Buenavida

La reinvención en la industria textil

Las prendas atemporales son claves en las nuevas necesidades del consumidor. La compra local promueve la continuidad de los diseñadores ecuatorianos

Florencia Dávalos
Existen decenas de diseñadores ecuatorianos que desde sus casas continúan desarrollando sus proyectos.instagram / @florencia.davalos

El coronavirus cambió la visión de lo que se conocía por moda antes de la cuarentena. La paralización de fábricas y el cierre de tiendas en todo el mundo ha hecho que la industria textil sea una de las más afectadas con millonarias pérdidas y Ecuador, no ha sido la excepción.

Al respecto, la diseñadora Mariana Burgos opina que, desde ahora, antes de comprar cualquier prenda, es primordial que el consumidor valore la calidad, más allá de la cantidad, al ser más conscientes tanto de la optimización de recursos económicos como del cuidado del medio ambiente. Y para la diseñadora Florencia Dávalos es fundamental el apoyo al trabajo local para que todos puedan sobrevivir a la crisis.

Es que al igual que ellas, existen decenas de diseñadores ecuatorianos que desde sus casas continúan desarrollando sus proyectos para reinventarse a causa de la ‘nueva normalidad’ en la moda.

Lo que se viene

Hace dos meses, desde que empezó la cuarentena, Dávalos revela que muy a su pesar, tuvo que cerrar su tienda física en la que ofrecía trajes femeninos para el día o la noche. Aunque el panorama que ofrecía la pandemia era desalentador eso no la detuvo para mantenerse activa y poner a prueba su ingenio. Tomó los trajes de su nueva colección, se los puso y se fotografió con su celular para elaborar con esas gráficas un catálogo digital.

“Desde hace años la moda se está digitalizando, pero la situación mundial actual aceleró el proceso. Hay que reinventarse para que las personas hagan compras inteligentes sin salir de su vivienda. Al ofrecer prendas atemporales y versátiles que pueden usarse durante años sin ceñirse a una sola tendencia, no hay necesidad de comprar en exceso y así se genera ahorro”, menciona.

Consciente de la situación económica actual del país y de que para las personas, por ahora, el gasto en ropa no es una prioridad, la diseñadora Burgos, experta en vestidos de noche y alta gala para reinados, expresa que como un mecanismo de ayuda para activar este rubro paralizado se podrían reducir los precios y ofrecer promociones que incentiven al comprador. Guardar las prendas para más adelante poder rediseñarlas es otra opción.

Ambas recalcan que este es el momento para que los diseñadores opten por una filosofía más sustentable con materiales ecoamigables con el fin de que el consumidor pueda identificar que quienes trabajan en la industria textil, también están tomando acciones positivas para el medio ambiente y la sociedad.

Fernanda Salgado

Fernanda Salgado: “Con pasión y perseverancia se logran grandes cosas”

Leer más

Y es imprescindible que el cliente valore más la moda local que la internacional para que no desaparezcan los creativos ecuatorianos. “Es necesario que los precios de los productos no sean muy altos, pero es importante considerar lo que hay detrás de ese valor, como la importación de las telas, mano de obra local y alquiler del espacio de trabajo. Al apoyar a los diseñadores nacionales, se ayuda a mantener el empleo de las personas que están detrás de las marcas”, recalca Dávalos.

Dato

  • La moda se suma a la confección de trajes de bioseguridad y mascarillas con telas antifluido. Mónica Campaña, Fernanda Salgado y Stephany de Sensi son algunas de las diseñadoras que las elaboran.