OMS: El mundo evitó el peor escenario en la lucha contra la malaria

  Salud

OMS: El mundo evitó el peor escenario en la lucha contra la malaria

Todas las organizaciones que trabajan para reducir el impacto de la enfermedad supieron adaptar sus programas para garantizar que la prevención y los tratamientos 

malaria
La malaria es causada por un parásito. Se transmite a los humanos a través de la picadura de mosquitos anofeles infectadosreferencial

El mundo evitó que lo peor ocurriera en la lucha contra la malaria, que se temía podía retroceder por el impacto de la pandemia de coronavirus en los sistemas sanitarios, dijo hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).

influebza

La influenza puede aumentar por la flexibilización de medidas anticovid

Leer más

“Al inicio de la pandemia hubo una gran preocupación por la posibilidad de que los servicios de malaria se vieran interrumpidos y que, en el peor de los casos, se perdieran 20 años de avances en la lucha contra la enfermedad”, señaló uno de los responsables del Programa Global sobre la Malaria en la OMS, Abdisalan Noor, durante una rueda de prensa.

Al presentar el último informe del año sobre la evolución de la malaria, el experto destacó que todas las organizaciones que trabajan para reducir el impacto de la malaria supieron adaptar sus programas y hacerlo rápidamente para garantizar que la prevención y los tratamientos continuarán a pesar de las dificultades que supuso la pandemia.

"Los últimos datos muestran que se evitó el peor escenario posible”, reveló Noor.

Ello no evitó que la emergencia sanitaria tuviese un efecto negativo en los esfuerzos por frenar la malaria y que por primera vez en dos décadas la mortalidad por esta enfermedad aumentó en 2020, cuando se registraron 69.000 muertes más con respecto al año anterior, de las cuales 47.000 estuvieron relacionadas con problemas provocados por la pandemia.

Los decesos por malaria el año pasado totalizaron 627.000, entre 241 millones de casos.

Según las estadísticas que centraliza la OMS, la tasa de mortalidad por malaria o paludismo ha disminuido en un 49% desde principios de este siglo.