanía. “Mis papás tuvieron un mal matrimonio y se divorciaron cuando yo tenía cinco años. Fue violento y era la única forma en la que yo conocía las relaciones. No tenía un ejemplo de algo sano y estable para guiarme. Para mí, una relación conflictiva era lo que debía seguir. Llegué a pensar que si no había caos y adrenalina no había nada interesante”.

Niña muy triste arrimada a la pared

Los abusos sexuales no son historias lejanas

Leer más

¿Cómo sanar?

La clave para sanar está en reconocer el problema. Así lo define la psicóloga y psicoterapeuta Claudia González. “Con terapia hay que llegar a lo más profundo. Detrás de una persona con problemas en una relación tan complicada se presenta la situación de un niño herido y el modelo que tuvimos por nuestros padres. Muchas veces se espera que la pareja llene esas carencias”, explica.

En sus 15 años como profesional ha detectado que muchos de los pacientes en terapia tienen dificultades de comunicación, presiones familiares, angustias económicas e insatisfacción sexual.

Según la experta, la clave para sanar radica en responsabilizarse de la parte que le corresponde. “Cada uno debe entender sus razones y no solo echarle la culpa a su compañero. Hay que abandonar el papel de víctima”.

Así lo describe en su libro ‘Amar no cuesta tanto’: si algo no anda bien en una pareja puede deberse a que están interactuando dentro del triángulo dramático, que es un juego de victimización y manipulación.

Afortunadamente, Nicole y Estefanía han podido identificar sus problemas y vivir ahora situaciones duraderas y motivadoras. “Me di cuenta de que algo pasaba cuando comencé a compararme con otras parejas y yo me veía infeliz. ‘¿Por qué esta relación tiene que ser tan dura?’”, se preguntaba Estefanía. Ambas comenzaron su búsqueda de ayuda en Internet. Navegando por la web encontraron blogs, podcast, libros y frases que las motivaron a ver que no estaban en una situación ideal y recurrieron a un profesional.

“La digitalidad está a la mano y sí puede ayudar a la sanación. Esta favorece al cambio. Pero es necesario recordar que hay que buscar también perfiles de profesionales serios y capacitados. Alejada de la psicología barata y halagos poco constructivos”, recalca la psicoterapista.

Como mensaje alentador la experta opina que es posible encontrar parejas buenas. “No se trata de hombres y mujeres malos. Se trata de aprender de nosotros. Sí existen las relaciones plenas y armónicas, pero todas tienen etapas. Lo importante es saber estar en cada una porque un esposo o esposa es la compañía ideal para hacer un equipo”.

“El amor es el desafío más grande de todos. Llena de colores la vida pero obtenerlo es resultado de trabajo personal y de vulnerabilidad”.

Claudia González, psicológa

Estas son algunas de las alternativas para buscar ayuda e identificar si se necesita terapia.

Sergio Vivar

Por San Valentín, Sergio Vivar publica el remix de 'Prueba de amor'

Leer más