Las piernas arqueadas en los niños suelen corregirse con la edad

  Buenavida

Las piernas arqueadas en los niños suelen corregirse con la edad

En muchos de los casos, el problema desaparece cuando empiezan a caminar. No está claro por qué ocurre esto.  Hay quienes requerirán de una cirugía

Piernas arqueadas
¿Son posturas normales? En general no es posible determinarlo a simple vista.Sp

¿Cuántas veces se preguntan los padres, en caso de que sus hijos tengan piernas arqueadas, si eso es "normal" o si deben acudir al médico? ¿Si eso se corrige o permanecerá así?

Justamente en el caso de los niños pequeños, los expertos señalan que no hay motivo para preocupación. Pero en caso de que esta posición anómala persista, debe ser seguido con atención y, dependiendo del grado de gravedad, podría requerirse una intervención quirúrgica.

Si no son tratadas, estas posturas incorrectas pueden causar dolor y desgaste prematuro en la edad adulta.

La buena noticia para todos los padres es que piernas arqueadas o zambas en muchos casos son completamente normales y se corrigen por sí mismas, asevera el profesor Ralf Stücker, médico jefe de ortopedia pediátrica del Hospital Infantil de Altona en Hamburgo, Alemania.

"La mayoría de los bebés o niños pequeños tienen piernas arqueadas, con las rodillas hacia afuera (genu varo), entre los 18 y 24 meses", que se enderezarán en un principio cuando caminan, especifica.

Estados Unidos

Varios contaminantes influyen en si un bebé nacerá niño o niña, según un estudio

Leer más

Y "luego comienza la edad de las piernas en X (genu valgo)", acota. Aproximadamente hasta el sexto u octavo año de vida, la mayoría de los niños tienen rodillas que tienden hacia adentro. "Si esta mala postura persiste aún después, ya entonces por lo general no se corregirá por sí sola".

No está claro por qué esto ocurre, un fenómeno que en la jerga técnica recibe el término idiopático. Según comenta Stücker, las malas posturas pueden tener un condicionamiento genético, o ser causadas por enfermedades poco frecuentes.

Otro motivo puede ser una fuerte falta de vitamina D. En casos extremos, los huesos se vuelven blandos y se deforman. El sobrepeso, además, puede intensificar las piernas en X.

Por lo general, no es posible determinar exclusivamente a simple vista el grado al que llegan estas malas posturas, ni tampoco por parte de expertos.

Debido a ello, explica Stücker, se requiere una imagen de rayos X y se miden las desviaciones del eje. Con esta información, se clasifica la deformidad postural en un grado que va desde leve hasta intermedio o grave.

Los casos leves no requieren un tratamiento quirúrgico. Pero en los casos intermedios y graves, aumenta la probabilidad de desgaste prematuro, por ejemplo en la articulación de la rodilla. En esos casos se puede llevar a cabo el llamado control de crecimiento.

Pequeñas grapas se encargan de que el hueso no siga creciendo en el lugar adecuado: en el caso de las piernas en X (genu valgo), las grapas se fijan al cartílago de crecimiento en la parte interna del fémur o de la tibia. En el caso de las piernas arqueadas con las rodillas hacia afuera (genu varo), se colocan en los lados externos.

Estas grapas ejercen presión sobre una parte de los cartílagos de crecimiento y evitan así temporalmente el crecimiento en estos sectores. "Cuando la pierna vuelve a estar derecha, se retira la grapa", detalla Stücker.

malaria

OMS: El mundo evitó el peor escenario en la lucha contra la malaria

Leer más

Este control del crecimiento implica una intervención menor, dice el médico: los niños no pueden practicar deportes durante tres a cuatro semanas. Tanto cuando se colocan las grapas como cuando se retiran, se requieren unos pocos días de internación en el hospital. Por lo general, los niños pueden volver a levantarse el mismo día de la intervención.

Al igual que ante cualquier operación, pueden producirse complicaciones o inconvenientes en la cicatrización de las heridas o por la anestesia. "Daños en los cartílagos de crecimiento son muy infrecuentes y no ocurren prácticamente nunca, si se lo hace correctamente", asevera Stücker.

Lo importante, especifica, es que la operación se efectúe en el momento adecuado. En caso de que se lleve a cabo de manera prematura, puede suceder que la mala postura regrese cuando el niño siga creciendo. Y si un paciente creció demasiado, entonces ya no se puede corregir a través del cartílago de crecimiento.

Piernas arquedas
La mayoría de los bebés o niños pequeños tienen piernas arqueadas entre los 18 y 24 meses.DPA

Si bien el hueso todavía puede ser rectificado, la intervención es diferente. El caso se torna notablemente más complejo e implica que el paciente deba utilizar muletas durante seis a ocho semanas. Y, según explica el traumatólogo, esto se debe soportar dos veces, porque se corrige solamente una pierna por operación.

Casi siempre en este tipo de malas posturas se hace necesaria la intervención de la fisioterapia. Esto se debe a que las denominadas desviaciones axiales no solamente afectan a las rodillas, sino también a los pies y las caderas. Por eso, frecuentemente se produce un desequilibrio muscular.

"Las articulaciones son inestables y la estática general se encuentra alterada", afirma Frauke Mecher, fisioterapeuta especializada en niños. Este tipo de situación puede llevar a inseguridades motrices y otras peculiaridades, aunque generalmente los menores no padecen dolores.

Sin embargo, apunta Mechner, les resulta difícil pararse en una pierna, porque la rodilla no está en línea con el pie. Al doblar la rodilla, según el tipo de problema postural, esta se desplaza hacia el interior o hacia afuera. A algunos niños con piernas en X les resulta difícil practicar disciplinas deportivas como patinaje en línea o esquí.

Mujer con dolor en la muñeca

La artritis reumatoide es más frecuente en las mujeres

Leer más

En caso de un desequilibrio muscular, los fisioterapeutas podrán intentar fortalecer la musculatura en las zonas correctas con ejercicios específicos.

Y también se entrena la percepción corporal, agrega Mechner: "Muchos niños, por ejemplo, no perciben cómo están sus pies en relación a sus rodillas", algo que pueden aprender en la fisioterapia.

Esto es verdaderamente importante, ya que "los movimientos ocurren de manera involuntaria, transcurren según un modelo prealmacenado. En el caso de las malas posturas, hay que modificar algo allí".

Pero Stücker aclara que la fisioterapia sola no ayuda en los casos de deformidad postural graves. Lo mismo ocurre con las plantillas o los artículos ortopédicos. El especialista está convencido de que una mala postura pronunciada solamente puede corregirse mediante una cirugía.